Si esas ‘estacas’ reciben la orden de bloquear las vías o robar vehículos para uso del Cártel del Golfo, lo más seguro es que haya peligro para los viajeros regios

Los regios que planean viajar a la Isla del Padre esta Semana Santa deben estar conscientes de que Reynosa es un campo de batalla.

Los hechos indican un riesgo: grupos asentados en Tamaulipas y en Coahuila arrecieron su lucha y ayer hubo actividad violenta en ambos estados. 

Así que los regios deben tomar sus precauciones.

Ayer hubo bloqueos viales, granadazos, balaceras, homicidios y la aprehensión de siete delincuentes en Reynosa.

Esto, luego de que apenas el 10 de marzo pasado hubo enfrentamientos.

La versión oficial de aquel día fue que murieron 5 personas, pero la extraoficial indica que fueron 36.

Al menos dos de ellos civiles, un adulto y un menor.

Y del 10 de marzo se desprenden las reacciones entre esos grupos en pugna.

Ayer en la mañana balaceras por todo Monclova, Coahuila, y por la tarde nuevamente en Reynosa, Tamaulipas. 

En Monclova oficialmente murieron 5 personas, pero extraoficialmente hablan de más de 20.

En Reynosa el día de ayer se habla extraoficialmente de al menos una docena de muertos.

Sin embargo, para estas vacaciones se espera que la Federación envíe comandos de la Secretaría de Seguridad Pública Federal, apoyada por Sedena y la Marina, para vigilar el camino a la Isla del Padre entre Nuevo León y Tamaulipas.

Esto sin embargo, no es una garantía de que los enfrentamientos, incluso entre delincuentes y las autoridades, vayan a evitarse.

Por ello hay recomendaciones de expertos que pueden significar un viaje con menor riesgo.

Y es que en Reynosa quienes conservan en mayor número la plaza son los integrantes del Cártel del Golfo, que tiene además como bastión Matamoros.

Pero por otro lado, quienes han incursionado a esa ciudad fronteriza son Los Zetas, que tienen presencia ahí, en esta ciudad de Monterrey y que tienen como bastión las ciudades de Nuevo Laredo, Tamaulipas, y de Piedras Negras, Coahuila.

De tal manera que los expertos indican que por ello ayer hubo una serie de enfrentamientos en la ciudad coahuilense de Monclova, donde un grupo rival habría buscado incursionar hacia el norte de ese estado, pero se topó con un retén de federales y empezaron las balaceras.

Ahí reportan un federal y cuatro delincuentes muertos, pero la versión extraoficial es de más de 20 caídos.

Pasando por Reynosa

Esta ciudad fronteriza era controlada plenamente por El Cártel del Golfo, pero ahora hay dos ingredientes que vuelven más peligroso el paso por la ciudad.

Un factor son Los Zetas y el otro son los Golfos Nueva Generación.

Por ello en gasolineras, estacionamientos de tiendas de conveniencia, cruceros y a la entrada de la ciudad de Reynosa, hay “estacas” o “halcones” del Cártel del Golfo vigilando el ingreso de cualquier automóvil sospechoso para ellos.

Es decir, buscan a los integrantes de estos grupos rivales.

Por ello las precauciones para viajar a la Isla del Padre son precisamente verse como viajeros regios que van a la Isla. 

Y no como gente de negocios.

Vidrios polarizados, muy entintados y camionetas blindadas llaman la atención de estos vigías de la delincuencia organizada.

Por otro lado, si esas “estacas” reciben la orden de bloquear las vías o robar vehículos para uso del Cártel del Golfo, lo más seguro es que haya peligro para los viajeros regios.

Bloquean las calles y dan la orden de que los automovilistas no bajen de sus vehículos, esto cuando buscan tapar el paso a policías federales, militares o marinos.

O para robar, bloquean las arterias y al contrario, dan la orden a los automovilistas que bajen de sus vehículos para llevárselos, dejando ahí a los conductores.

Para ello autoridades y expertos recomiendan no poner resistencia. 

La otra manera en que los regios son víctimas de robo de automóviles o de dinero y posesiones personales, es cuando paran en las gasolineras o en las tiendas de conveniencia de la ciudad.

Por ello recomiendan que los regios viajen desde aquí con el tanque lleno de gasolina, su cambio de moneda y los alimentos o bebidas que consuman hasta cruzar el río.

Es preferible que no tengan que parar en ningún punto en Reynosa.

Allá además, otro peligro que es constante son los propios policías y agentes de Tránsito, quienes en muchos casos también trabajan para el Cártel del Golfo.

Si es así, buscan averiguar quién viaja y cómo viajan los turistas y hacen el alto a los automovilistas con cualquier excusa.

O también, simplemente quieren pedir dinero a los automovilistas regios con el argumento de infraccionar a quienes portan placas de Nuevo León.

Y en la carretera, la recomendación es que entre más vehículos viajen en caravana, en fila, es mejor.

Además de que si hay patrullaje de las autoridades, es recomendable circular detrás de ellos hasta Reynosa.

¿Qué grupos pelean esa ciudad? 

Los Zetas hacen incursiones a esa ciudad por la Carretera Ribereña desde Nuevo Laredo hacia Reynosa.

Y también por la autopista desde Monterrey, que es por donde viajan los regios a la Isla en esta Semana Santa.

Por otro lado, los Golfos Nueva Generación, son células disidentes del Cártel del Golfo que resintieron tres sucesos y por ellos buscan su independencia.

Este nuevo grupo primero pasó por la muerte de Héctor Manuel Sauceda Gamboa “El Karis” o “El Caramuela”, el 17 de febrero de 2009, quien controlaba Reynosa para el Cártel del Golfo desde los tiempos de Osiel Cárdenas Guillén.

Luego, el 5 de noviembre de 2010, vino la muerte de Antonio Ezequiel Cárdenas Guillén alias “Tony Tormenta”, líder de todo el Cártel del Golfo y hermano de Osiel.

Y finalmente, cuando este grupo habría decidido separase, fue el 12 de septiembre del año pasado, cuando la Marina detuvo en Tampico a Jorge Eduardo Costilla Sánchez “El Coss”, quien ya dominaba al cártel.

Estos dos grupos, con mucha mayor fuerza Los Zetas, son quienes incursionan a Reynosa para arrebatar el control de la ciudad que todavía ostenta en gran parte El Cártel del Golfo.

Manual de supervivencia

Hay recomendaciones de autoridades y expertos en seguridad para pasar por Reynosa en esta Semana Santa.

— Viajar con alimentos y líquidos para no parar en las tiendas de conveniencia de la ciudad fronteriza.
— Llevar el tanque lleno de combustible desde Monterrey.
— Cambiar la moneda en esta ciudad, o cruzando el puente para no detenerse en Reynosa.
— En carretera, ver la posibilidad de viajar en caravana –con varios vehículos que lleven el mismo destino- por la autopista Monterrey-Reynosa.
— En la autopista, si ves una patrulla de la Policía Federal, de Sedena o de la Marina, seguirla a una distancia prudente.
— Respetar los límites de velocidad y señales en Reynosa porque policías y agentes de tránsito buscan extorsionar a los regios.
— Estar consciente de que antes y dentro de la ciudad fronteriza tamaulipeca hay “estacas” o “halcones” que vigilan para el crimen organizado buscando que no lleguen rivales.
— Vehículos con cristales muy entintados, polarizados y blindados llaman la atención de esos vigías.
— En caso de bloqueo de calles permanecer tranquilo y no buscar otras alternativas viales.
— Estar a la expectativa del anuncio en próximos días sobre el operativo federal para las vacaciones que se aproximan.