¿La debacle de los Cárdenas Guillén?

La detención de Mario “El Gordo” Cárdenas Guillén podría significar la desaparición del legado Cárdenas Guillén dentro del Cártel del Golfo.

Tras la detención de Rafael “El Junior” Cárdenas en Texas el año pasado, sobrino de Osiel Cárdenas, este hecho representa un duro golpe a la facción del Cártel del Golfo –”Los Rojos”– que juró lealtad a los Cárdenas.

Misma facción que se encontraba en un ríspido desencuentro con otro grupo al interior del la organización: “Los Metros”.

Comparte esta nota
Las autoridades llevan meses estipulando que “El Coss” ganaba cada vez más terreno en la organización

La detención de Mario “El Gordo” Cárdenas Guillén podría significar la desaparición del legado Cárdenas Guillén dentro del Cártel del Golfo.

Tras la detención de Rafael “El Junior” Cárdenas en Texas el año pasado, sobrino de Osiel Cárdenas, este hecho representa un duro golpe a la facción del Cártel del Golfo –”Los Rojos”– que juró lealtad a los Cárdenas.

Misma facción que se encontraba en un ríspido desencuentro con otro grupo al interior del la organización: “Los Metros”.

Los “Metros” son liderados por un antiguo capo que cuenta con gran liderazgo dentro del cártel. Se trata de Jorge Eduardo Costilla Sanchez, alias “El Coss”.

Por ello, la reciente aprehensión de Mario Cárdenas prácticamente representa la toma de control de Costilla Sánchez como máximo líder del Cártel del Golfo.

Las autoridades mexicanas y estadounidenses llevan meses estipulando que “El Coss” ganaba cada vez más terreno en la organización. 

Toda vez que la sangrienta guerra del CDG contra Los Zetas debilitó la estructura jerárquica del cártel, sobre todo al círculo cercano a los Cárdenas.

Quienes a su vez supuestamente fueron los causantes de la ruptura con Heriberto Lazcano Lazcano, lider de facto de Los Zetas en 2004.

Detención entre dos fuegos

La Marina-Armada de México presentó al líder del Cártel del Golfo, Mario Cárdenas Guillén, quien tomó el control de esa organización criminal luego de que su hermano Ezequiel Cárdenas, alias “Tony Tormenta”, fuera abatido en un enfrentamiento contra la Semar, en noviembre de 2010. 

Antes de Ezequiel Cárdenas, su hermano Osiel Cárdenas dirigió el cártel, hasta que fuera puesto preso en marzo de 2003 y luego extraditado a Estados Unidos.

Mario Cárdenas, supuesto narcotraficante conocido en el hampa bajo los alias de “El M-1” o “El Gordo”, fue presentado en las instalaciones de la SIEDO la tarde de ayer. 

La Secretaría de la Marina informó que el aseguramiento de este presunto capo tuvo lugar tras una operación efectuada por personal de Infantería, el lunes, en la ciudad de Altamira, Tamaulipas.

Durante la detención se aseguraron diversas armas y objetos: un arma larga, tres cargadores con 30 cartuchos útiles cada uno, dos granadas de fragmentación, 129 mil 700 pesos en efectivo, así como equipos de comunicación, un vehículo y cuatro envoltorios pequeños con polvo blanco. 

Asímismo, se aseguraron tarjetas bancarias, de tiendas departamentales y diversas identificaciones.

El detenido fue trasladado a la Ciudad de México y puesto a disposición ante el Agente del Ministerio Público de la Federación adscrito a la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) de la PGR.

Preso por segunda vez

No es la primera vez que Mario Alberto Cárdenas Guillén cae en las manos de la justicia. 

Estuvo preso en Matamoros, Tamaulipas, de 1995 a 2003, y luego fue transferido a un centro penitenciario en Jalisco, cuando fue descubierto que seguía manejando el tráfico de cocaína y mariguana aun estando preso.

Fue liberado finalmente al cubrir su sentencia en 2007. 

Mario Alberto Cárdenas Medina, alias “El Betillo”, es uno de los hijos del hoy capturado capo, quien fuera detenido juntos con otros cómplices en Matamoros, el 9 de junio de 2009.

Habría reconocido hacerse cargo del trasiego de cocaína hacia los Estados Unidos.

Salir de la versión móvil