El socavón de alrededor de 5 metros de diámetro que apareció a mitad de un campo de cultivo en Santa María Zacatepec, Puebla, ya creció hasta superar los 97 metros y está a punto de “devorar” a un domicilio que se encuentra en su periferia.

El crecimiento del agujero alcanzó la vivienda en tal medida, que ahora hasta los cimientos de la construcción quedaron expuestos.

Recientemente, el gobernador Miguel Barbosa ordenó a los cuerpos de seguridad trasladarse al sitio para vigilar la zona y proteger a la familia que se encontraba al interior del inmueble.

Los habitantes fueron obligados a desalojar; sin embargo, el gobierno de Puebla informó que los indemnizará por la pérdida de la propiedad, valuada en alrededor de 750 mil pesos.

En tan sólo 24 horas, el socavón que surgió en el municipio de Juan C. Bonilla incrementó de 5 a 30 metros de diámetro; luego a 60 y ahora se encuentra en alrededor de 97 metros y 20 de profundidad.

En días pasados, Beatríz Manrique Guevara, titular de la Secretaría de Medio Ambiente, Desarrollo Sustentable y Ordenamiento Territorial, señaló que autoridades estatales y federales trabajan para determinar el origen de este fenómeno.

Entre las causas contemplan el reblandecimiento de la tierra de cultivo o la extracción de agua en los mantos acuíferos. El estudio completo tardará alrededor de un mes en completarse.

Este lunes, la secretaria de Gobernación de Puebla, Ana Lucía Hill, visitó la zona para realizar un recorrido de evaluación y monitorear de cerca la evolución del socavón. Además, Protección Civil incrementó el perímetro de seguridad tras el incremento exponencial en las dimensiones de la falla geológica.

Aunque las autoridades solicitaron a la ciudadanía no acercarse a la zona, varias personas de otros municipios han arribado para tomarse fotografías; lo cual facilitó también la llegada de vendedores ambulantes para ofrecer alimentos a quienes se encuentran a la expectativa.

Te puede interesar: ¿Cómo se formó el gigantesco socavón que apareció en Puebla?… Esto es lo que sabemos