Decenas de niñas, niños y adolescentes acostados en colchonetas con mantas de aluminio en centros de detenciones. Dos niñas siendo arrojadas por el muro que divide México y Estados Unidos. Un niño encontrado por un patrullero en medio del desierto. Estas son algunas de las escenas más recientes que muestran la gravedad de la crisis migratoria y humanitaria en la frontera norte.

En México se vive la que está encaminada a ser la peor crisis migratoria de los últimos años. A poco más de 12 meses del inicio de la pandemia de COVID-19, se registra un récord en el número de migrantes que viajan en oleada por el país para llegar a Estados Unidos, entre ellos miles de menores no acompañados.


Los factores que los obligan a huir y atravesar México —que se ha convertido en uno de los países más peligrosos de la región— son multifactoriales, aunque dos son los principales: la pobreza y la violencia que hay en sus naciones, la mayoría ubicadas en Centroamérica

Eunice Rendón, coordinadora de Agenda Migrante, dice que todo indica que los números seguirán al alza, ya que según las cifras de la Patrulla Fronteriza, en enero fueron detenidos cerca de 64 mil migrantes, en febrero fueron poco más de 100 mil y marzo cerró con más de 170 mil.

Además, las autoridades fronterizas de Estados Unidos han registrado a más de 47 mil menores no acompañados en los últimos seis meses, tendencia que de seguir así superará a los más de 76 mil que llegaron en 2019 al país vecino, cuando Donald Trump aún era presidente.

A esta situación se suma la cifra récord de migrantes que han solicitado refugio en México en el primer trimestre del 2021. De enero a marzo hubo 22 mil 606 peticiones, un 221.3 por ciento más que en el mismo periodo del 2020, según datos de la Comisión Mexicana de Ayuda a los Refugiados (COMAR).

Crisis Migratoria Problema de antaño

Eunice Rendón, coordinadora de Agenda Migrante, explica que este tema no es nuevo y tiene mucho tiempo sucediendo, pero uno de los principales cambios en el último año es que también ha aumentado el número de migrantes mexicanos que buscan llegar a Estados Unidos.

“Nuevamente hay una migración mexicana que no veíamos desde hace 10 años, de hecho, de continuar con la tendencia, desde mediados del año pasado hasta ahora, cerca de 40 mil mexicanos han sido detenidos por la Patrulla Fronteriza, a diferencia de años anteriores que no llegaban ni a 15 mil”, dice.

La administración de Joe Biden, presidente de Estados Unidos, envió a su llegada los mensajes equivocados de que hay una mayor apertura, sin embargo, los traficantes usan esto con los migrantes que tratan de huir por la falta de oportunidades y la inseguridad.

En 2019, cuando Donald Trump lanzó su programa “Permanecer en México”, que obligaba a los solicitantes de asilo a esperar en territorio nacional mientras se atendían sus solicitudes en tribunales de Estados Unidos, el flujo se redujo. Además, también suspendió el ingreso de los menores no acompañados.

Sin embargo, luego de que Biden suspendiera este programa —criticado por ser violatorio de los derechos humanos y de principios internacionales sobre el refugio en materia migrante—, miles de personas más comenzaron a viajar nuevamente, con la idea equivocada de que tendrán más oportunidades de ingresar, pero no es así.

“Por un lado sí está terminando con ese programa inhumano, al que todo el mundo criticó en su momento, que es el de “Remain in Mexico”, pero por el otro lado también está haciendo un uso indiscriminado de una política que implementó Trump, que es el Título 42.

“¿Qué significa esto? Que nos está regresando a cientos de migrantes cada día sin ningún papeleo oficial, es decir, los arrojan prácticamente en la frontera y los dejan del lado mexicano, esto es una acción que puso en marcha Trump que se basa en motivos de la salud pública con el pretexto de la pandemia”, explica.

Escapar del hambre y la pobreza

A diferencia de Trump, el gobierno de Biden mantiene a los menores no acompañados bajo su custodia, lo que también ha ocasionado una crisis en ese país, pues no hay abasto suficiente en los centros de detención migratoria para niños.

Sobre el tema de los menores no acompañados, Rendón explica que hay dos puntos, uno es que muchos niños ya tienen a algún familiar en Estados Unidos y buscan reencontrarse con él; mientras que otros huyen por razones como el hambre, el cambio climático y la violencia que se da en países como Guatemala, Haití o El Salvador, por lo que no piensa que la migración disminuya pronto.


Cuando hay riesgo de perder la vida en su lugar de origen, las personas prefieren arriesgarse en el camino, aunque a lo mejor no los dejen entrar a otra parte, antes que quedarse en su país

Eunice Rendón

Coordinadora de Agenda Migrante

“Otra cosa que es una realidad es que también muchos de estos migrantes salen de toda esta población de pobreza, violencia, etcétera y no conocen a ciencia cierta todo lo que van a vivir y a sufrir en el camino, esto ya lo van aprendiendo a medida que van pasando las diferentes etapas de la migración”, cuenta.

Continúa leyendo:

México, país de tránsito y refugio para migrantes