Un regiomontano atacado por un tigre de Bengala que tenia en cautiverio en su propiedad en Yucatán, cuenta con orden de aprehensión por homicidio calificado cometido en 2005 en Nuevo León.

Se trata de Roberto Gabriel “N”, quien tenía una sentencia de 25 años de cárcel decretada por una Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia de este estado.

El regiomontano, junto con su hijo, habían sido atacados el pasado lunes por su “mascota  en el rancho Santa María, ubicado en el municipio de Baca.

Pero a la autoridad de Yucatán se le hizo extraño que no solo tuviera un ejemplar, sino dos en cautiverio, por lo que inició una investigación. Para tener este tipo de ejemplar se requiere documentación de  procedencia legal del tigre.

Esto arrojó que el regimontano tenía pendiente una orden de aprehensión con la justicia de Nuevo León, por lo que se puso en custodia policiaca.

Roberto Gabriel  llegó, según autoridades de Yucatán, desde 2010, cuando instaló un casino.

Se informó que con base en procedimientos de ley, se mantiene la debida seguridad y custodia del ciudadano, en coordinación con las autoridades de Nuevo León.

La autoridad  yucateca anticipó que se procederá a cumplimentar la orden de reaprehensión una vez que sus condiciones de salud lo permitan y sea dado de alta.

La Fiscalía General de Justicia de Nuevo León informó que el día 8 de Septiembre del 2005, Roberto Gabriel privó de la vida a Juan Ramón Guadalupe Treviño Garza.

El comunicado de la Fiscalía detalla que el implicado le cubrió el rostro con cinta gris a la víctima para posteriormente atarlo de pies y manos y acuchillarlo varias veces por la espalda, tórax y abdomen.