"Se ha recrudecido (la violencia), pero no en San Pedro, en otros lados, entiendo que anoche se llevaron a Enrique Barrios, de Monterrey".

30 de mayo de 2010


"El otro (“El Chico Malo”) también era medio oficial. Ellos sabían que lo tenía, pero ahora ya no fue, entonces para los próximos, mejor dénmelo ustedes"

26 de marzo de 2010


"Lo que me acabo de enterar ahorita, que sí me da mucha lástima, es que acaban de secuestrar a Hernán Belden, al diputado, en Santa Catarina, hace una hora"

7 de septiembre de 2012


"Reto al procurador a madrazos, a ver cuántos aguanta, a que me firma lo que yo quiera"

13 de junio de 2012


"Si yo dije su nombre y lo ventilan, está para que corran al procurador por hocicón y al gobernador por imprudente". 

18 de septiembre de 2012

Para muchos Mauricio Fernández pasará a la historia como un alcalde fuerte, polémico, que como prometió hace tres años en su toma de protesta, agarró el toro por los cuernos y enfrentó al crimen incluso violando la ley.

Sin embargo, para otros el munícipe de San Pedro deja una delicada herencia de asuntos inconclusos de su administración y además una plaza caliente amenazada por los cárteles de la droga que se disputan la ciudad.

Hoy, a días de que concluya su trienio y entregue la Alcaldía a Ugo Ruiz, las cuentas pendientes de Fernández salen a flote y su principal proyecto de campaña –el blindaje en seguridad- llega desgastado y cada vez más frágil.

En la cartera de asuntos pendientes de Mauricio se encuentra el polémico y controvertido Grupo Rudo y sus vínculos con el Cártel de los Beltrán Leyva, además de una corporación policial que está bajo la sospecha de estar infiltrada por el crimen organizado.

La lista incluye una deuda sin precedentes por sus proyectos público-privados (APP’s), autorizaciones irregulares en desarrollo urbano como el caso de El Alear y Del Ángel Residencias, y la polémica permuta de los terrenos que su familia tiene en el Planetario Alfa.

Lo que sí es seguro, es que Mauricio Fernández seguirá siendo noticia una vez que concluya su gestión. Hoy y siempre.

Grupo “especial” fue descalificado

Si hay un tema que puso a Mauricio Fernández en medio de dos grandes sectores de la población, uno avalándolo y el otro odiándolo, fue el de Los Chicos Rudos con atribuciones por encima de la ley.

Y fue así a tal grado, que en un principio muchos sampetrinos estaban de acuerdo en que pacto o no, con delincuentes, Los Rudos mantuvieran el famoso “blindaje” del munícipe.

Pero luego, parte de esa gente que defendía la estrategia de Fernández cambió de parecer, debido a que estos Rudos cometieron algunos abusos de autoridad y varios fueron detenidos por la Marina.

Todo estalló el 15 de marzo de 2010, cuando buscaban a Alberto Mendoza Contreras alias “El Chico Malo” en un domicilio de Santa Bárbara.

Pero en lugar del delincuente ligado a Los Beltrán Leyva, las autoridades encontraron 8 kilos de cocaína en esa casa ubicada muy cerca de la Presidencia Municipal.

Y a los tres días la Marina ahora sí detuvo a Mendoza Contreras, quien refirió trabajar como informante para el alcalde de San Pedro. Ese fue el principio del fin de la confianza que muchos depositaron en Los Rudos.

Prometió blindaje que resultó fallido

Una vez tras otra el blindaje en seguridad que ofreció implementar el alcalde Mauricio Fernández para San Pedro fue vulnerado por el crimen y la delincuencia.

En estos tres años en San Pedro, el municipio más seguro de México e incluso que ciudades de Estados Unidos según la propaganda del munícipe, hubo ejecuciones.

Pero también hubo secuestros, extorsiones y una ola de robos  a casas-habitación y de automóviles.

Hechos que según Mauricio Fernández no ocurrían en San Pedro.

Ofreció un San Pedro de ensueño, pero terminó convertido en una pesadilla para muchos sampetrinos que, incrédulos, tuvieron que resignarse a que no estaban ajenos al clima de inseguridad del resto de la ciudad.

El blindaje propuesto por Fernández para San Pedro fracasó, no sólo en lo referente a la estrategia policial para prevenir delitos, sino también en el proyecto de infraestructura que en materia de seguridad impulsó el alcalde.

A días de que concluya su administración de tres años, Fernández no pudo siquiera comenzar las obras de construcción de los dos cuarteles de segurida,d proyectados en Valle Oriente y en la avenida Díaz Ordaz.

Estas dos obras, que serán financiadas a través de esquemas de Asociación Público- Privada (APP’s), comprometerán las finanzas municipales por 15 años, por alrededor de 800 millones de pesos que tendrá que pagar el municipio a las empresas Garza Ponce y Dycusa, que construirán y equiparán estos dos inmuebles.

Fernández ha justificado el retraso de estas obras alegando que su proyecto de blindaje es un proceso y que deberá ser concluido por las siguientes administraciones.

El proyecto  San Pedro Net, adjudicado de manera directa a la empresa TICSA, también ha presentado retrasos y su avance hasta el momento es poco relevante considerando que el plan es colocar mil 120 cámaras de videovigilancia en el municipio.

Fernández tomó decisiones polémicas en el tema de seguridad a lo largo de sus tres años de alcalde.

Una de ellas fue mantener a Camilo Cantú, primero como secretario de Seguridad Pública y después como su asesor, a pesar de no haber pasado las pruebas de control de confianza.

En el 2010, tres escoltas asignados a la seguridad de  Camilo Cantú fueron levantados por un comando armado y nunca se supo nada más de ellos. Entre ellos un yerno del secretario.

Fernández también se negó a despedir a cerca de 30 elementos de la Policía de San Pedro, quienes no pasaron las pruebas de control de confianza.

Los hechos violentos y de alto impacto ocurridos en el municipio se volvieron más frecuentes durante la gestión de Fernández, quien nunca aceptó la vulnerabilidad de su blindaje de seguridad.

La violencia no sólo afectó a los habitantes de San Pedro, sino también a los elementos de policía y tránsito sampetrinos.

El 20 de julio de 2011, un agente de Tránsito fue acribillado en el cruce de Calzada del Valle y Calzada San Pedro.

Uno de los presuntos autores de la ejecución, Romel Alán Treviño Villarreal, identificado como “El Comandante Azero”, fue ejecutado al día siguiente en la Calzada San Pedro frente a una casa de cambio.

Los sampetrinos sufrieron una ola de secuestros, plagios, extorsiones y robo de vehículos durante los tres años de Mauricio.

El más notable fue el perpetrado apenas el pasado 7 de septiembre, cuando un comando armado privó de la libertad a tres sampetrinos en el sector de Fátima, incluyendo un sobrino del alcalde de San Pedro y otro del ex gobernador Fernando Canales.

Los familiares de los panistas fueron liberados con vida al día siguiente, sin embargo, David Villarreal apareció muerto cuatro días después cerca del Puente Miravalle.

En el trienio de Fernández los vecinos de sectores residenciales como  Olinalá y Palmillas, denunciaron una ola de robos en casa habitación que nunca se había presentado en estas zonas exclusivas de San Pedro.

Heredará descontrol urbano para próxima administración

El descontrol urbano dejó huella en la administración de Mauricio Fernández por graves irregularidades cometidas en diversos desarrollos inmobiliarios.

Los complejos multifamiliares El Alear y Del Ángel Residencias, edificados con anomalías sobre la avenida Roberto Garza Sada, tuvieron la aprobación del secretario de Control Urbano Aldo Decanini, quien le dio “en la torre” a ordenamientos estatales y municipales.

En ambos desarrollos se incumplió la cesión del 17 por ciento de áreas municipales, equivalente a 3 mil 332 metros cuadrados.

Este incumplimiento ocasionó un perjuicio al patrimonio del Ayuntamiento superior a los 26 millones de pesos, según una consulta externa del abogado Luis García Santos.

El perjuicio y otras irregularidades también fueron señaladas por funcionarios municipales en documentos internos de la administración, que confirmaron las conclusiones del dictamen externo.

A pesar de estos señalamientos, Fernández aseguró que el Cabildo sampetrino autorizó con toda legalidad las obras.

El munícipe además defendió al secretario Decanini, quien según el dictamen externo se excedió en sus facultades al otorgar licencias irregulares de construcción y uso de suelo para ambos desarrollos.

De acuerdo con la misma consulta, los complejos también se excedieron en las alturas máximas permitidas, las licencias nunca fueron dictaminadas ni autorizadas y uno de los desarrollos se construyó sobre dos terrenos fusionados sin la aprobación del Cabildo sampetrino.

Los casos de El Alear y Del Ángel Residencias se suman a la polémica permuta de terrenos del Planetario Alfa por predios en la avenida Díaz Ordaz, donde el edil pensaba construir un cuartel de seguridad.

El intercambio vino acompañado con el Plan de Desarrollo Urbano Municipal de San Pedro 2030, que está en proceso de aprobación y representa otra de las asignaturas pendientes de la administración entrante.

La aprobación del Plan podría derivar en un conflicto de intereses, porque se contempla dotar de usos mixtos los terrenos donde está actualmente el Planetario Alfa, propiedad de la familia del alcalde.

Parquímetros

El proyecto inicial de asociación público-privada para instalar parquímetros en San Pedro fue otro de los planes fallidos de la administración de Fernández.

El Cabildo sampetrino adjudicó en diciembre de 2010 a un consorcio conformado por Iberparking, Operadora Central de Estacionamientos, y Exploraciones y Triturados del Pacífico, la licitación para construir tres estacionamientos subterráneos e instalar 3 mil 579 parquímetros.

Sin embargo, irregularidades en el proceso de licitación hicieron que el 5 de julio de este año el Cabildo revocara la licitación con un valor de 300 millones de pesos en un periodo de 30 años.

Una vez que se dejó sin efecto la licitación, el pasado  7 de septiembre el Cabildo asignó de manera directa a la empresa San Pedro Meters un proyecto para operar 140 aparatos digitales que regularán 2 mil 528 espacios de estacionamiento en el Centrito Valle y el casco municipal.

Éste no incluye la construcción de estacionamientos subterráneos, pero el esquema de Asociación Público-Privada prevé que después de 15 años la empresa ceda los aparatos al patrimonio de San Pedro.

La deuda que recibirá Ugo

Los compromisos que heredará Mauricio Fernández a su sucesor Ugo Ruiz en la Alcaldía de San Pedro también son financieros.

El presidente municipal electo, que tomará protesta el 31 de octubre, tendrá que hacer frente a una deuda de más de mil 200 millones de pesos que Fernández contrató para sus polémicas obras se Asociación público-Privadas (APP’s).

Ruiz tendrá que comenzar a pagar a la constructora Dycusa parte de los 550 millones de pesos que costará la construcción del cuartel de seguridad en la avenida Díaz Ordaz.

También otra parte de los 300 millones por el edificio de Valle Oriente a Constructora Garza Ponce.

El proyecto San Pedro Net, que consiste en la instalación de mil 120 cámaras de videovigilancia, es otro de los proyectos inconclusos que dejará Fernández al próximo presidente municipal.

Ugo Ruiz también tendrá que pagar en su administración una parte de los 448 millones del contrato a 15 años que firmó Fernández con la empresa Thousand International Companies (TICSA).

Fernández hereda también una deuda de 372 millones de pesos de largo plazo.

Este monto que representó un incremento del 50 por ciento con respecto a los pasivos que el alcalde recibió en el 2009, de parte de la administración de Fernando Margáin.

Ruiz tendrá que reservar de su presupuesto anual más de 80 millones de pesos para cumplir con los pagos por la construcción y operación de los edificios de seguridad de Díaz Ordaz y de Valle Oriente, además del pago por la renta de las cámaras de seguridad instaladas en el municipio.

También hay obras públicas de Fernández que están en proceso y que por los plazos tendrán que ser concluidas durante la gestión de Ruiz.

Una de ellas es la controvertida obra Emblema de San Pedro, el paseo que unirá a Fuentes del Valle con Plaza Fátima, que terminó costando 300 millones de pesos y no los 120 millones presupuestados originalmente.

Rudezas y complicidades

Desde que asumió, Mauricio Fernández dijo que tomaría al toro por los cuernos y creó un Grupo Rudo para combatir al crimen, pero varios de ellos fueron detenidos o hasta eliminados.

También hubo mensajes para el alcalde implicándolo con grupos del crimen organizado.

15 de marzo de 2010

Es cateado el domicilio de Santa Bárbara 401. Ahí los militares buscaban a Alberto Mendoza Contreras “El Chico Malo”, pero éste alcanzó a fugarse. Sin embargo, encuentran 8 kilos de cocaína.

18 de marzo de 2010

Ahora sí es detenido por La Marina Mendoza Contreras “El Chico Malo” y Mauricio Fernández reconoce públicamente que era su informante.

28 de marzo de 2010

Es detenido Francisco Javier Ibarra Barrón, asesor jurídico del entonces subsecretario de Seguridad, Luis Cortés Ochoa. Lo aprehenden con cuatro policías sampetrinos, por emboscar al Ejército para tratar de rescatar al narcotraficante Indalecio Monárrez Pérez, encontrado en posesión de 13 kilos de cocaína en San Pedro.

26 de marzo de 2010

Muere el ex policía de San Pedro Roberto Velázquez Amador alias “La Piña”, en un enfrentamiento con el Ejército. Era uno de los operadores de Los Beltrán Leyva.

26 de junio de 2010

La Marina detiene a Francisco Martínez Cárdenas, hijo del ex gobernador Alfonso Martínez, porque era quien reunía el dinero del derecho de piso de los antros para proveer al Grupo Rudo.

9 de julio de 2010

La Marina aprehende al “Chico Rudo” y ex policía de San Pedro Rafael Valdés Aviñaga alias “La Pantera”, operador de Los Beltrán Leyva.

31 de julio de 2010

En un enfrentamiento entre el Ejército y delincuentes en plena avenida Madero de Monterrey, muere un sicario y otros dos son heridos, entre ellos Javier Hernández García, ex escolta de Mauricio Fernández.

4 de Noviembre de 2010

Apenas tres horas después de que el alcalde de San Pedro rindió su Primer Informe, su jefe de escoltas, Carlos Reyes Almaguer, es asesinado a balazos en la colonia Camino Real, en Guadalupe.

2 de febrero de 2011

En un decomiso de la Marina, en unos departamentos de Juárez y Vasconcelos, muere Adrián Núñez Hernández, ex policía y ex escolta de Mauricio Fernández.

24 de febrero de 2011

Es asesinado Luis Cortés Ochoa, ex subsecretario de Seguridad de San Pedro y líder del Grupo Rudo de Mauricio Fernández.

20 de julio de 2011

Asesinan a un agente de Tránsito en pleno Paseo de los Duendes, en Calzada San Pedro y Calzada del Valle. Los delincuentes dejan un mensaje dirigido al alcalde: “Saludos a los nuevos jefes, aquí estamos. Juanito y Chuyito, pónganse al tiro porque nos van a conocer. Mauri, vamos a jalar parejo, qué no. Atentamente: Comandante Azero”.

19 de octubre de 2012

Aparecen mantas en distintos puntos del área metropolitana en las que señalan que Mauricio es amigo de Héctor Beltrán Leyva “El H” y de Miguel Ángel Treviño “Z-40”. Y advierten que el munícipe tendrá un fin igual al de ellos.