"No hay palabras, no hay adjetivos que le podamos poner para poder expresar lo que siento en este momento. Saber que mi hija fue asesinada por los intereses de unos cuantos cabrones"
Abraham FraijoPadre de una víctima
http://youtu.be/4iWEg6GZRBE

La Procuraduría General de la República considera insuficientes las declaraciones de los tres testigos que involucran al exfuncionario Carlos Lam Félix en el incendio de la Guardería ABC.

A pesar de que este diario buscó una postura oficial en la dependencia a través de su departamento de Comunicación Social, a cargo de Raúl Aréchiga, en todo momento se aseguró que este servidor público se encontraba en una reunión.

La solicitud fue muy puntual: una versión oficial sobre los videos publicados en donde tres personas dicen haber oído que el incendio fue primero en una bodega del gobierno con el fin de desaparecer papelería oficial, pero el fuego se salió de control provocando la tragedia que es conocida a nivel internacional.

Sin embargo el periódico La Jornada publicó una nota en la que asegura que la PGR consideró insuficientes las declaraciones ministeriales para poder imputar un delito en contra de Lam Félix, quien fuera Secretario Técnico del exgobernador, Eduardo Bours.

“Los testimonios de Santiago Alonso Lugo Carrasco, Aarón Fierro Ruíz y Eimy Yuvicela Olivas Díaz, quienes dijeron que el incendio de una bodega contigua a la Guardería ABC, ocurrido en junio de 2009, y que derivó en la muerte de 49 niños (…) ya fueron abalizados por agentes del Ministerio Público Federal, pero fueron considerados insuficientes para efectos de imputar algún delito al señor Bours.

“Se trata de testigos de oídas que no fortalecieron sus dichos con algún otro elemento probatorio, pericial o documental, además de que, de sus testimonios rendidos en diciembre de 2010, ante un agente ministerial, en la delegación de la PGR en Sonora.

Se advirtieron contradicciones, errores de temporalidad e imprecisión de datos, lo que nos dejó claro que no se les puede considerar como testigos idóneos para efectos de esta investigación, en acatamiento a una jurisprudencia de la Suprema Corte”, se asegura en la nota.

El texto, firmado por el periodista Alfredo Méndez, cita a fuentes allegadas al caso.

Sin embargo, de acuerdo a esa nota, la PGR habría dicho que las declaraciones las hicieron en el año 2010 y en los videos los testigos aseguran que lo hicieron en enero del 2014.

Si la PGR desestimó desde el 2010 estos testimonios ¿Por qué no hizo público el tema?

Las madres de familia de las distintas organizaciones que se han formado a lo largo de estos últimos años no conocían el contenido de los videos o que existieran estas declaraciones ante el Ministerio Público.

Tampoco los conocían los investigadores y periodistas que han estado cerca del caso desde el 2009.

‘Les deseo todo el mal’

“Hace unos meses yo decía que no les deseaba mal a los dueños de la Guardería ABC, que no les deseaba mal a las autoridades, a los responsables. En este momento yo puedo decir que sí, que sí les deseo todo el mal del mundo a esos cabrones. Se merecen eso y más”.

Abraham Fraijo, padre de Emilia, una de las niñas que perdió la vida el día del incendio, es contundente. Supone que las autoridades están esperando a que ellos hagan justicia por su propia mano.

“Yo creo que las autoridades están esperando a que la gente estalle, a que nosotros estallemos y comencemos a tomar la justicia por nuestras manos”.

Insiste en que no puede expresar con palabras lo que siente cuando vio los videos de tres testigos que aseguran que la orden de quemar una bodega contigua a la Guardería ABC la dio Carlos Lam Félix, el funcionario más cercano al exgobernador, Eduardo Bours.

“No hay palabras, no hay adjetivos que le podamos poner para poder expresar lo que siento en este momento. Saber que mi hija fue asesinada por los intereses de unos cuantos cabrones”.

Las organizaciones de padres y madres, dice, se tienen que unir y consensuar acciones específicas para exigir a las autoridades una resolución final al caso.

“Yo creo que aquí tiene que haber acciones más directas, yo estoy seguro que este punto nos va a unir a todos los grupos para exigir a la PGR como al gobierno federal, encabezado por Enrique Peña Nieto para que venga a Hermosillo y nos diga qué fregados está haciendo en la investigación”.

Al joven todo el tiempo se le quiebra la voz. Guarda silencio. Toma aire y se recupera.

“No sé qué más quieren, no sé qué más están esperando las autoridades. Yo creo que quieren que nosotros hagamos todo el trabajo”.

Para el activista es inconcebible que desde enero la autoridades sepan de la existencia de estas declaraciones y no hayan siquiera citado a los involucrados.

“Es increíble saber que desde enero están estos testimonios y no se le ha tocado con el pétalo de una rosa a Eduardo Bours y a todos los demás. Es indignante, es para volverse loco, ver la manera como siguen minimizando el daño causado. 

“Esto reitera que no hay un homicidio culposo, sino que es un homicidio doloso, quizás la intención nunca fue asesinar a nuestros hijos, ellos iban a quemar el almacén de Hacienda y terminó con la muerte de 49 niños”.

El coraje que siente, dice, está rebasando los límites de la cordura.

“El testimonio es fuerte. Es duro escucharlos decir que les dieron la orden de quemar los documentos, algo que se había especulado desde junio del 2009. Es doloroso escuchar que uno de ellos se juntaba con el tal Teniente a drogarse y beber, ahí te das cuenta una vez más que clase de brazos derechos tienen nuestros gobernantes”.