La Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA) dio trámite a denuncias presentadas en contra de los responsables por el desmonte de 300 hectáreas de selva y manglar en un terreno donde Andrés Manuel López Obrador pretende construir la nueva Refinería de Dos Bocas y el cual presuntamente es propiedad de Petróleos Mexicanos.

“A partir de la admisión de las denuncias la ASEA ha requerido información al regulado para que dé respuesta a los cuestionamientos dentro del procedimiento previsto en la Ley General de Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA).


“Adicionalmente, la Agencia se allegará de la información de otras instituciones federales o estatales que hubiesen tomado conocimiento de los hechos señalados para, en su caso, identificar posibles irregularidades y presuntas responsabilidades”, informó la ASEA en un comunicado.

De acuerdo a versiones periodísticas, el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda) fueron quienes denunciaron ante la ASEA el desmonte de las hectáreas de selva.

La Agencia, agregó que tomará en cuenta la información de otras instituciones federales o estatales para detectar las posibles irregularidades y presuntas responsabilidades.

“Con las acciones mencionadas, la ASEA ha dado inicio a las diversas etapas que integran los procedimientos administrativos en cumplimiento del marco legal federal relacionado con la protección del medio ambiente”, agrega el comunicado.

Ayer la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), señaló que la ASEA es la encargada para emitir las medidas y sanciones correspondientes para evitar un daño al ecosistema con la construcción de la nueva refinería anunciada por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.