Christian Camacho, simpatizante del partido de ultraderecha VOX, fue removido como operador de las redes sociales de la bancada del Partido Acción Nacional (PAN) en el Senado tras la polémica de la semana pasada.

El mismo consultor fue quien confirmó la noticia por medio de Twitter y señaló que “uno nunca debe arrepentirse de hacer lo correcto”.

De manera irónica, el comunicador escribió: “¿Adivinen quién no va a ir a trabajar mañana? El facho de Christian Camacho. Ah caray, soy yo”.

“La vida, la libertad, la familia, la patria, la propiedad privada y la democracia se defienden al precio que sea”, añadió.

El asesor ha sido vinculado con el tuitero Tumbaburros y forma parte de la asociación civil Sublevados, la cual abiertamente difunde el “ideario conservador” en la sociedad y se considera de derecha popular.

Lee también: Lilly Téllez reconoce sus “decisiones equivocadas”: reunirse con líder de VOX y apoyar a AMLO

Camacho sería el principal responsable de la visita de Santiago Abascal, líder de VOX, al Senado de la República, donde un grupo de legisladores y legisladoras del PAN suscribieron la Carta de Madrid para frenar el avance del “comunismo” en la “Iberosfera”.

La remoción del consultor se da luego que el Comité Ejecutivo Nacional del PAN, encabezado por Héctor Larios, y en acuerdo con Santiago Creel, se deslindó de cualquier relación con VOX y ordenó el despido de la persona responsable.

Tras la visita de Abascal, quien ha despreciado el valor de los pueblos indígenas y celebrado la conquista de México, militantes del PAN condenaron la reunión y la calificaron como un error político grave.

Mientras que el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que la reunión era algo normal, pues el PAN y VOX son ultraconservadores, fascistas, clasistas y racistas.

Los polémicos comentarios de Camacho sobre VOX

Tras desatarse la polémica la semana pasada, Camacho escribió que si Santiago Abascal viniera a México un año completo a mover realmente la agenda de Vox, en menos de un año sería un candidato natural a la presidencia.

Señaló que así como la prensa señaló que el expresidente Donald Trump era el “mismísimo demonio”, ahora intentan hacer lo mismo con Abascal.

También dijo que las mujeres mexicanas están cada vez “más muertas, más violadas, sin tratamientos contra el cáncer, sin guarderías para sus hijos”, pues las feministas en el poder se preocupan de puras “pendejadas”.