En medio de la crisis del PAN, su coordinador de senadores, Julen Rementería, trató de posicionarlo como cercano al ultraderechista español VOX, lo que fue rechazado por la dirigencia. Tras lo cual, el extitular de redes de la bancada, responsabilizado por el encuentro, arremetió contra el partido tirándolo de “derechita cobarde”.

Pese al rechazo institucional, individuos consideran la radicalización la mejor alternativa para enfrentar a López Obrador. Tales como América Rangel, diputada local en la Ciudad de México; Gabriel Quadri, diputado federal externo, o Lilly Téllez, senadora originalmente por Morena y hasta propuesta como presidenciable por Vicente Fox.

En entrevista con Reporte Índigo, el senador Damián Zepeda, uno de los primeros en rechazar la incursión de VOX en territorio nacional, considera que “fue un error humano”.

“El PAN claramente se deslindó, no tenemos relación con VOX, pero tampoco con otros extremos, que existen también, tan malos unos como otros”.

De igual manera, defiende que “el PAN tiene principios muy claros, ahí está la brújula. No necesitamos andar inventando. Son malos los extremos, ni a la derecha ni a la izquierda. Ahí está nuestra filosofía política muy clara, simplemente hay que apegarnos a ella. Eso, de hecho, es lo que nos identifica con el mayor número de gente”.

En tanto que Carlos Medina Plascencia, primer gobernador panista de Guanajuato, su bastión histórico, cuestiona “¿Cuál es el discurso, la propuesta? Yo creo que hoy estamos en un cambio de época. No solo porque se da en México, lo estamos viendo en muchos países, inclusive en Estados Unidos. El mayor riesgo es la polarización de la sociedad”.

Incluso menciona el caso de Argentina: “¿cuántos años han pasado desde que Perón y Evita polarizaron a la sociedad? Ese país no ha terminado de recomponer el tejido social”. Teniendo como contexto que Santiago Abascal, líder de VOX, se reunió con los senadores panistas en compañía de los ideólogos argentinos Agustín Laje y Lupe Batallán.

También puedes leer:

Todos apuntan al CEN por la crisis política del PAN

Pragmatismo extremo y crisis identitaria del PAN