Casi el 70 por ciento de las niñas, los niños y los adolescentes están preocupados por la violencia en México.

El informe “Nuestra Voz en la Pandemia”, elaborado por la organización “World Vision México”, revela que siete de cada 10 menores pidieron más mecanismos de respuesta a la violencia para que todos los lugares donde conviven sean seguros.

En la consulta participaron 70 mil 562 niñas, niños y adolescentes de entre 6 y 17 años de todo el país. Su objetivo fue escuchar las opiniones, propuestas e inquietudes, así como observar sus dibujos sobre el tema de las violencias, el trabajo infantil y el regreso a clases.

Los resultados revelaron que casi el 70 por ciento de los consultados asociaron que para que los lugares donde conviven sean seguros se necesitan mecanismos que den respuesta a la violencia, como mayor seguridad, apoyo por parte de policías y apoyo psicológico.

Mientras que el 21.2 por ciento propuso mecanismos como promover la conciencia, valores, respeto, información sobre la violencia contra la niñez, así como la creación de parques; mientras que el 9.6 por ciento no tuvo alguna propuesta sobre el tema.

Durante la encuesta, las niñas, los niños y los adolescentes propusieron a la Policía y a Seguridad Pública que mejoren el equipo de cámaras y que los uniformados estén bien equipados y capacitados para cuidar a los municipios.

También pidieron promover el amor y el respeto; la sana convivencia; e informar lo que implica la violencia contra la niñez y en general contra toda la población.

Además, consideraron importante que ellos puedan denunciar; que haya docentes capacitados para apoyarlos; y que se programen visitas domiciliarias para aquellos que puedan estar en riesgo de violencia.

Sobre el tema, la organización hizo llamados a los tres niveles de gobierno, incluidos los congresos, para impulsar leyes que prohiban de manera explícita todo tipo de violencia contra la niñez, principalmente el castigo físico y el abuso sexual infantil.

“Ademas, leyes homologadas al interés superior de la niñez, asegurando que ellas y ellos tengan por ley mecanismos de denuncia accesibles y flexibles”, se lee en el informe.

También establecer reformas al interior de los cuartos policiacos, un buen Gobierno de los municipios y alcaldías y leyes explícitas que favorezcan la coordinación para mejorar la prevención, denuncia, respuesta y atención a los casos de violencia contra los menores de edad.