La Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM), y Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos A.C. (CADHAC), expresaron su rechazo al maltrato de niños y jóvenes que jugaban futbol en la colonia Terminal, por parte de uniformados de Fuerza Civil.

“Las acciones por parte de agentes del Estado constituyen serias violaciones a la libertad, al juego y al esparcimiento, a la integridad física y psicológica, honra y dignidad.

“Derechos humanos que el Estado mexicano tiene la obligación de garantizar al haber firmado la Convención sobre los Derechos del Niño”, se lee en la carta firmada por el director ejecutivo de REDIM y de CADHAC, en relación al reportaje que publicó Reporte Indigo ayer.

Juan Martín Pérez García, de REDIM, y la hermana Consuelo Morales, representante de CADHAC, calificaron la actuación de los cuerpos policiales como “inaceptable e irracional”.

“Es inadmisible que los cuerpos armados, en vez de dedicarse a solucionar los gravísimos problemas de seguridad de la ciudad, se dediquen a cometer delitos y a abusar de las personas”, dice el escrito.

Los maltratos que publicó Reporte Indigo en la edición del pasado martes  incluyeron pisotones en las manos, golpes, amenazas, burlas y revisiones arbitrarias e ilegales por parte de la patrulla 793 de Fuerza Civil.

Las víctimas eran niños y jóvenes de entre 14 y 20 años, que pateaban la pelota en las calles fuera de su casa en la colonia Terminal, una de las más antiguas del centro de Monterrey.

Fueron liberados hasta que una madre de familia, al verlos tirados en el suelo en posición boca abajo, intervino en defensa de su hijo y de sus amigos, a quienes les estaban apliando un “correctivo disciplinario” por, según ellos, jugar en la calle hasta  altas horas de la noche.

El comunicado que emitió tanto REDIM como CADHAC ayer por la tarde, exige a las autoridades la investigación pronta e imparcial de los hechos.

Y agrega que debe reconocerse públicamente a las autoridades responsables de esta violación a los derechos humanos.