El titular de Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Pablo Gómez, señaló que era obligación de toda la ciudadanía votar en la revocación de mandato, que se realizó el pasado domingo.

A través de su cuenta de Twitter, el funcionario aseguró que la Constitución indica en el artículo 36.II que los ciudadanos tienen la obligación de votar en las consultas populares, mientras que el 38.I dice cuál es la sanción por no hacerlo.

“La ‘autoridad electoral’ nunca lo dio a conocer a la ciudadanía porque estaba en contra del procedimiento. No hubo todas las casillas porque el INE retuvo 1,360 millones en sus ilegales fideicomisos”, escribió en cuenta de Twitter.

La votación de comicios, consultas populares y procesos de revocación es uno de los derechos de la ciudadanía, pero también tiene la obligación de hacerlo conforme a las reglas establecidas y no cumplirlo puede causar que se le suspendan sus derechos ciudadanos reconocidos en la Constitución.

Algunos derechos ciudadanos son poder votar y ser votado, ejercer como funcionario público, libertad de asociación, entre otros.

¿Qué dice exactamente la Constitución?

El artículo 36, en su inciso III, señala que son obligaciones del ciudadano de la República “votar en las elecciones, las consultas populares y los procesos de revocación de mandato, en los términos que señale la ley”.

Mientras que el artículo 38 señala que infringir el 36 constitucional se sancionará con la suspensión de derechos políticos o prerrogativas.

Cabe mencionar que lo expuesto por Pablo Gómez es una interpretación de carta magna, pues nunca se han establecidos sanciones formales por abstenerse de votar.

Lee: Cierra cómputo de consulta revocación de mandato con 17.77% de participación ciudadana

¿La revocación de mandato fue un éxito o fracaso?

El referendo de este domingo para decidir si Andrés Manuel López Obrador continuaba o no ejerciendo como presidente, señala que la mayoría aprueba la administración de AMLO, pues casi el 92 por ciento votó por su permanencia.

Sin embargo, la consulta no atrajo a tantos mexicanos como para que su resultado fuera vinculante: participó menos del 18 por ciento del electorado, muy lejos del 40 por ciento requerido para que fuera de obligado cumplimiento.

En este sentido, la participación del domingo está muy lejos de los 30 millones que lo apoyaron cuando ganó las elecciones presidenciales.

Para este ejercicio de participación ciudadana, el INE contó con un presupuesto de mil 692 millones 500 mil pesos, por lo que sí ejerció todo y dado que hubo 16 millones 502 mil 636 votos, el precio de cada voto fue de 102.50 pesos.