La 62 Legislatura trabajó y aprobó las reformas estructurales, mientras que la 63 (la actual) se ha ocupado de varios temas, muchos aún incompletos


La prioridad para el periodo que comienza es aprobar la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos de la Federación

Este 1 de septiembre, la 63 Legislatura del Congreso de la Unión entrará en su último año legislativo y las bancadas saben que es su última oportunidad para intentar que se aprueben los temas de su agenda.

Además de los pendientes generales del Congreso, como la aprobación de la Ley de Ingresos, el Presupuesto de Egresos, la discusión de la Ley de Seguridad Interior, el debate sobre el modelo policial y otros, cada uno de los grupos parlamentarios tiene temas que le interesa sean aprobados.

Sin embargo, la cercanía de las elecciones para la sucesión presidencial puede complicar el paso de algunos temas que puedan ser utilizados como bandera política o para exhibir a los adversarios políticos.

El estira y afloja más intenso se prevé en el periodo ordinario inmediato, que comienza el 1 de septiembre y termina el 15 de diciembre; ya para el siguiente periodo, del 1 de febrero al 30 de abril, todos los partidos y sus legisladores estarán de lleno en el proceso electoral y muchos de ellos dejarán sus lugares para buscar otro cargo de elección popular.

Intereses propios

Mientras que la 62 Legislatura (2012-2015) fue la que trabajó y aprobó las reformas estructurales –energética, laboral, de telecomunicaciones, educativa, financiera-, la Legislatura 63 (que inició en 2015) ha trabajado varios temas, muchos de los cuales hoy todavía están incompletos.

Los legisladores no han destrabado la discusión sobre el mando único policial, por ejemplo, a pesar de que fue una propuesta que el presidente Enrique Peña Nieto presentó al Congreso a finales del 2014, luego de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa.

Tampoco han logrado sacar adelante la Ley contra la Desaparición o los ajustes a la Ley de la Fiscalía General de la República, entre otros.

A estos se han unido otros temas en los meses recientes, como la Ley de Seguridad Interior, que ha provocado desencuentros en las fracciones parlamentarias.

La cercanía de la sucesión presidencial obliga a los partidos a impulsar sus agendas antes de que el ambiente legislativo se contamine totalmente con el tema electoral.

El PRI, por ejemplo, buscará que en este periodo de sesiones quede aprobada la Ley de Seguridad Interior, que establecería el marco legal de la actuación de las Fuerzas Armadas y sus límites en las tareas de seguridad pública.

Aunque el tricolor tiene la posibilidad de aprobar esta legislación con sus aliados legislativos –el PVEM, Nueva Alianza y el PES-, por lo delicado del tema ha buscado que pase con el consenso de la Oposición.

También busca que se revise la legislación del Nuevo Sistema de Justicia Penal, para ayudar a los operadores a concretar su operación, además de la llamada “miscelánea penal”.

Los congresistas tricolores también impulsarán endurecer las penas contra el robo de combustible.

El PAN, por su parte, tendrá como prioridad eliminar el pase automático del actual procurador a la Fiscalía General de la República, así como impulsar la segunda generación de reformas de combate a la corrupción; en ese tema se inscriben las leyes de Obras, Adquisiciones y Compras del Gobierno, entre otras.

Los panistas también buscan que se apruebe su propuesta sobre el modelo policial, ya que ellos consideran que no debe hablarse de mando único, sino de mando mixto.

En el PRD también impulsarán todo lo relacionado a los temas anticorrupción, entre ellos la Ley de Obras, y la aprobación de la ley que castigará la desaparición forzada y la cometida por particulares. También pondrán énfasis en otras disposiciones que reforzarán la transparencia, como la Ley de Archivos.

Como no había ocurrido en periodos pasados, para este último año legislativo el PRD y Movimiento Ciudadano anunciaron que crearían juntos una agenda común en la que incluirán la eliminación del fuero.

Morena ha definido como una de sus prioridades la defensa del Nuevo Sistema de Justicia Penal, así como de que la Fiscalía General de la República sea realmente autónoma, contando en que no habría pase automático de la PGR a la FGR.

Desde que se comenzó con los trabajos de discusión, Morena se ha pronunciado en contra de la eventual aprobación de una Ley de Seguridad Interior y más bien ha pedido que se especifique que las tareas de seguridad pública quedarán en manos de las fuerzas civiles.

Ahora o nunca

﷯Los grupos parlamentarios saben que los próximos meses serán la última oportunidad de resolver asuntos polémicos que, de no aprobarse antes de diciembre, estarían condenados a irse a la congeladora.

Y es que a principios del próximo año, decenas de legisladores federales pedirán licencia para buscar uno de los 3 mil 326 cargos que estarán en disputa en la elección del 1 de julio del 2018.

La carga de trabajo complicará que las agendas particulares de los partidos sean aprobadas, pues no tendrán prioridad sobre otros pendientes.

En el periodo que comienza, los legisladores deben aprobar la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos de la Federación, prioridad número uno de septiembre a noviembre.

Además, estarán las reformas en materia de seguridad pública y justicia, para las que hay una presión especial por el aumento en los índices de criminalidad que se han presentado en los últimos meses.

Así, las bancadas saben que tienen que lograr consensos y cabildear sus temas en los próximos meses, antes de que termine el 2017 porque, de otra manera, tendrán que guardarse en el cajón y volver a considerarse hasta el segundo semestre del 2018, cuando estarán en funciones los nuevos diputados y senadores y estará próximo a entrar un nuevo titular del Ejecutivo.

Temas pendientes

¿Cuáles son los asuntos prioritarios para cada partido político?

PRI

>> Que se avale la Ley de Seguridad Interior.

>> Que se revise la legislación del Nuevo Sistema de Justicia Penal.

>> Endurecer las penas contra el robo de combustible.

PAN

>> Eliminar el pase automático del actual procurador a la Fiscalía General de la República.

>> Impulsar la segunda generación de reformas de combate a la corrupción.

>> Que se apruebe su propuesta sobre el modelo policial, el mando mixto.

PRD

>> Impulsar la Ley de Obras.

>> La aprobación de la ley que castigará la desaparición forzada y la cometida por particulares.

>> Enfatizar en disposiciones que refuercen la transparencia, como la Ley de Archivos.

PRD-Movimiento ciudadano

>> Anunciaron que crearían una agenda común en la que incluirán la eliminación del fuero.

Morena

>> La defensa del Nuevo Sistema de Justicia Penal.

>> Que la Fiscalía General de la República sea realmente autónoma (y que no habría pase automático de la PGR a la FGR).

>> Que se especifique que las tareas de seguridad pública quedarán en manos de las fuerzas civiles.