“No sé por qué pretenden entorpecer o criticar a las autoridades por cumplir con su obligación”
Abel GuerraExalcalde de Escobedo y exdiputado federal
“La responsabilidad del partido en el caso de Medina fue haber postulado a alguien que salió malo y no haberle retirado el apoyo en el ejercicio del gobierno” 
Abel GuerraExalcalde de Escobedo y exdiputado federal

Abel Guerra insta a la dirigencia del PRI de Nuevo León a convocar al consejo político para que los priistas deliberen y fijen una postura sobre la acusación que enfrenta el exgobernador Rodrigo Medina.

“El consejo político estatal debe de deliberar cuál debe ser la postura del partido”, señala el exdiputado federal y exalcalde de Escobedo.

“Yo creo que debería de ser motivo de una junta del consejo político. Yo no sé si deslindarse en este momento, pero sí asumir el papel de que, si cometió un delito, tendrá que pagar las consecuencias y debemos de apoyar a las autoridades para la investigación”.

Guerra aclara que es temprano para hablar de un proceso de expulsión en contra del exmandatario priista, porque Medina no ha sido encontrado responsable de los delitos por los cuales lo acusa el gobierno de Jaime Rodríguez.

Pero sí califica como “pasiva” la actitud que ha asumido el dirigente del PRI de Nuevo León, César Cavazos, con respecto al caso de Medina.

“Yo creo que el dirigente estatal ha sido pasivo o ha estado manejando un bajo perfil. También creo que necesita ser apoyado por los priistas y no lo podemos dejar solo al dirigente”.

En los estatutos del PRI, agrega Guerra, si un priista traiciona a la ciudadanía o al partido debe ser expulsado de sus filas.

“El PRI señala castigos para aquellos que faltan al compromiso social”, recuerda Guerra.

“Aquí traiciona al partido quien desde el gobierno traiciona a la sociedad o quien avale a estos malos funcionarios”.

Irregularidades ya conocidas

Para Guerra era un secreto a voces las irregularidades cometidas por la administración de Rodrigo Medina en el caso de la planta Kia en el municipio de Pesquería.

“El PRI debe de asumir una postura clara en este caso y apoyar a las autoridades para que hagan la investigación. No sé por qué pretenden entorpecer o criticar a las autoridades por cumplir con su obligación”.

Guerra compitió con Medina por la candidatura del PRI a la gubernatura de Nuevo León en el 2009. Finalmente en la decisión de postular a Medina influyó el entonces gobernador de Nuevo León, Natividad González Parás.

Durante el sexenio fue el primer priista en cuestionar la gestión de Medina y sus excesos.

“Yo asumo la responsabilidad de no haber logrado nada con mis protestas. Nadie me peló. No tuve la energía para que los priistas escucharan”.

Para Guerra es imposible que el PRI se deslinde de Medina, a quien postuló como candidato a gobernador en el 2009 y lo respaldó durante todo el sexenio.

“La responsabilidad del partido en el caso de Medina fue haber postulado a alguien que salió malo y no haberle retirado el apoyo en el ejercicio del gobierno”.

Los amigos de Medina

Guerra censura que la bancada del PRI en el Congreso, que encabeza Marco González,  bloquee la revisión de las cuentas públicas de Medina.

“En este momento hay una evidente obstrucción del proceso de revisión de cuentas de algunos diputados del PRI y creo que el PRI debe de tomar una postura en este caso”.

El priista desestima los pronunciamientos hechos por priistas como alcaldes y diputados en apoyo a Rodrigo Medina.

“Es el grupo de amigos de Rodrigo. No representan al priismo. Están defendiendo al amigo”, opina.

“Todos los funcionarios de elección popular fueron puestos por Rodrigo de forma unilateral. Salvo algunas excepciones como es el caso de Escobedo, como es el caso de Santiago y algunos representantes de la CTM y de la CROC”.

Critica que el mismo dirigente estatal del PRI, César Cavazos, haya salido en su defensa.

“El PRI no debe de andar defendiendo a gente que siendo miembro del partido comete un delito. Eso no es discutible”.

-¿Rodrigo traiciona al PRI?

-Si se le comprueba actos ilegales claro que sí. Todo aquel funcionario emanado de cualquier partido político que actúe fuera de la ley traicionó a su partido”.

En opinión de Guerra el hecho de que Humberto Medina Ainslie, padre del exgobernador, se haya acreditado como ejidatario para evadir el pago de impuestos en la compra de terrenos en Mina constituye un delito que está plenamente configurado.

 “Ahí era un asunto de lavado de dinero”, dice Guerra.

“Hay un claro delito que está totalmente configurado y que se llama intento de evasión fiscal cuando una persona que no es ejidatario se hace pasar como ejidatario. Nomás que ahí tienen que meter a la cárcel a medio Nuevo León, porque hay muchos que han hecho lo mismo”.

Guerra cree que será muy difícil que el gobierno de Jaime Rodríguez le pueda fincar responsabilidades penales a Rodrigo Medina.

“El gobernador nunca firma nada”.