¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional
imagen principal

JóvenesConstruyendoElFuturo

Programa para jóvenes a contrarreloj

Ernesto Santillán

El proyecto de entregar becas a la juventud mexicana que no estudia y tampoco trabaja deberá rendir resultados y disipar los cuestionamientos desde su primer año de ejercicio. El subsecretario de Empleo, Horacio Duarte, espera que el impacto sea positivo y repartir más apoyos con el paso del tiempo


Feb 12, 2019
Lectura 7 min
portada post

El gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador ha decidido apostar por los jóvenes mexicanos y la prueba más clara es la cantidad de recursos que se le otorgó a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) para implementar el programa Jóvenes Construyendo el Futuro (JCF).

El primer año será crucial para este programa social, en el que el Gobierno federal deberá responder a los cuestionamientos que le han hecho especialistas y un sector de la ciudadanía, y demostrar que tendrá buenos resultados.

“La Cámara de Diputados nos aprobó 40 mil millones de pesos que es el monto que vamos a ejercer para el 2019; es una cantidad muy importante, es una gran apuesta del gobierno de México y de Andrés Manuel López Obrador para poder capacitar a los jóvenes e incorporarlos al mercado laboral; de hecho actualmente somos el programa social con más recursos después del de los adultos mayores”, comenta en entrevista con Reporte Indigo el subsecretario de Empleo, Horacio Duarte Olivares.

El programa JCF es el segundo que mayor presupuesto recibió para el 2019 después del de los adultos mayores

El también encargado de impulsar este programa, explica que el primer año será fundamental para su implementación, pues servirá para medir cómo responden los beneficiarios y las empresas involucradas; permitirá detectar sus puntos débiles y conocer su impacto tanto a nivel social como económico.

Además, Duarte asegura que aunque cumplir las metas establecidas en los lineamientos es importante, no es lo primordial, ya que se dará prioridad a la calidad por sobre la cantidad.

“La apuesta es atender este año a un millón de jóvenes y año con año ir creciendo. Pero lo más importante es garantizar que el programa esté impactando de forma positiva tanto a las empresas como a los jóvenes.

“No estamos amarrados a las metas, eso es un modo muy burocrático. Lo que queremos es calidad para dar opciones reales a los jóvenes y que se incorporen al mercado laboral. La prioridad es que los jóvenes aprendan, por lo tanto el tema de las metas es una cuestión secundaria”, explica el subsecretario.

Sin embargo, a pesar de las buenas intenciones del programa, este no se ha librado de los cuestionamientos.

De acuerdo con un estudio realizado por el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), la cantidad de jóvenes que no estudian ni trabajan que fueron contemplados es menor a la real, la cual, según la ENIGH 2016, es de 5.2 millones y el programa únicamente considera a 2.3 millones para entregarles una beca mensual de 3 mil 600 pesos.

3,600 pesos se entregarán cada mes a los beneficiarios de Jóvenes Construyendo el Futuro

Ante esto, Horacio Duarte asegura que la cifra que ellos consideraron es la correcta porque es la que corresponde a la actualidad.

“Nosotros revisando las estadísticas del Inegi, Conapo y Coneval llegamos a esta cifra porque son los jóvenes que están solamente en esta condición.

Si bien las otras estadísticas del Inegi han demostrado que hay jóvenes entrando y saliendo del mercado laboral, estos 2.3 millones corresponden a los jóvenes que en este momento están en esta situación”.

En caso de que el número de beneficiarios aumentara y se necesitaran más recursos, el subsecretario del Trabajo afirma que el presidente expresa que de ser ese el caso poco a poco se le irá destinando más dinero.

“El propio presidente ha dicho que si se requiere de mayor presupuesto para el programa, conforme vaya habiendo subejercicios en otros proyectos o ahorros en la propia administración pública se irán inyectando más recursos”

- Horacio Duarte Olivares

Subsecretario de Empleo (STPS)

A pesar de que JCF pretende atender a hombres y mujeres por igual, la realidad nacional es que para el género femenino las condiciones a las que se enfrentan a la hora de buscar empleo son más adversas que las de sus pares del sexo opuesto, por ello se ha criticado que en los lineamientos del programa no hayan medidas especiales enfocadas a las mujeres.

El dato que mejor ejemplifica esta situación es que el 83 por ciento de los jóvenes que no estudian y no trabajan son mujeres debido a que muchas de ellas deben dedicarse a quehaceres del hogar, los cuales no son económicamente remunerados.

2.3 millones de personas integrarán el programa JCF

“Lo que estamos haciendo nosotros (para revertir este problema) es que en las propias empresas -más de 60 mil estamos solicitando que haya un equilibrio entre las ofertas que nos están generando. Yo te puedo decir que ahora en la base de datos del programa alrededor del 55 por ciento son mujeres y 45 por ciento hombres; estamos comenzando a tener un equilibrio”, agrega el funcionario federal.

Además revela que el programa también contempla un apartado para personas con capacidades diferentes.

En cuanto a cómo se piensa distribuir este programo a lo largo y ancho de la República, Duarte, menciona que han desarrollado una estrategia territorial para llegar a los 32 estados y 2 mil 500 municipios del país.

“Nosotros tenemos una estrategia territorial, pero evidentemente estamos frente a un fenómeno de concentración en las grandes ciudades. Nosotros calculamos que el programa estará 80 por ciento en las ciudades y 20 por ciento en las zonas rurales, las cuales a su vez cuentan con una implementación distinta ya que en estas regiones el acceso al programa no se debe hacer vía internet”, expone.

Sin embargo no existe una estrategia clara para atender a los estados que más presentan este problema como los son Oaxaca o Veracruz.

Otro de los objetivos del programa es evitar que ante la falta de oportunidades los jóvenes se involucren en actividades ilícitas.

“Sabemos que nos enfrentamos a una disputa con el crimen que nos está jalando jóvenes. Por ello, lo que estamos haciendo es abriendo la puerta para que los jóvenes tengan acceso a un primer eslabón de actividades lícitas, que les desarrolle el potencial que ya tienen y les permita ver que poco a poco su trabajo les puede ir dando de comer más allá de las actividades ilegales”, concluye el subsecretario.

Por último, Horacio Duarte asegura que no hay motivo para pensar que el programa tiene fines electorales o podrá ser utilizado para otras tareas, pues se cumplirá con todas las obligaciones en materia de transparencia, no se entregará una sola tarjeta si no están seguros que el joven ya está en un centro de trabajo, serán las propias empresas las que validan si se dan o no las becas, no habrán intermediarios ni se usará dinero en efectivo, el programa se autogestiona en la plataforma web y además se cuentan con todas las validaciones que hace el banco a la hora de entregar las tarjetas, entre otros mecanismos.


Notas relacionadas

Nov 7, 2018
Lectura 12 min

Comentarios