¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional
doPlay

MORENA

Morena: dividir para vencer en proceso interno

Salvador Vega

Las distintas corrientes ideológicas al interior del Movimiento de Regeneración Nacional siguen sin conciliar el método de designación de la nueva dirigencia del partido. Un proceso interno que mantiene a los militantes divididos y amenaza con intensificar la fractura del instituto político de cara a las elecciones de 2021


Ene 28, 2020

La pugna entre las distintas corrientes ideológicas al interior del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) alcanzó nuevas dimensiones.

Este domingo 26 de enero, el partido mayoritario en el país celebró una sesión extraordinaria de su Consejo Nacional para la designación de un dirigente provisional.

Una decisión que significó la primera fractura grave del organismo y que dejó ver con claridad los dos grandes sectores en los que se divide actualmente Morena.

Por un lado, el ala encabezada por la presidenta del Consejo, Bertha Elena Luján Uranga y por el recientemente nombrado dirigente Alfonso Ramírez Cuéllar.

Mientras que por el otro, la secretaria general en funciones de presidenta, Yeidckol Polevnsky, afirma que su autoridad al frente del partido guinda se mantiene, por lo que llevará una impugnación ante el máximo tribunal en materia electoral.

Durante el mes de octubre de 2019, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) puso freno de mano al proceso interno del partido debido a la falta de certeza en el padrón, así como a las problemáticas que enfrentaban los militantes inscritos después de 2017 para participar en el proceso.

Esta decisión impactó la agenda del partido guinda y puso freno también al Congreso Nacional programado para finales de noviembre de ese mismo año.

El pasado 22 de enero, el TEPJF se volvió a pronunciar sobre el caso de Morena, anulando la sesión del Consejo realizada el 30 de noviembre y anticipando que la convocatoria hecha para una nueva sesión el 26 de enero quedaría sin validez.

Sin embargo, Luján Uranga y aproximadamente dos mil morenistas se dieron cita el pasado domingo en la Sala de Armas de la Magdalena Mixhuca en la Ciudad de México para definir al diputado federal Ramírez Cuéllar como su dirigente provisional.

“A mí me han designado para hacer una tarea, yo no quiero ni voy a perpetuarme un día más. Lo único que quiero sacar es esta tarea y creo que lo podemos hacer, entonces, los contendientes deben tener la seguridad, la certeza, que conmigo hay piso parejo”, expresó el nuevo representante del partido guinda en conferencia de prensa este lunes.

Alfonso Ramírez Cuellar defendió la legitimidad del proceso de este domingo y dijo que a la brevedad se podría impulsar la reforma a los estatutos partidistas para establecer el método definitivo para la elección de la dirigencia de Morena

Alfonso Ramírez Cuellar defendió la legitimidad del proceso de este domingo y dijo que a la brevedad se podría impulsar la reforma a los estatutos partidistas para establecer el método definitivo para la elección de la dirigencia de Morena

Alfonso Ramírez defendió la legitimidad del proceso de este domingo y añadió que a la brevedad se podría impulsar la reforma a los estatutos partidistas, a fin de establecer el método definitivo para la elección de la dirigencia.

“Yo ya me he comunicado con absolutamente todos (los aspirantes al proceso) y les he comentado que en mí tienen la garantía de imparcialidad. Yo no soy parte de ningún conflicto, todos los que aspiren a representar a Morena en los próximos tres años, quisiera que construyéramos el mecanismo (…) el método de elección no puede ser ya factor de división”.

También puedes leer: Polevnsky: Continuaré un año más al frente de Morena

Escala a tribunales

En entrevista para Reporte Índigo, la presidenta del Consejo Nacional de Morena enfatizó que el congreso extraordinario celebrado este domingo en la Ciudad de México cuenta con el peso estatutario y respaldo del quórum de militantes que marca la ley. Por lo que el siguiente paso es presentar la documentación, así como las firmas que avalan la decisión de la dirigencia provisional ante el Tribunal.

“El congreso Nacional que llevamos a cabo el día de ayer lo que va a hacer es dar certeza jurídica a Morena. Estábamos en un proceso de transición que anuló el cambio de dirigente y que nos obligó a reponer el proceso.

“Se eligió a la parte del Comité Nacional que estaba acéfala para poder completar la dirección y cumplir con los pendientes que tenemos”, indica Bertha Luján.

Sobre la división que existe en la actualidad por parte de las distintas alas morenistas, la titular del Consejo dijo que es necesario llegar a acuerdos sin la necesidad de rompimientos.

“Creo que es ahorita la oportunidad de que entre todos veamos los acuerdos y la unidad. Creo que el compañero Alfonso Ramírez es una persona con mucha experiencia política que viene del mundo político, pero mantiene una visión social que va a ayudar a formar estos puentes”.

En tanto, sobre la decisión de la secretaria general aún en funciones de presidenta de Morena, Yeidckol Polevnsky, de presentar una impugnación ante el TEPJF, Luján Uranga recalcó que serán las propias autoridades electorales las que decidan cuál procedimiento tiene mayor peso.

“Si ella va a judicializar el proceso, pues entonces será la autoridad quien tenga que determinar la razón. Acá lo que está haciendo la directiva que se nombró el día de ayer es presentar la documentación del congreso: la firma de la mayoría de los congresistas y el acta para demostrar la legalidad de este ejercicio”.

Morena Entre litigios

La problemática rezagada que el organismo político enfrenta desde 2019 no sólo ha desgastado la imagen del partido, sino que también lo pone en riesgo de rompimiento de cara al proceso electoral de 2021, el cual arranca el próximo mes de septiembre.

“Es lamentable que siga judicializándose hasta este grado el proceso de Morena. Lo que tenemos que hacer en el partido es política para construir acuerdos; no podemos (ni debemos) resolver todo en tribunales”, indica Sergio Gutiérrez Luna, diputado federal de Morena.

El legislador menciona que más allá de los pleitos personales entre facciones, se debe tomar en cuenta la sugerencia realizada en su momento por el fundador del partido, quien permanece apartado de los conflictos del organismo que lo llevó al poder.

“Somos de la idea que se debe respetar la sugerencia del presidente de que la dirigencia tendría que darse por encuesta. Yo creo que en política también debemos ser agradecidos y hay que reconocer que el partido tiene el nivel de aceptación y éxito gracias a una persona que es Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

“Esa es la herencia que se tuvo; ese partido en el que tenemos que ser congruentes y tomar en cuenta esa sugerencia. Si lo hubiéramos hecho desde hace meses, no estaríamos a estas alturas entre litigios”. dijo.

Gutiérrez Luna enfatiza que hubo muchos vicios en el proceso como asambleas improvisadas y conflictos que impidieron desahogar el tema de la nueva dirigencia. Por lo que recomienda realizar una reunión con los principales aspirantes al cargo a fin de enderezar el rumbo antes del mes de septiembre.

El mandato del Tribunal era que para este mes de enero, como máximo, se resolviera el tema de la dirigencia. Creo que ha habido también un poco de irresponsabilidad en la dirigencia que estaba (Yeidckol Polevnsky) para tomar con seriedad el tema y renovarla. No es válido tampoco estar pateando el bote para permanecer y que todo quede como está

- Sergio Gutiérrez Luna

Diputado federal de Morena

También puedes leer: Adiós a Polevnsky; Morena confirma a Ramírez Cuéllar como candidato a presidencia interina

Acumulación de factores del quiebre en Morena

En su conferencia mañanera del lunes 27 de enero, Andrés Manuel López Obrador confirmó su distancia de los asuntos partidistas.

Antes, y esto es un cambio importante, el presidente era el jefe político del partido que lo llevaba a la presidencia. Él decidía quién iba a dirigir el partido, de donde surgía el presidente. Eso ya no, yo no me ocupo de eso, yo estoy ahora representando a todos los ciudadanos de todos los partidos; no soy jefe del partido ni jefe de grupo ni jefe de camarilla

- Andrés Manuel López Obrador

Presidente de México

Sin embargo, estas declaraciones evidencian un problema aún mayor dentro del organismo político: la falta de soporte ideológico de cara a las próximas elecciones.

Para el doctor en derecho constitucional y ciencias penales, José Óscar Valdez Ramírez, la crisis que se avecina para el partido guinda va más allá de las asamblea fallidas o la acumulación de más de 456 juicios en contra del organismo pendiente de resolver.

“Morena no es un partido nacional, sino un movimiento que sirvió para que el presidente Andrés Manuel López Obrador lograra su cometido de llegar al poder. Pero el problema que ahora tienen va más allá porque estás hablando de un partido gobernante que tiene una división.

“Cada quién trae ya su corriente propia y el ‘botín de guerra’ son las elecciones intermedias. Morena no está peleando por los intereses del país, sino por las intermedias; para ver quién puede designar diputados, alcaldes y gobernadores y de esa manera salir fortalecidos para 2024”, comenta en entrevista para Reporte Índigo.

El jurista considera que el siguiente paso estará en manos del TEPJF para definir su postura sobre la situación de la actual dirigencia, esto con el objetivo de determinar cuál es la que tiene todavía la legitimidad en la organización.

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, mantiene su postura de no involucrarse en los asuntos partidistas del Morena a pesar de que militantes del instituto político se lo han solicitado

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, mantiene su postura de no involucrarse en los asuntos partidistas del Morena a pesar de que militantes del instituto político se lo han solicitado

“Morena es una radiografía de la división que existe en el país. Si ellos que tienen el poder están divididos, imagínate los demás. Es una descomposición que afecta a los demás partidos también”.

El TEPJF deberá definir su postura sobre la situación de la actual dirigencia con el objetivo de determinar cuál de los dos bandos tiene la legitimidad en la organización

También puedes leer: AMLO sobre conflictos entre grupos de Morena y Yeidckol Polevnsky: “No intervendré”

Hueco estructural

Desde la mirada del doctor José Óscar Valdez, Morena aún depende de la figura del mandatario nacional para sostenerse como una opción válida para los comicios federales del próximo año, mientras que el presidente no depende más del partido que creó para ganar autoridad ante la mirada de los mexicanos.

“Lo que está haciendo el presidente de la República obviamente le afecta a Morena porque a final de cuentas, adentro del partido no hay otra figura que se posicione a lado de López Obrador. Entonces el partido se va a quedar sin candidatos y la gente se va a dar cuenta de que los integrantes de Morena únicamente son simpatizantes de López Obrador”, explica.

Además, Valdez Ramírez acusa que los legisladores morenistas han dejado mucho que desear, lo que también puede traer repercusiones en los comicios de 2021.

“En el legislativo Morena nos ha quedado mucho a deber a los mexicanos. Se han hecho muchas barbaridades y aprobado cosas que van en contra de las propuestas de campaña. La factura se las van a pasar el año que entra en las intermedias y eso el presidente lo sabe”.

Morena aún depende de la figura de López Obrador para sostenerse como una opción válida para lo electores durante los comicios federales del próximo año

Vicios de Origen

La incapacidad de conciliación que demuestran las distintas alas que aspiran a la dirigencia de Morena desde 2019 se hizo patente durante los últimos tres meses. Etapa en la que los acuerdos, las decisiones y las voces que han lanzado convocatorias no han conseguido la unidad de la militancia.

Para el integrante del Consejo y aspirante a la titularidad del Comité Ejecutivo Nacional del partido, Alejandro Rojas Díaz Durán, tanto las convocatorias lanzadas por Luján Uranga como la inacción de Polevnsky representan errores graves que atentan contra los fundamentos de la organización.

Estas decisiones están creando un monstruo de dos cabezas en Morena. No lo podemos permitir porque estas acciones son salirse de la legalidad estatutaria; para empezar no existe la figura de presidente provisional dentro del estatuto y, por el otro lado, la secretaria actual en funciones de presidenta está a punto de caer en desacato oficial a finales de este mes

- Alejandro Rojas Díaz Durán

Aspirante a la titularidad del Comité Ejecutivo Nacional de Morena

El también senador suplente de Ricardo Monreal explica que la resolución por parte del Tribunal Electoral fue que en 90 días (a partir del mes de octubre), las autoridades del partido tenían que cumplir con el proceso de credencialización de sus integrantes para garantizar la integridad de su padrón. Algo que hasta el momento no se ha cumplido a pesar de que el plazo expira esta misma semana.

Alejandro Rojas Díaz informó que a más tardar este jueves presentará una denuncia por incumplimiento del proceso de registro de la militancia

Alejandro Rojas Díaz informó que a más tardar este jueves presentará una denuncia por incumplimiento del proceso de registro de la militancia

“Tenemos una presidencia patito y una presidencia a punto de entrar en desacato. El TEPJF sentenció que todas las decisiones emanadas de un Consejo Nacional ampliado, figura que no existe en el estatuto, son antiestatutarios y por lo tanto ilegales. Hay un vicio de origen.

“Y aunque (la sesión extraordinaria de este domingo) hubiera contado con una mayoría, el Tribunal no permite que en Morena haya proceso electivo en tanto no se cumpla con la sentencia de integrar un padrón. Por lo tanto ambas dirigentes, en este caso Bertha Luján que es presidenta del Consejo Nacional y Yeidckol están en la ilegalidad estatutaria”, afirma.

El aspirante al cargo comenta que a más tardar este jueves presentará una denuncia por incumplimiento del proceso de registro de la militancia, esto a la par de solicitar a las autoridades electorales que obliguen a Morena a convocar a elecciones abiertas.

Más allá de los conflictos entre Luján y Polevnsky, existen otras corrientes dentro de Morena que evidencian que ambas dirigencias han incurrido en faltas a los estatutos internos

“Morena no es un club privado en donde pueden hacer lo que se les dé la gana. Tienen que hacer lo que la ley manda; aquí lo malo es que ambas dirigentes están enredando a Morena y sumiéndola en una crisis mayor que, evidentemente, va a ocasionar un daño por el espectáculo bochornoso que están dando”.


Notas relacionadas

Jun 25, 2020
Lectura 2 min

May 23, 2020
Lectura 2 min

Mar 19, 2020
Lectura 5 min

Feb 27, 2020
Lectura 3 min

Comentarios