Ante versiones periodísticas, denuncias de vecinos, y un pronunciamiento del ex presidente Felipe Calderón, Rafael Pacchiano, secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, negó que el Parque Bicentenario de Azcapotzalco, en la Ciudad de México, se haya concesionado para edificar viviendas.

A finales de julio, trascendió en medios de comunicación que vecinos de Azcapotzalco denunciaron el abandono de las áreas verdes del parque.

Medios también indicaron que debido a que el Parque ya no resultaba “necesario para los fines inicialmente concebidos”, se puso su disposición y entrega a la Secretaría de la Función Pública.

En redes sociales, circularon versiones de ciudadanos que acusaban que en el lugar se pretenden construir departamentos de lujos, comercios, e incluso un parque de diversiones.

Otros temían que el espacio fue concesionado a una empresa privada que cobrara por el uso de las instalaciones.

Esta mañana, en sus redes sociales, Felipe Calderón compartió un texto de un diario de circulación nacional en el que se dice que “La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) renunció a administrar el Parque Bicentenario, en el que durante el sexenio de Felipe Calderón, se invirtieron casi 2 mil millones de pesos”.

La edificación de este espacio se realizó en la ex refinería de Azcapotzalco, que pertenecía a Petróleos Mexicanos (Pemex); Calderón señaló que la obra fue reconocida en su tiempo como la mayor “de remediación de suelos del mundo”.

El ex mandatario advirtió que “en una ciudad con el déficit de áreas verdes como la CDMX, sería gran´sino ceder el parque a intereses de constructores”.

En redes sociales, Pacchiano respondió a la polémica: “Es totalmente falso que el Parque Bicentenario se haya concesionario para construir viviendas de lujo y una zona comercial”.

El funcionario de Estado agregó que “el parque seguirá manteniendo el nivel que la gente demanda, para lograr su objetivo de siempre: estar abierto al público”.

El Parque Bicentenario es el parque más grande de México, luego del bosque de Chapultepec; cuenta con 5 mil árboles, un lago, un auditorio al aire libre, una planta de tratamiento, cinco áreas de estacionamiento, cuatro jardines, tres invernaderos con bioclimas internos, y un orquidiario con trampas flotantes.