400
consejeros nacionales tiene registrado el Partido de la Revolución Democrática

El PRD mostró que la falta de consenso impera en la elección del sucesor de Agustín Basave para la dirigencia nacional del partido.

El sábado se preveía una reunión maratónica con miras a la elección del nuevo líder  perredista, pero ante la falta de consensos la votación no se realizó. Acudieron 275 consejeros nacionales de un total de 400. Para que un aspirante pueda dirigir al PRD hace falta que tenga dos terceras partes de la votación.

No hay consenso y se esperan dos semanas de jaloneos en el interior del partido con miras al nombramiento del nuevo dirigente nacional. El Partido de la Revolución Democrática (PRD) declaró un receso en su Séptimo Pleno Extraordinario del IX Consejo Nacional, en el que se deberá nombrar al sucesor de Agustín Basave Benítez.

El pleno del Consejo Nacional está citado para el sábado 16 de julio en la Expo Reforma. El nuevo presidente nacional deberá cumplir con el periodo 2014-2017 en la presidencia del Sol Azteca.

De acuerdo con versiones de los propios perredistas, la actual secretaria de Educación del gobierno capitalino, Alejandra Barrales –que integra la corriente Vanguardia Progresista, afín al jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera– es mencionada como la eventual sustituta de Basave.

Sin embargo, por la política estatutaria de ese partido, al tener a una mujer al frente de la presidencia nacional el siguiente cargo, la secretaría general, tendría que ser ocupado por un hombre, el cual en este momento lo ejerce Beatriz Mojica, quien no ha renunciado, pero también aspira a presidir al organismo.

Momentos antes de la reunión extraordinaria de este sábado, algunos perredistas se reunieron para dar su respaldo a Pablo Gómez, a quien calificaron como “lo único que queda de la izquierda en el PRD”.

Entre otros, acudieron Luis Miguel Barbosa, Carlos Sotelo, el exgobernador de Michoacán Leonel Godoy, y los senadores Iris Vianey Mendoza y Armando Ríos Piter.

“No podemos continuar con una izquierda que sólo se mira al espejo y se consume en sus conflictos. Pablo Gómez debe ser presidente del PRD, un fundador del partido, un personaje con trayectoria”, dijo Barbosa.

“Necesitamos que el PRD se haga escuchar ante el gobierno, que contraste con otros partidos y que marque la diferencia con las otras izquierdas del país. Pablo Gómez debe ser presidente del PRD, porque necesitamos un partido en el cual la política de alianzas para las elecciones de 2017 y 2018 se construya y decida en el seno del partido”, indicó Barbosa.

Consideró que el PRD debe abrir un debate sobre qué le conviene más al PRD, pero lo importante es que sean los perredistas los que decidan sobre las alianzas, las cuales a su parecer no deben ser ya con el PAN.

“Tiene que haber claridad, claridad en la ruta que el partido tiene que seguir rumbo al 2018, tenemos que tener claridad en la ruta de la política de alianzas, de las posibles coaliciones, cerrar la puerta de una vez por todas a una coalición expectativa que se ha creado con la derecha. No se puede pensar en fortalecer a la izquierda aliada con la derecha.

“Nosotros queremos claridad, y quien puede dar claridad en el rumbo al 2018 para nosotros es Pablo Gómez Álvarez. Es un rostro inconfundible de izquierda, es un fundador del partido, es un hombre que tiene claros los propósitos de la izquierda en México”, señaló Barbosa.

Afirmó que Gómez sabe que el PRD se entiende en la colectividad y no en el individualismo y podría ser canal para que el Sol Azteca recupere relaciones políticas “perdidas, alejadas”.

Carlos Sotelo aseguró que Pablo Gómez trasciende las expresiones del PRD y podría ser un factor en la unidad del partido.

En tanto, en lo que llega el 16 de julio, cuando se prevé que el PRD pueda elegir a su nuevo dirigente, será Mojica quien se encargue del despacho de la dirigencia nacional hasta que se vuelvan a reanudar los trabajos del Séptimo Pleno Extraordinario del Consejo Nacional del PRD.

Sigue leyendo ‘Ni me apunto, ni me descarto’ POR Carlos Salazar