Las fuerzas armadas viven un momento de gloria tras la neutralización de criminales como Joaquín “El Chapo” Guzmán y Nazario Moreno alias “El Chayo”.

A año y medio del inicio del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, el Ejército, Fuerza Área y Marina se encuentran en su “luna de miel”. 

La fricción y viciada relación entre las fuerzas armadas (Sedena y Semar), y entre el aparato de seguridad nacional, “esta vez es diferente”, dijo a Reporte Indigo uno de los comandantes galardonados por el presidente ayer con la Mención Honorífica.

Agregó que lo mismo pasa con los mandos civiles, con los que, dice el galardonado, “tienen mejor entendimiento las Fuerzas Armadas”.

Buena racha

Al entregar 19 Menciones Honoríficas a comandantes de unidades del Ejército, Fuerza Aérea y Marina, el presidente Peña Nieto aseguró que “gracias al trabajo y a la coordinación con otras instituciones, varios de los delincuentes más peligrosos y buscados en México y en el mundo, ya no son una amenaza para las familias y comunidades del país”.

Durante la ceremonia celebrada en las instalaciones de la Secretaría de Marina Armada de México, dijo que las fuerzas armadas se encuentran a la altura de los desafíos de seguridad en el país, se han mantenido en el cumplimiento de los derechos humanos y han ampliado sus capacidades en materia de inteligencia.

Adelantó que plantea actualizar la política nacional de defensa, para poder fortalecer las capacidades de defensa e inteligencia. La declaración deja entrever que el Ejército y la Marina podrían tener más recursos.

Peña Nieto dijo que “estar en las filas de nuestras Fuerzas Armadas, vestir su uniforme, portar sus insignias, significa tener como bandera las mejores causas y los más altos ideales de nuestra sociedad”.