Especialistas del Instituto Nacional de Perinatología (INPer) “Isidro Espinosa de los Reyes” realizaron con éxito una cirugía de fotocoagulación láser fetal, necesaria para corregir la transfusión de sangre entre fetos en un embarazo gemelar.

Esta alteración, común en embarazos gemelares cuyos fetos comparten una sola placenta, se conoce como síndrome de transfusión feto fetal.

Esta complicación ocasiona que uno de los fetos pase sangre al otro de forma desequilibrada a través de las comunicaciones vasculares, lo que pone en riesgo la vida de ambos.

Esta intervención, realizada a una madre con 2 semanas de gestación al momento de la cirugía, fue realizada el pasado 29 de enero por un equipo de especialistas del Departamento de Medicina Materno Fetal del instituto.

El procedimiento, de invasión mínima, consistió en realizar una incisión en la piel para insertar una cánula hasta el interior de la cavidad uterina, a través de la cual se introduce una cámara y la fibra láser.

TE SUGERIMOS: PARIR EN CASA; LA OPCIÓN PARA CUIDAR LA VIDA DE NEONATOS Y SUS MADRES ANTE EL COVID-19

La cámara da la visibilidad necesaria para obtener una imagen directa de la placenta a través de un endoscopio y tras identificar las comunicaciones vasculares, éstas se coagulan con láser, eliminando todas las conexiones vasculares entre los fetos y dividiendo la placenta única en dos territorios placentarios independientes.

Aunque no son comunes, en México se registran aproximadamente 32 mil nacimientos gemelares al año; de los cuáles el 30 por ciento son monocoriales, desarrollo de gemelos con una sola placenta.

Hasta el 20 por ciento de las gestaciones uniplacentarias, es decir, cerca de mil 800 embarazos desarrollarán el síndrome de transfusión feto fetal.

Para ofrecer este y otros tratamientos de alta especialidad a las pacientes y sus nonatos, el INPer tiene el proyecto de crear el primer Centro Nacional de Cirugía Perinatal de Alta Especialidad con el respaldo de The Fetal Institute, de Miami, E.U.A.

La colaboración entre ambas instituciones de salud, cuya dirección recaería en el reconocido especialista en cirugía fetal, Rubén Quintero, tiene el objetivo de capacitar y ampliar las habilidades de especialistas en medicina fetal del INPer.

Así, esta institución se convertiría en el primer hospital público del país en atender patologías durante el embarazo con técnicas de mínima invasión.