"Los judas que yo denuncié son panistas y están dentro de Acción Nacional. No puedo saber si apoyaron a Alfaro. Nunca reconocí eso"

Héctor Álvarez Contreras

Expanista que busca la alcaldía de Zapotlanejo por MC

http://youtu.be/vaWPWOrMal4

El proyecto de Enrique Alfaro, precandidato de Movimiento Ciudadano (MC) a la alcaldía de Guadalajara, se opaca cada vez más por la apertura de su partido a cuestionables figuras de la política local, la mayoría panistas, ligadas al exgobernador de Jalisco, Emilio González Márquez.

La renuncia y expulsión de piezas panistas que transitaron al partido naranja dan muestra de que en el proyecto alfarista todos caben. 

Y hay desde figuras tan respetadas al interior del Partido Acción Nacional (PAN) como Macedonio Tamez Guajardo (exalcalde de Zapopan), hasta personajes polémicos como Héctor Álvarez Contreras (quien fue coordinador de campaña del excandidato panista al Gobierno del Estado, Fernando Guzmán Pérez Peláez).

Aunque Alfaro y la cúpula que dirige a MC en la entidad se han empeñado en decir que el partido tiene puertas abiertas a todos los “ciudadanos libres”, la inclusión de expanistas ha generado opiniones críticas, sobre todo en redes sociales.

Bloque para cambiar de bando

Desde el surgimiento en el Congreso de Jalisco del conocido Grupo de los Nueve (G-9), la prensa local siguió los pasos de los legisladores del PAN que decidieron hacer un frente común con los cinco diputados estatales de MC, contra la mayoría priista parlamentaria.

Al tiempo, el primero en dar el paso decisivo de azul a naranja fue Ricardo Rodríguez Jiménez, quien desde febrero del 2013 se había declarado diputado independiente. 

Ya expulsado del PAN en 2014, se unió a la fracción legislativa de MC, a la que calificó como “la mejor opción”.

Ricardo Rodríguez fue secretario general del Comité Directivo Estatal del PAN cuando su dirigente era Eduardo Rosales, un panista con el que Enrique Alfaro y el exconsejero electoral estatal, Víctor Hugo Bernal, crearon la empresa inmobiliaria Ocean View.

Después de Rodríguez siguió Alberto Esquer Gutiérrez, hoy aspirante a la candidatura de MC por Zapotlán El Grande, municipio del sur de Jalisco.

Esquer, excoordinador en Jalisco de la candidata presidencial del PAN, Josefina Vázquez Mota, presumió en 2012 su estrecha relación con el exmandatario Emilio González Márquez, para alcanzar la diputación local que disputó al grupo político del senador panista por Jalisco, José María Martínez Martínez.

Otro miembro del G-9 que dejó su militancia panista para convertirse en “ciudadano” fue Víctor Manuel Sánchez Orozco, también cercano al exgobernador blanquiazul. 

Hoy es aspirante a la candidatura por una diputación federal por el distrito 14, bajo las siglas de MC.

Joven camaleónico

Quien desde agosto pasado mostró sus coincidencias políticas con MC fue Alejandro Hermosillo González, fundador de La Cantera, un grupo juvenil al interior del PAN en cuyas filas se encontraba Jesús González Guzmán, hijo mayor de Emilio González Márquez.

El grupo duró poco más de un año y en 2013 la mayoría de sus integrantes creó la asociación civil Altavoz, que ha defendido el discurso de los legisladores locales de MC en varios temas, como el de las multas irregulares por estacionómetros en Guadalajara. En los dos últimos años de la administración pasada fungió como director del Instituto Jalisciense de la Juventud.

En julio del 2014 fue designado delegado de Jóvenes en MC. Hoy es precandidato a diputado local por ese mismo partido para el distrito 8 local, que alberga a colonias de clase media y alta de la Zona Metropolitana de Guadalajara que hasta antes del 2012 se inclinaba por el PAN.

Expromotor de Emilio

El exalbiazul Jonadab Martínez García, titular del servicio de autobuses semiarticulados del Sistema de Tren Eléctrico Urbano durante la administración de Emilio González Márquez, hoy compite por un cargo con el halo de Movimiento Ciudadano.

Martínez se dio a conocer a nivel nacional en marzo del 2011 cuando lanzó un video en redes para promocionar a González Márquez para la presidencia de la República en 2012.

Martínez García hizo pública su simpatía con el grupo juvenil La Cantera. Actualmente es precandidato a diputado federal por el distrito 11, mismo que tiene amplias posibilidades de ganar por su pertenencia a la iglesia de La Luz del Mundo, cuyos adeptos se concentran en el distrito al que aspira representar el expanista.

Otro de los recién llegados a MC es uno de los fundadores de La Cantera y de Altavoz, Marcelino González García, hijo de Samuel González Márquez, hermano del exgobernador de Jalisco .

Pragmatismo político

“Estos cabrones traidores se tienen que ir del partido”, señalaba en 2012 Héctor Álvarez Contreras, entonces coordinador de campaña de Fernando Guzmán, el panista que perdió ese año la gubernatura ante el PRI.

Álvarez acusó que varios colaboradores de González Márquez habían traicionado al PAN y jugado a favor de Enrique Alfaro, quien quedó como segundo ante el actual gobernador de Jalisco, el priista Aristóteles Sandoval Díaz.

Pero el 9 de junio del 2014, las traiciones se le olvidaron a Héctor Álvarez. Ese día abandonó las filas del PAN e hizo pública su adhesión al proyecto de Enrique Alfaro para ir por la alcaldía de Zapotlanejo.

En tanto, Macedonio Tamez, exalcalde de Zapopan, renunció a su militancia de 40 años en el PAN. 

Y aunque sonaba como la carta fuerte de MC para la alcaldía de Zapopan, al final le fue dada la precandidatura por una diputación federal por el distrito 10 del municipio, un bastión importante para los panistas.

Aliados cercanos

Uno de los supuestos “traidores” a la causa panista en 2012 fue Diego Monraz Villaseñor, secretario estatal de Vialidad en el sexenio pasado.

En 2014  se sumó a la causa de MC. Después de negociaciones para ser el candidato de ese partido para el municipio de Zapopan, al final declinó por la precandidatura de Pablo Lemus, un empresario local.

En su devoción por el proyecto de Enrique Alfaro, en junio pasado declaró al diario local El Informador: “si Maquío viviera con Alfaro estaría”.

A MC también llegó Alejandro Monjarás, hijo del  exsecretario particular de Emilio González.

“Vayamos a conquistar las almas,  vayamos a conquistar las voluntades: ni copetones, perfumados y afeminados, pero tampoco pelones engreídos, que creen que pueden hacer las cosas sin ningún esfuerzo”, criticaba hace unos años Raúl Monjarás, padre de Alejandro.