México tiene una gran deuda con su infancia: cada vez hay más niñas, niños y adolescentes (NNA) que son víctimas de delitos como desaparición, homicidio y feminicidio; así como de reclutamiento forzado por grupos del crimen organizado.

De acuerdo con datos de la Red por los Derechos de la Infancia (REDIM), al menos 19 mil 445 integrantes de esta población han sido registrados como desaparecidos en el país en lo que va del actual sexenio, de esa cifra, 5 mil 102 continúan desaparecidos.

De las 32 entidades, tres estados concentran el 40 por ciento de las desapariciones de las personas de 0 a 17 años: el Estado de México, con 3 mil 740 casos; Tamaulipas, con mil 704; y Jalisco con mil 231, de acuerdo con las cifras de la Comisión Nacional de Búsqueda y del Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas (RNPDNO).

Además, aunque desde el inicio del periodo denominado como “Guerra contra el narco” se han incrementado las desapariciones de los NNA, el 2021 fue el año que más desapariciones hubo en este sector según datos oficiales, alerta la REDIM.

Violencia en aumento

La desaparición no es el único delito que se ha incrementado en la población de menores de edad, también los feminicidios de niñas y adolescentes han aumentado en el país y en muchos de los casos suelen estar ligados.

Uno de los más recientes fue el de Victoria Guadalupe, una pequeña de 6 años que desapareció en Querétaro el pasado 6 de abril; dos días después, el 8 de abril, su cuerpo fue hallado en una bolsa de plástico en el condominio donde vivía.

Posteriormente, la Fiscalía del Estado informó que un hombre de 26 años había sido capturado por presuntamente ser el responsable del secuestro y asesinato de la niña.

Según la información difundida por las autoridades, el hombre tenía alrededor de dos meses de vivir en un departamento frente a la papelería donde acudió Victoria Guadalupe.

De acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), de enero a marzo del 2022 se han contabilizado 29 feminicidios de mujeres de entre los 0 y los 17 años.

Lo anterior representa un aumento con respecto a los 19 feminicidios de niñas y adolescentes que se cometieron en el mismo periodo del 2021.

Según el SESNSP, los municipios donde más se han registrado delitos de feminicidio en todo el país son Guadalupe, en Nuevo León; Ciudad Juárez, Chihuahua; y Ecatepec, en el Estado de México

Otra situación alarmante a la que se enfrenta la infancia en México son los homicidios. Tan solo este lunes 2 de mayo, tres niños y un bebé fueron asesinados dentro de su domicilio, en el Istmo de Tehuantepec, Oaxaca.

Los registros del SESNSP indican que de enero a marzo de este año, 153 mujeres y 442 hombres (595 en total) murieron por homicidio en el país. Aunque lo anterior representa una disminución respecto a los 627 homicidios reportados en el mismo periodo del 2021, la situación sigue siendo grave.

Además, los datos oficiales recopilados por la REDIM señalan que del 1 de enero al 7 de abril de 2022, un total de 2 mil 736 personas de 0 a 17 años fueron atendidos en hospitales de México por violencia familiar; y de esa cifra, el 87.5 por ciento eran mujeres.

Hasta esa fecha también habían sido atendidos en hospitales mil 649 menores de edad por violencia sexual y también la mayoría de las víctimas registradas eran mujeres con el 92.8 por ciento del total (mil 531).

Mientras que un total de mil 335 personas de 0 a 17 años fueron atendidos por violencia física, de los que 639 fueron mujeres y 695 correspondieron a hombres, según cifras oficiales.

Entre las recomendaciones que da la REDIM para apoyar a la infancia y a la adolescencia, está crear mecanismos institucionales de participación ciudadana desde la niñez, empezando por las escuelas.

Así como abrir más espacios de participación de esta población con el objetivo de tomar en cuenta su opinión en las distintas acciones que se adopten en sus vidas.

Reclutamiento, otra alerta para la infancia

El reclutamiento forzado de menores es otro fenómeno que ha ido creciendo y se incrementó a raíz de la pandemia de COVID-19, ya que muchos infantes se vieron obligados a abandonar la escuela y no tenían redes de apoyo, lo cual facilitó que fueran captados por el crimen organizado.

Saskia Niño de Rivera, directora de la organización Reinserta, explica que el reclutamiento se entiende por cualquier niño menor de 18 años en la delincuencia organizada sin importar quién lo haya reclutado o de qué manera lo haya sido.

“Muchas veces se dice: no fueron reclutados porque entraron de manera voluntaria. Sí, pero el niño tenía 11 años, se basa en el criterio de que ese niño no tiene la mentalidad o el conocimiento suficiente para decir ‘sí quiero entrar a este mundo’”
Saskia Niño de RiveraDirectora de la organización Reinserta
, señala.

La activista menciona que dentro de los factores de riesgo que existen en adolescentes reclutados por la delincuencia organizada están la deserción escolar y las necesidades económicas.

Sin embargo, Niño de Rivera, quien ha trabajado con menores en conflicto con la ley en todo el país, dice que los jóvenes que están internados no están procesados por delincuencia organizada, sino por delitos como homicidio, desaparición o narcomenudeo.

También puedes leer:

Niñas del Estado de México, Víctimas vulnerables

Niños, en la mira del reclutamiento del crimen organizado