Reporte Indigo

REDPJ

Todo queda en familia

Penagos López es chiapaneco, igual que su compadre José Alejandro Luna Ramos, presidente del TEPJF desde el año 2012 
https://www.youtube.com/watch?v=DCcx15Y4L6w

Si él puede, también nosotros.

Ese parece ser el principio con el que los paisanos y amigos de José Alejandro Luna Ramos, presidente del Tribunal Electoral de la Federación, trabajan.

Por eso es que no solo la familia de la máxima autoridad electoral ocupa cargos importantes en el Poder Judicial, como lo señaló Reporte Indigo en el reportaje publicado el lunes. 

Otro magistrado del TEPJF y un ministro de la Suprema Corte de Justicia (SCJN) saben que desde su cargo se puede beneficiar ampliamente a sus familias.

Entre ellos copian sus prácticas. 

El presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, José Alejandro Luna Ramos, su compadre Pedro Esteban Penagos López y el ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Sergio Armando Valls Hernández, tienen un enorme número de familiares en la nómina del Poder Judicial.

Y es que no es coincidencia que los tres magistrados originarios de Chiapas, contemporáneos en edad y en años de carrera, como lo buenos jueces, por su casa empiecen.

Su compañerismo llega a la amistad y en el caso de Penagos, al compadrazgo.

La estructura por parte de los tres es exactamente igual: hijos, sobrinos, exesposas, yernos y nueras gozan de los beneficios del apellido de sus familiares. En el caso de Valls Hernández, alcanza hasta los partidos.

Son entre todos una auténtica familia judicial.

Ese es el boleto de entrada a ocupar cargos de primer nivel en el Poder Judicial.

La larga y transexenal carrera les ha permitido no solo el favoritismo hacia sus consanguíneos, sino sobrevivir en los puestos a pesar del partido que esté en la Presidencia de la República.

Sin embargo a los partidos políticos les conviene una buena relación con los tres magistrados.

Porque los auténticos intereses de un partido político son votos y los alcances políticos que estos les otorgan. 

Por eso es que aunque este fenómeno de que el presidente del Tribunal Electoral, José Alejandro Luna Ramos, el magistrado Penagos y el ministro Valls, acomodan a sus familiares en puestos importantes, tiene varios sexenios.. Los legisladores en el Congreso nada dicen, ni hacen.

La ley tiene pocos alcances y a pesar de que existe un acuerdo de la Secretaría de la Función Pública para acotar más estos usos,  prácticamente es obsoleto.

Chiapaneco y compadre

Pedro Esteban Penagos López es magistrado del Tribunal Electoral desde 2006.

Su llegada, de acuerdo a analistas, fue de la mano del PRI y del PRD.

Sin embargo a Penagos López se le identifica como uno de los magistrados más cercanos con el actual coordinador de los diputados del PRI, Manlio Fabio Beltrones. 

Los alcances del exgobernador de Sinaloa en el Tribunal Electoral no son pocos. Se sabía de la cercanía que tuvo siempre con la ministra María del Carmen Alanís, quien fuera presidenta del Tribunal de 2007 a 2012.

Penagos López es chiapaneco, igual que su compadre José Alejandro Luna Ramos. En el 2011 fue aspirante a presidir el Tribunal Electoral, pero finalmente declinó y votó a favor de Luna Ramos.

De hecho Francisco Belisario Luna Ramos trabajó directamente con Penagos durante años.

Los cuatro hijos del magistrado Penagos López tienen cargo en el Poder Judicial y en el servicio público. Yaremi Patricia Penagos Ruiz es secretaria de Estudio y Cuenta en la Ponencia de la ministra Margarita Beatriz Luna Ramos.

Julio César Penagos Ruiz es secretario Técnico del Consejero Daniel Francisco Cabeza de Vaca Hernández, en el Consejo de la Judicatura Federal.

Su otra hija, Laura Alejandra Penagos Ruiz, es actuaria en el Décimo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito; y Jorge Emilio Penagos Ruiz funge como director general de área en la Dirección General de Gas Natural en la Comisión Reguladora de Energía.

Sus sobrinos, hijos de Manuel de Jesús Penagos López, también lograron un puesto.

Ninive Ileana Penagos Robles es secretaria de Estudio y Cuenta en la Ponencia del ministro de la Suprema Corte, Jorge Mario Pardo Rebolledo. Armando Penagos López es secretario auxiliar en la Ponencia del gran amigo de su tío y líder del Tribunal Electoral, José Alejandro Luna Ramos.

La tercer sobrina, Adriana Penagos Robles, es coordinadora de Relaciones con Organismos Electorales del TEPJF. 

El hijo de su hermana Lili Penagos López, Juan Carlos López Penagos, llegó a tiempo a la repartición y se desempeña como secretario de Estudio y Cuenta de José Alejandro Luna Ramos.

Otros dos sobrinos se encuentran en los tribunales de materia administrativa y son José Manuel Morales Penagos, actuario judicial en el Séptimo Juzgado en Materia Administrativa del Primer Circuito y Patricia Claridad Morales Penagos, actuaria judicial del Décimo Primer Tribunal Colegiado de Circuito en Materia Administrativa del Primer Circuito.

Carlos Arturo Penagos Vargas, hijo de otro hermano del mismo nombre, es secretario de Juventud del gobierno de Chiapas. 

En abril del año pasado el magistrado Pedro Esteban Penagos López fue entrevistado con motivo de la publicación del Código Modelo de Ética Judicial Electoral para los funcionarios:

 “Si hablamos de los principios, pues nos estamos refiriendo a aquellos que se refieren a la profesionalización del juzgador, a la objetividad, a la excelencia, a la imparcialidad, a la independencia.

“Y cuando hablamos de valores nos estamos refiriendo, por ejemplo, a la neutralidad, a la honestidad, a la buena fe, a todas aquellas cuestiones que estén relacionadas con los valores que el juzgador debe tener; a las que se refieren a una conciencia sin colores”.

Sin duda es una ventaja que Penagos sea un apellido y no un color.

Al ritmo de Valls

Ministro de la SCJN, Sergio Valls fue impulsado por el entonces presidente Vicente Fox, pero arrastraba una militancia priista

Sergio Armando Valls Hernández llegó desde 2004 a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, impulsado por el entonces presidente Vicente Fox.

No es fácil ocultar su militancia priista, fue diputado federal por ese partido representando al estado de Chiapas, del cual es originario.

Fue director jurídico del Instituto Mexicano del Seguro Social en los sexenios de Carlos Salinas de Gortari y de Ernesto Zedillo.

Si bien es el que menos familiares tiene en el Poder Judicial, es el que más ligado está a los partido políticos. Además, en opinión de analistas, es uno de los ministros de la Suprema Corte más allegados a los representantes de la iniciativa privada.

Fue abogado de la división corporativa de Bancomer.

Su hijo Sergio Valls Esponda es magistrado de la Sala Civil del Tribunal Superior de Justicia del Estado de México. Fue nombrado en el 2010, en la administración estatal de Enrique Peña Nieto, y podría permanecer hasta el 2025.

Guillermo Valls Esponda es actualmente titular de la Administración General de Servicios al Contribuyente del Servicio de Administración Tributaria (SAT). En la academia de su estado, Chiapas, también tiene lazos, ahí su hijo Jaime Valls Esponda es el rector de la Universidad Autónoma de Chiapas.

Además fue candidato a diputado por el PRD y su candidatura desató una polémica con un grupo de priistas que aseguraban que, por interceder en su favor, el ministro estaba interviniendo en decisiones internas del Comité Directivo Estatal tricolor en Chiapas.

Solo tiene una hija en el sector privado, Maricarmen Valls Esponda, quien trabajó como abogada de derecho corporativo y de propiedad intelectual en América Móvil, del empresario Carlos Slim.

El consuegro de Valls Hernández es Marco Antonio Lezama Moo, subprocurador regional de justicia zona centro en Xalapa, Veracruz.

Igual que sus otros dos compañeros y paisanos, el ministro Valls tiene un discurso serio, aunque en los actos sea lo contrario.

En su página personal, a la cual se accede a través del portal de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el ministro hace una apología de la transparencia.

“En tiempos actuales la transparencia se ha vuelto una actitud que debe de practicarse, es indispensable que sea esta el reflejo del actuar diario de todos los entes administrativos, legislativos y judiciales que gobiernan a la sociedad, y no que resulte solamente un mensaje más en este mundo mercadológico, sino que por el contrario, sea el alimento que sirva de nutriente al mismo servidor público, para que de manera natural fluya una exteriorización de su profesionalismo y actuar laboral”.

Salir de la versión móvil