TEXTO ÍNTEGRO DE LA CARTA

Los suscritos Kristiano Raccanello y Humberto Ríos Bolívar, consejeros ciudadanos integrantes del Comité de Evaluación y Recomendaciones del Consejo de Evaluación del Desarrollo Social del Distrito Federal (Evalúa DF), acudimos a su prestigiado medio informativo con la intención de dejar manifiesta la inconformidad por la parcialidad y criterio tendencioso en que se llevó a cabo la descripción del contenido de las notas informativas tituladas “Un falso brillo” y “Nada personal, todo clientelar”, publicadas en ese medio en fechas 17 y 19 de junio de 2013, visibles en las ligas http://indiga.cc/FalsoBrillo y http://indiga.cc/PerClie.

La parcialidad estriba en las circunstancias que se habla en todo momento como si el total de los consejeros nos manifestáramos de forma unánime sobre el tema particular abordado en su nota, cuando es evidente que algún o algunos de los seis integrantes del Comité expresan su manera personal de pensar, sin tomar en cuenta la postura de los demás consejeros, omisión que evidentemente afecta a los suscritos, quienes nos vemos avasallados por el cúmulo de información, más aún, como si dicha información procediera de nosotros, sin haber siquiera pronunciado palabra alguna y peor todavía, se ocupa nuestro nombre sin conocimiento o consentimiento para ello.

Es evidente la unilateralidad de las manifestaciones, como se desprende de la página 25 de la publicación del 17 de junio de 2013, en que se expresa: “Por eso, el 25 de enero del 2013, los consejeros cerraron filas y decidieron buscar directamente al mandatario capitalino. Enviaron una carta al GDF pidiendo una audiencia con Mancera”.

Es preciso aclarar que en la carta referida, misma que es reproducida en la parte superior de la página, no se aprecian ni los nombres ni las firmas de los suscritos, razón por la que es necesario dejar a salvo la postura de nosotros con relación a los firmantes del documento.

De igual forma, los suscritos no participamos en “la búsqueda” del jefe de Gobierno, como se pretende hacer creer en la nota.

Se lee en la página 25 de la publicación de fecha 17 de junio de 2013: “Hemos recopilado información paulatinamente por nuestra cuenta, nosotros ya no contamos con el personal que originalmente estaba para el servicio de las evaluaciones”, reitera el consejero Manuel Canto”.

Lo vertido representa una manifestación unilateral del Consejero Ciudadano, mas no de los suscritos. Por otro lado, en el supuesto de que se hubiera recopilado información por cuenta de cada consejero, ¿no es parte de la labor investigativa el recopilar información, seleccionarla y, una vez depurada, transformarla en ese elemento valioso que permita darle el alto valor de investigación a datos dispersos o puntuales? 

Consideramos por tal motivo que es esa la esencia de nuestra labor, la que nos tiene frente al grupo, en la academia, en cada trabajo emprendido, así como en el cumplimiento de nuestras responsabilidades como consejeros ciudadanos del Comité de Evaluación y Recomendaciones.

Se observa en la segunda y tercera columnas de la página 24 de la publicación del día 24 de junio de 2013: “Por esa razón, los seis consejeros ciudadanos que conforman el Evalúa DF viven un verdadero viacrusis, al grado que en los últimos meses han pretendido renunciar al menos un par de veces”. 

Al respecto, los firmantes no consideramos vivir un “viacrucis”, ni hemos pretendido renunciar en ningún momento, y desconocemos si alguno de los demás integrantes del Comité lo haya intentado. 

De hecho, consideramos que esta postura se encuentra alejada de la verdad ya que en el caso concreto la labor desarrollada en el Consejo de Evaluación es compatible con las actividades académicas que desempeña la mayoría de nosotros.

Adicionalmente, cabe indicar que los firmantes hemos reconocido en las sesiones del Comité el apoyo que hemos recibido por parte de la estructura de Evalúa DF, quienes han estado generando productos e información útil y necesaria para el desahogo de nuestras responsabilidades, no obstante que por incumplimiento del propio Comité de Evaluación y Recomendaciones, el organismo no contaba con un programa de trabajo y la definición clara de actividades y responsabilidades hasta el día 4 de junio de 2013 que se firmó y aceptó el Programa de Trabajo 2013.

El criterio tendencioso encuentra su hecho en la lectura de la página 25 de la publicación de fecha 17 de junio de 2013, ya que la nota refiere en general a inconformidades de “los consejeros”, coronando en el recuadro superior derecho con los nombres de los seis integrantes del Comité, citando los nombres de los suscritos, en obvio de confusión, ya que de manera inmediata y tendenciosa, por lo expuesto anteriormente, se correlaciona el contenido con los nombres publicados al recuadro.

A manera de referencia hemos de manifestar que recibimos llamadas de personas de nuestro entorno académico, obviamente lectoras de su informativo, quienes cuestionaron acerca de las inconformidades presuntamente expresadas por los consejeros, incluidos los firmantes, por lo que fue necesario aclarar que la nota se refiere solamente a las versiones expresadas por algunos de los integrantes, no de la totalidad.

Otro ejemplo lo constituye la falta de veracidad con que se conduce el informante, ya que como se puede apreciar en la segunda columna de la página 25 de su publicación de fecha 19 de junio de 2013, existe una inconsistencia entre lo publicado en el medio informativo y el contenido de la página de Evalúa DF: “De acuerdo con la recomendación PC06/2012 que aparece en el sitio de Evalúa en Internet (www.evalua.df.gob.mx) hay diversas inconsistencias en el Profais”. 

Aclaramos que la recomendación que se menciona no existe en la página descrita, a mayor abundamiento, dudo que exista tal recomendación, por lo que invito a usted, C. director general de este apreciado medio, a que de manera personal confronte la información proporcionada, tanto por su informante como por los suscritos, y concédanos o niéguenos la razón, pero conceda al menos el beneficio de la duda, ya que no consideramos equitativo poner en riesgo la credibilidad de ese prestigiado medio al efectuar de manera deliberada una publicación sin el debido sustento.

Por lo anterior, manifestamos nuestra inconformidad respecto del uso de nuestro nombre y encargo para mencionarnos de manera velada en un reportaje en el que no hemos participado, y menos aún vertido opinión alguna, y se pretenda generalizar como si fuera el total de los seis consejeros ciudadanos, cuando se trata solamente de algunos de ellos realizando manifestaciones unipersonales ante un medio informativo, las cuales, por cierto, no compartimos y nos parecen imprecisas e infundadas.

Por tal motivo y de conformidad con lo dispuesto por el artículo 14 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, solicito se tenga por ofrecida la presente inconformidad con los reportajes referidos, solicitando desde este momento se me conceda el derecho de rectificación, respecto de los reportajes aludidos.

Atentamente

Kristiano Raccanello 

Humberto Ríos Bolívar

Consejeros ciudadanos integrantes del Comité de Evaluación y Recomendaciones del Consejo de Evaluación del Desarrollo Social del Distrito Federal (Evalúa DF)