7%

de inversión
se canalizarían a acciones para la conservación del medio ambiente


El proyecto incluiría fichas técnicas de reserva territorial con localización, uso de suelo, tipo de tenencia de la tierra, nombre de los propietarios y costos de la tierra 

En tres delegaciones rurales del Distrito Federal, Tlalpan, Xochimilco y Magdalena Contreras, se encendieron los focos rojos de los pobladores porque el Gobierno capitalino planea detonar la “Ciudad Verde”.

El proyecto se concreta a través de la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades (Sederec) y el Fondo Nacional de Turismo (Fonatur).

Una vez que conocieron detalles del proyecto denominado “Programa Ecoturístico para los Pueblos Originarios Xochimilco, Magdalena y Tlalpan”, los habitantes rechazaron el intento del Gobierno de la Ciudad de México de concretar proyectos urbanizadores sin consultar primero a los directamente impactados.

Alejandro Velázquez, del Frente Autónomo Xochimilco, explicó en entrevista que a través de transparencia obtuvieron el documento de 2 mil hojas sobre los planes del gobierno. 

Les preocupa que esté avanzado cualquier proyecto urbanizador que conlleve la venta de terrenos ejidales y los cambios de suelo para permitir la urbanización que consoliden los parques ecoturísticos en la zona.

“Otra vez en secreto, sin consultar a la ciudadanía. Nos preocupa que quieran modificar los usos de suelo para permitir la urbanización  con acciones como la rehabilitación de los Dinamos, una granja y los parques ecoturísticos”, dijo Velázquez.

El origen del proyecto

El activista refirió que personal de Sederec ha realizado asambleas con ejidatarios de Magdalena Contreras para explicarles los potenciales beneficios del proyecto, sin embargo, no se ha profundizado lo suficiente.

Los vecinos opositores explican que el proyecto de “Ciudad Verde” tiene antecedentes desde el 25 de julio de 2013 cuando el Gobierno del Distrito Federal solicitó a Fonatur la elaboración del Programa de Desarrollo Turístico Sustentable de Pueblos Originarios de la Ciudad de México en Xochimilco, Tlalpan y Magdalena Contreras.

Un año después, en junio de 2014, se firmó un convenio entre Fonatur, Sederec y el entonces GDF en el que la dependencia de Turismo federal se comprometió a brindar asistencia técnica en materia de planeación turística en las tres delegaciones.

El contrato 110/2014 es la prueba de que Fonatur pidió a la empresa Anaya Amor Arquitectos S.A. de C.V. la elaboración del Programa de Desarrollo Turístico, por el cual pagó un millón 136 mil 800 pesos.

“El proyecto consiste en la implementación de actividades y servicios turísticos acordes a la situación actual, así como a los requerimientos del mercado. 

“En el mismo contrato se dice que el programa debe establecer reservas territoriales viables para la actividad turística, infraestructura urbana y de equipamiento, es decir, para el cambio discrecional de uso de suelo y la venta o expropiación de las tierras ejidales”, explica el vecino del Frente Común de Xochimilco.

Los cambios sustentables

A decir de los pobladores, el programa de la Sederec que hoy dirige Rosa Icela Rodríguez va más lejos. 

Destacan que ya incluye las fichas técnicas de reserva territorial que incluyen localización, uso de suelo, tipo de tenencia de la tierra, nombre de los propietarios, así como los costos de la tierra a valores catastral y comercial.

En otros rubros del proyecto se prevé la creación de Zonas de Desarrollo Turístico Sustentable, que serían creadas mediante decreto del ejecutivo federal publicado en el Diario Oficial de la Federación.

“El programa propuesto por Fonatur y el Gobierno de la ciudad en realidad se trata de un mega cambio de uso de suelo en las tres delegaciones, pues señala que se debe actualizar el Programa General de Ordenamiento Ecológico y el General de Desarrollo Urbano, además que se deben elaborar planes de manejo para las áreas naturales y el suelo de conservación para certificarse como destinos sustentables”, refieren los opositores.

De acuerdo con los pobladores de esas delegaciones, en materia de infraestructura urbana el proyecto incluye la colocación de parquímetros en el primer cuadro de cada una de las demarcaciones.

Además de la promesa de simplificar las autorizaciones, permisos o concesiones que permitan el desarrollo de proyectos productivos de Inversión Turística, que podrían ser ingresados a la Cartera de Proyectos de Inversión de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Y para cerrar el esquema, advierten los vecinos, se integrará un organismo público, privado y social, fideicomiso que administre los recursos y fomente la inversión.

“Pese a que el programa habla de la participación privada, de acuerdo con la información obtenida en el mismo, la inversión privada aportará 803 millones, de los cuales el 86 por ciento se destinará a las acciones de desarrollo turístico y sólo el 7 por ciento para la conservación del medio ambiente”.

Se desmarca ProCDMX

La batalla ciudadana frontal contra los mega proyectos que se emprendió en este sexenio, tuvo sus frutos con la cancelación del Corredor Cultural Chapultepec (CCC).

Los vecinos de las zonas rurales advierten que el programa del proyecto “Ciudad Verde” encaja en el proyecto de Zonas de Desarrollo Económico (Zodes) que impulsa Simón Levy a través de la paraestatal ProCDMX.

Sin embargo, la funcionarios de la paraestatal negaron ayer tener injerencia en el proyecto ecoturístico expuesto por los vecinos.

Para que se les aclare con precisión, los ciudadanos buscan reunirse con la titular de Sederec, Rosa Icela Rodríguez. 

De manera paralela impulsarán foros delegacionales con el apoyo de académicos de la UNAM. Un nuevo frente vecinal opositor, se abrió al sur.