http://youtu.be/2LTZDOJJI2o

La solución al conflicto estudiantil del IPN no llegó hoy como se esperaba.

Será hasta el martes cuando la Secretaría de Educación Pública responda al nuevo pliego petitorio que entregaron hoy los estudiantes en su cuarta marcha que paralizó la Ciudad de México.

Esta vez Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, no salió a recibir a los estudiantes del Poli que arribaron a Bucareli.

Fue Luis Enrique Miranda Nava –Subsecretario de Gobernación– quien recibió un nuevo documento con nuevas demandas a las otorgada hace ocho días por Miguel Ángel Osorio Chong.

Este breve encuentro fue improvisado, sin templete ni micrófonos. Aproximadamente 30 alumnos se desprendieron de la movilización masiva que reposó en Paseo de la Reforma, mientras se entregaban las nuevas requisiciones a la Segob.

La parafernalia por el Politécnico atrajo al ambulantaje que aparte de estar preparados con comida, aguas o refrescos de venta inmediata, ahora vendían banderas, camisetas y paliacates con las siglas y logo de la institución.

También había banderas con alusión a la masacre de Ayotzinapa, en Guerrero.

Al reanudarse la marcha la lluvia no tardó en hacer presencia, pero el alumnado siguió su paso a pesar de la apremiante agua que arrasaba en las calles capitalinas. 

Cuando se desplazaron por Eje Central, a la altura de Bellas Artes, los paraguas, capas e impermeables para la lluvia hicieron presencia en la marcha.

La lluvia no provocó desánimos entre los estudiantes. 

“¡No somos porros, somos estudiantes!”, gritaban los manifestantes.

Siendo las 17:40 aproximadamente, los manifestantes dieron otra parada a la movilización en la Secretaría de Educación Pública, donde se entregó copia del manifiesto que dejaron en la Segob.

El movimiento estudiantil siguió su camino hasta la Plaza de las Tres Culturas, donde todo terminó en un saldo blanco, pacíficamente y sin declaraciones a la prensa al igual que en otras ocasiones.

Tercer round ¿sin knock out?

El Subsecretario de Gobernación adelantó que darán respuesta del oficio en conjunto con la SEP el día martes 14 de octubre al mediodía. 

Miranda Nava aclaró que también a partir de ese día será la Secretaría de Educación Pública, que encabeza Emilio Chuayfett, quien se encargará de darle seguimiento a las requisiciones de la Asamblea Politécnica.

César Becker Cuéllar, titular de la Unidad de Coordinación Ejecutiva de la SEP, fue el encargado de recibir la copia de la contrapropuesta de parte del estudiantado, en las instalaciones de la secretaría educativa.

Mientras tanto el plantel sigue en paro, los jóvenes de ‘El Poli’ enfrentan su división interna, aparte de mantener en este tercer encuentro una respuesta neutra por parte de las autoridades que solo se pronunciaron a recibir el pliego petitorio reformado, pero sin ahora ofrecer una respuesta inmediata.

El recuento de los daños

La primera caminata de inconformismo se dio el 25 de septiembre. Los estudiantes de distintos planteles anexos a ‘El Poli’ marcharon en dirección a la unidad de Zacatenco para mostrar su descontento por el cambio de reglamento interno de la institución.

A esta manifestación le siguió la del 30 de septiembre, donde el poder de convocatoria alcanzó 25 mil personas, según la cifra oficial de la SSPDF, -aunque la Asamblea estudiantil dice que fueron 50 mil-. 

El mitin terminó en un suceso sin precedentes, donde el secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong recibió a los inconformes y escuchó sus demandas, prometiendo dar respuesta “En media Chora”, a lo que los asambleístas respondieron que no querían una respuesta “al vapor”, se acordó que volverían a las instalaciones de la Segob, tres días después.

Al 3 de octubre los estudiantes se abalanzaron a las calles de nuevo, donde 20 mil congregados se dieron cita para salir desde el casco de Santo Tomás, y arribaron ante el templete de la calle de Bucareli a las 15:00 horas aproximadamente. 

Osorio Chong dio respuesta puntual al pliego de los estudiantes vía oral y por escrito, a lo que los manifestantes expusieron que analizarían el oficio y que posteriormente darían su resolución positiva o afirmativa.

A pesar de que la Segob ya dio respuesta al pliego petitorio de los jóvenes, la tensión mediática crece alrededor del movimiento estudiantil, ya que el alumnado se fisura entre los que quieren permanecer en paro hasta conseguir una respuesta.

“Se dé respuesta concreta y puntual al pliego petitorio”, según un comunicado que lanzaron hoy en la página de Facebook Todossomospolitécnico CCS (https://www.facebook.com/tspccs)

La agitación estudiantil: Más allá del IPN y los normalistas de Ayotzinapa

Ante los sucesos de descontento generado por el cambio de reglamento interno del IPN, la exigencia de la destitución de la directora general la Dra. Yoloxóchitl Bustamante Díez, entre otras demandas, surgen a la vez situaciones de terror que tiñen de rojo la historia del país.

A un día de la primer marcha estudiantil politécnica, en Ayotzinapa, Guerrero vino la catástrofe inesperada que sacudió a México y posteriormente el marco político e internacional. 43 normalistas desaparecidos más 6 asesinados a manos del cuerpo policial del municipio de Iguala ha desatado marchas a nivel internacional y condenas por parte de organismos de la talla de la ONU y Amnistía internacional.

El 8 de octubre se dieron cita padres de familia, y activistas pacíficos como Javier Sicilia y Adolfo Gilly, quienes marcharon del Ángel de la Independencia hacia la Plaza de la Constitución y manifestar su duelo ante los estudiantes desaparecidos. 

En el acto exigieron a las autoridades el regreso de los 43 jóvenes con vida.

Sin ser convocado por los asambleístas del IPN, asistió una comitiva de apoyo por parte de la institución. Como antecedente directo, en el templete y recibimiento de respuesta de parte de la SEGOB el 3 de octubre pasado, uno de los asambleístas se pronunció ante Osorio Chong condenando los hechos de Ayotzinapa y reclamando justicia ante quienes estuvieron presentes en el evento.

El temple se encuentra enardecido y la opinión pública es inestable, en la próxima marcha que tendrán los estudiantes rojiblancos camino a Tlatelolco. Sigue la duda de si la movilización continuará teniendo un fin educativo para el alumnado o si ya hay tintes de politización entre sus filas.