Indígenas de Chiapas se rebelan contra actividad minera

Los habitantes de esta comunidades exigen un alto a las mineras y su explotación a tierras que ellos consideran sagradas

Cansados de la devastación ecológica y los desplazamientos humanos que provocan los proyectos extractivos, los pueblos indígenas de la región del Soconusco, decidieron lanzar una prohibición de trabajo a las empresas mineras propietarias de 21 concesiones que operan en la zona.

Esta prohibición, que anticipa posibles acciones de protesta contra las mineras que operan en el sureste del estado, va dirigida principalmente contra los corporativos que operan dentro de los municipios de Acacoyagua y Escuintla, a los que se les acusa de atentar contra la Sierra Madre de Chiapas y los ríos Cacaluta y Cintalapa.

En un comunicado emitido por los el Comisariado Ejidal y el de los Bienes Comunales de Acacoyagua, respaldado por el Frente Popular en Defensa del Soconusco (FPDS), se declara abiertamente la oposición a todos los proyectos mineros en la zona, pero principal al de “Casas Viejas”, operado por la minera El Puntal S.A. de C.V., que desde 2012 extrae ilmenita para la elaboración de titanio.

Desde agosto de 2017, los pueblos del Soconusco ya habían solicitado al gobierno municipal de Acacoyagua, un freno a las actividades de extracción irracional de ilmenita, lo que fue respaldado por el ayuntamiento. A la fecha no sólo no se ha frenado la labor extractiva de la minera, sino que la comunidad, principalmente los opositores a la mina, han sido objeto de agresiones por parte de la minera.

“Para nosotros, dice el comunicado de los pueblos indígenas, son de extrema preocupación las estrategias de división, cooptación y difamación que esta empresa -El Puntal S.A. de C.V.-, implementa y financia para frenar nuestro trabajo de defensa del territorio”, lo que ha ocasionado no sólo demerito a la defensa del suelo, sino que también ha generado un clima de temor en esta región.

El grupo indígena que reclama una prohibición a la actividad minera en la zona del Soconusco aseguró que en varias ocasiones se ha denunciado la contratación, por parte de la minera, de individuos “para que nos agredan verbalmente y nos amenacen: el 31 de julio de 2017 un grupo encabezado por el empresario Julio Alfaro nos atacó en uno de nuestros campamentos; el 14 de agosto, el mismo grupo se manifestó en contra de nosotros”.

A lo anterior se suma la campaña de desprestigio que El Puntal S.A. de C.V., mantiene contra sus oponentes, la que quedó de manifiesto durante 2017 con 16 artículos publicados en el Diario del Sur, “donde nos acusan a varios integrantes del FPDS de secuestrar al municipio, de extorsionar y de no permitir el desarrollo en la región”, dice el comunicado entregado de Reporte Índigo.
La prohibición de operación a las mineras en la zona del Soconusco, que también está respaldada por la Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA), se lanza a sólo unos días de que en Guerrero fueran asesinados tres activistas que se oponían a la operación de la minera Media Luna filial, de la canadiense Torex Gold.

Quintín Salgado, Víctor y Marcelino Sahuanitla Peña fueron los activistas asesinados y quienes activaron la huelga que desde el 3 de noviembre a la fecha mantiene paralizadas las labores de la minera por la protesta de más de 600 trabajadores que reclaman mejoras económicas y laborales.

Te puede interesar

MINERAS La deuda canadiense

La devolución de impuestos es una queja recurrente de las empresas que operan en México por eso no es extraño que las mineras canadienses levanten la voz para exigir al fisco mexicano 360 millones de dólares.

Al menos seis compañías de capital canadiense solicitaron al Servicio de Administración Tributaria (SAT) el reembolso de esa cantidad, incluyendo 230 millones de dólares que corresponde a Goldcorp, según la agencia Reuters, quien asegura se basa en documentos oficiales que ha visto y fuentes cercanas al asunto.