El refrigerador y el congelador son grandes aliados contra el desperdicio de alimentos, ya que si conocemos su uso correcto podemos aprovechar toda la comida que compramos, afirma Gabriella Rosato, gerente nacional de alianzas estratégicas de la Red de Bancos de Alimentos de México (BAMX).

“El tomate, la calabaza, el brócoli, puedo cocinarlas, hacerlas una crema y congelarla y tener comida lista para descongelar. El congelador es una herramienta súper importante y literalmente todo se puede congelar, hasta el bolillo y la tortilla, y alargamos la vida útil. Por supuesto, (en el caso de) los cárnicos es elemental que sepamos y sigamos un proceso muy preciso para la congelación y descongelación. Esto ayuda a que evitemos tirar frutas y verduras”, explica Gabriella Rosato, en entrevista.

Otro punto a tomar en cuenta es el correcto acomodo de los alimentos en el interior del refrigerador.

“El refrigerador es nuestro mejor aliado en casa. Las verduras van más abajo, los cárnicos y los pescados, más arriba. Todo puede ayudar a evitar que se desperdicie el alimento”, expone la integrante de la red BAMX.

La ONU estableció el 29 de septiembre como el Día Internacional por la Concientización sobre la Pérdida y Desperdicio de Alimentos en el Mundo.

En México, las conductas en el manejo de alimento son importantes, ya que enfrentamos un fenómeno en el que mucha comida se tira y hay gente que no cubre sus necesidades alimentarias básicas.

“En el caso de las frutas, cuando vemos que están a punto de echarse a perder, podemos cortarlas y congelarlas, y así tenemos fruta congelada para licuados. Todo, literalmente, se puede congelar y refrigerar”, explica Gabriella Rosato.

Los consumidores debemos de tomar conciencia sobre nuestro rol y entender la importancia de aprovechar todo el alimento, considera Rosato.

“La problemática es absolutamente crítica y urgente. Hoy en día está cobrando cada vez más fuerza, todos nosotros, que somos consumidores, necesitamos enterarnos cuál es el impacto de la pérdida por el desperdicio de alimentos a nivel ambiental, a nivel económico y, sobre todo, a nivel social.

“Estamos estimando que en nuestro país más de 30 mil millones de toneladas de alimentos se desperdician cada año, es decir, de toda la producción de alimentos en el país se llega a perder o desperdiciar más de 40 por ciento a lo largo de todos los eslabones de la cadena: en el campo, en el sector de manufactura, en las tiendas de supermercado, en la parte de logística y en nuestros hogares”, explica

Te puede interesar: Podemos hacer algo; regular el consumo ante desperdicio