El acoso y la violencia a en contra de las mujeres en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) ha cimbrado sus cimientos y traspasado las fronteras de Ciudad Universitaria.

Legisladoras coinciden en que el Protocolo para la Atención de Violencia de Género no es suficiente ya que la impunidad impera en la institución y las víctimas sufren represalias.

Para la senadora Angélica de la Peña el grave problema del acoso y la violencia en contra de las mujeres que se viven en la UNAM lleva mucho tiempo y para erradicarlo no basta con el Protocolo creado en agosto de 2016 por la Universidad, sino que se necesita un Ombudsman.


“Se requiere garantizar mecanismos confiables e incluso anónimos que puedan permitir que las mujeres, todas, no nada más las estudiantes, las maestras, las académicas, las trabajadoras, puedan presentar denuncias sin que haya repercusiones en contra de ellas”

Angélica de la Peña

Senadora PRD

De la Peña agregó que la denuncia pone a la mujer en una mayor vulnerabilidad y para que el protocolo funcione deben de formarse instancias de investigación imparcial formadas desde la perspectiva de género para que se castigue de manera ejemplar este tipo de acciones no se van a permitir.

La legisladora propuso que arriba de dicho organismo debería de estar la figura de un Ombudsman.

“Lo que le falta a la UNAM es integrar un mecanismo que más que administrativo tendría que ser un tipo de Ombudsman, que cuente con las condiciones desde el punto de vista legal con base en su normativa interna para que le den lugar y confianza a las mujeres cuando presentan su denuncia de que van a ser protegidas”, agregó de la Peña.


Para que se erradique el acoso en contra de las mujeres en la máxima casa de estudios se requiere que esta nueva autoridad tenga todo el apoyo del rector y del consejo

“Ese problema que está pasando en la UNAM, ocurre en todas las instituciones, con nosotras mismas en el Senado de la República. Si no se transforma esto, lo otro queda como una buena intención”, finalizó la senadora.

Por su parte, la senadora Martha Tagle coincidió en que se necesita un mecanismo autónomo dentro de la UNAM para garantizar la seguridad de las víctimas y que haya castigos ejemplares para los victimarios.


“Se necesita un mecanismo que tenga independencia, que no esté involucrado con el alumnado pero tampoco con autoridades de la universidad justamente para que lo que ellos necesiten investigar cuenten con la libertad de hacerlo”

Martha Tagle

Senadora sin partido

Tagle señaló que la principal debilidad del protocolo es que no ha sido lo suficientemente difundido.

“Si las víctimas no conocen los protocolos de acoso, no tienen mecanismos para poder defenderse y acudir a hacer una denuncia”, agregó la senadora quien también denunció la falta de una nueva cultura de prevención en la UNAM para que no siga ocurriendo.

“Se tiene que promover una cultura diferente en el sentido de que debe de haber reglas muy claras en el trato entre estudiantes y profesores”, dijo Tagle.

La diputada panista Kathia Maria Bolio aseguró que es indignante que en la UNAM se estén manifestando este tipo de conductas violentas en contra de las mujeres, y que igual de grave es que las autoridades hayan tenido conocimiento de los casos denunciados y no hayan actuado en consecuencia.

“Es inconcebible que en la máxima casa de estudios, donde se forman los mexicanos para ser profesionistas esto se esté permitiendo y sobre todo que el rector y las autoridades no estén tomando las medidas correspondientes para sancionar, dar de baja, inhabilitar a todos los que estén realizando estos actos terribles contra las mujeres”, señaló.

La legisladora informó que platicará con otras diputadas de las demás bancadas para analizar cómo responder institucionalmente desde la Cámara baja ante las denuncias documentadas en este medio y de esta forma ejercer presión a las autoridades universitarias para que tomen cartas en el asunto.


Desde la creación del Protocolo para la Atención de Casos de Violencia de Género en agosto de 2016, 234 denuncias se han presentado la mayoría ha quedado impunes

Como respuesta a los casos de violencia sexual hacia las mujeres en la UNAM, alumnas de la Facultad de Filosofía y Letras detuvieron sus actividades durante 24 horas para protestar en contra de la inacción por parte de las autoridades de la universidad al enterarse de este tipo de agresiones.

“Desde nuestra experiencia como estudiantes hemos visto cómo se censuran los casos en los que muchas compañeras, sean trabajadoras, estudiantes o académicas, han denunciado la violencia de género en la universidad. Por su parte la universidad a través de los funcionarios y el protocolo han dejado impunes a muchos agresores”, afirmó una estudiante en paro que prefirió no decir su nombre por miedo a represalias.

Analiza UNAM postura

Reporte Índigo solicitó una entrevista con el doctor Enrique Graue Wiechers, rector de la UNAM, a través de la Dirección de Comunicación Social de la institución en relación al reportaje ‘Reprueba UNAM en acoso sexual’ publicado ayer en la portada de la edición 1453.

Néstor Martínez, director de Comunicación Social de la UNAM, aseguró vía telefónica que la casa de estudios analiza dar un pronunciamiento por escrito o mediante una entrevista con un académico respecto al tema.