Por presuntamente formar parte de la nómina secreta de César Duarte, la candidata panista a la gubernatura de Chihuahua, María Eugenia “Maru” Campos Galván, fue vinculada a proceso por el delito de cohecho.

Tras la conclusión de una audiencia que duró más de 42 horas, la cual fue suspendida hasta en cinco ocasiones debido a los diversos amparos que obtuvo Campos, la aspirante fue finalmente procesada.

Tras ser vinculada a proceso pero quedar en libertad, Maru campos acusó persecución política por parte del gobernador de la entidad, el panista Javier Corral.

Según la candidata, que además de representar al PAN también encabeza la candidatura del PRD, Corral tiene como propósito entregar el estado a Morena.

TE SUGERIMOS: Filtran supuesto chat de Morena para convocar acarreados contra Maru Campos

“Sé que hay quienes querrán decir que con esta audiencia se comprueba el delito o la culpabilidad, pero eso es completamente falso, por eso quiero dejarles muy claro que esta vinculación no es una sentencia y, por eso, no afecta mis derechos políticos de votar y ser votada, por lo que entraremos con mucha confianza y fuerza a la campaña electoral”, mencionó Galván en una conferencia.

Según las pruebas presentadas ante el juez, consistentes en 34 recibos firmados por Campos Galván, la política habría recibido de manos del exgobernador priista César Duarte, detenido en Estados Unidos, un total de 9 millones de pesos para favorecerlo desde el Congreso local.

Pese a que el juez de Control que vinculó a proceso a Campos aseguró que el valor probatorio de las pruebas acreditan la comisión del delito y que estas ni siquiera fueron refutadas por la defensa de los imputados en este caso, la candidata asegura que luchará porque las instituciones cumplan con vocación y deber.

“Y sirvan a los chihuahuenses y no sirvan sólo a la persecución que desde hace tiempo se desató en mi contra desde el gobierno del estado, desde la propia oficina del gobernador Javier Corral Jurado y desde la oficina de su Secretario General de Gobierno, Luis Fernando Mesta Soulé”, aseguró.

Según Campos, desde la oficina del mandatario local se creó y construyó artificialmente un caso que les permitiera continuar con “la persecución personal y política” en su contra.

También dijo que pese a que la vincularon a proceso, ello no significa que se le haya dado la razón al Ministerio Público, ni que se hayan confirmado sus acusaciones

“Yo tengo confianza en el sistema judicial y sabedora de las consecuencias decidí enfrentar la formulación de la imputación. Sin embargo, como lo refirió el juez, esto de ninguna manera altera el trato de presunción de inocencia que se debe guardar sobre mi persona”, dijo.

También afirmó que lo que le sucede a ella, le puede estar sucediendo a muchos chihuahuenses, por lo que está comprometida a que “hoy más que nunca” situaciones como la suya no le ocurran a nadie más.

“Porque, como chihuahuenses, herederos de una lucha ejemplar por las instituciones, no merecemos un Gobierno que colocó su éxito en la persecución de una servidora, y dedicó fuerzas y recursos del estado en esta persecución con base en mentiras, en lugar de atender las necesidades más sentidas de la población”, aseguró.

Como conclusión, mencionó que seguirá aportando pruebas para demostrar que las acusaciones en su contra son falsas  y que este proceso es una persecución política basada en declaraciones amañadas, fabricación de pruebas, utilización de instituciones, amenazas y una confabulación de actores políticos, personajes del gobierno estatal y de otros partidos.

“Con la única intención de difundir la mentira, engañar a los ciudadanos y dañar la relación de confianza que durante años hemos construido con los chihuahuenses. Ustedes me conocen, y saben que no tengo nada que esconder, nada que temer y que mi conciencia está tranquila. Estamos a unas horas de arrancar la campaña electoral, y quiero decirles que no nos van a detener, que aún con el proceso, vamos a salir a todo el estado a conquistar almas para cambiar el futuro de todo Chihuahua”, mencionó.