El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) planteó que la Guardia Nacional será una corporación civil dentro de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena). Así como adelantó que el Poder Judicial resolverá controversias constitucionales al respecto si la oposición decide impugnar su acuerdo además de votar en contra de su reforma constitucional.

“Va a seguir siendo una institución de carácter civil dependiendo de la Secretaría de la Defensa, pero vamos a esperarnos”, dijo el primer mandatario en su conferencia matutina desde Palacio Nacional tras anunciar ayer que traspasará mediante un acuerdo presidencial a la Guardia Nacional desde la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana.

También justificó su decisión en los altos índices de aprobación que tienen las Fuerzas Armadas, pues el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) muestra que, en junio, la Marina tuvo una confianza ciudadana del 86.8 por ciento, el Ejército de 83.3 y la Guardia Nacional de 74.5. Por lo que catalogó este traspaso como un acto de “mandar obedeciendo”.

Aunado a esto, explicó que recurrió al decreto presidencial para aplicar una estrategia similar a la que hizo con la Ley de la Industrias Eléctrica cuando su reforma energética fue rechazada. “Ya lo anunciaron, están en su derecho, van a ir a la Suprema Corte a impugnar, a decir que es inconstitucional”, dijo respecto al rechazo de la oposición a esta maniobra.

Lee también: Redes de Poder: Decreto de Guardia Nacional entre líneas

López Obrador adelantó que será el Poder Judicial el que dirima esta controversia, pero que, “si en el peor de los casos nos detienen, dicen ‘no se acepta’, queda el precedente para que el día de mañana no puedan decir ‘no se cuidó y se echó a perder la Guardia Nacional’”. Insistiendo en su planteamiento de que la corporación debe protegerse en una institución como la Sedena.