Las personas tienen que reflexionar sobre la manera en que están consumiendo los alimentos en este periodo de pandemia e identificar signos de alerta, asegura la nutrióloga Ana Sofía Guerra, profesora de la Escuela de Medicina y Ciencias del Tec de Monterrey.

“Hay que aprender a identificar señales de alarma, por ejemplo, saber si estoy tratando de restringirme mucho o controlar la comida por la falta de control que yo estoy sintiendo en esta pandemia, en mi trabajo, en mi escuela, en mi situación económica, ver si estoy tratando de controlar eso para compensar la falta de control en otras áreas de mi vida o si estoy tratando de recurrir a la comida por un tema emocional, porque estoy muy triste, porque estoy preocupado, y tratar de consolar emociones que estoy sintiendo”, explica.

Las aplicaciones de comida rápida han aparecido en este tiempo como un acto de compensación para las personas, lo cual se puede convertir en un hábito que incidirá en nuestro organismo.

“Hay que ser muy reflexivos en nuestra relación con la comida en esta pandemia, ¿qué está pasando?, ¿por qué estoy tomando las decisiones? Mucha gente también se está refugiando en comidas rápidas, estas aplicaciones para pedir, y se ha visto también un aumento en servicios de comida rápida, servicios de comida a domicilio, para tratar de tener un momento agradable, un placer, por toda esta catástrofe que estamos viviendo ahorita”, explica.

Cuidado con el atracón de alimentos

Un punto muy importante en este confinamiento es identificar si estamos comiendo en exceso, ya que puede ser un síntoma de un problema mayor que se tiene que tratar con especialistas.

“Hay varios criterios que se tienen que cumplir para dar el diagnóstico de trastorno por exceso de alimentación. Aquí el principal factor es la presencia de atracones, es decir, no nada más como mucho, como en exceso, no puedo parar de comer, es un sentimiento de falta de control, no se puede parar hasta sentirse enfermo”, expone.

“Normalmente estas conductas van seguidas de patrones purgativos, es decir, tuve mi atracón y ahora mañana no voy a comer en todo el día o mañana me voy a matar en el gimnasio. Voy a ver cómo lo voy a compensar, pero estamos hablando de un exceso desmesurado en alimentos. Se siente como una pérdida de control al momento de comer”, añade.

Considera que tener un atracón no necesariamente es un trastorno, pero es importante identificar qué emoción lo está detonando.

“También son personas que se tienden a esconder para comer, que no quieren que los vean, por ejemplo, comes muy rápido, no es tanto por hambre, ni siquiera por gusto, es nada más por el tema de llenar un vacío emocional que se puede estar sintiendo”, explica.

También puedes leer:

Estrés a la boca: alimentación, salud mental y pandemia

Salud mental, problema a la vista con mala alimentación