El negocio del fierro viejo tiene una sola voz: “Se compran colchones, tambores, refrigeradores, estufas, microondas o algo de fierro viejo que venda…”