"Estamos preocupados por el cuidado de la legalidad y el apego a la Ley de todas las actividades que se dan en el Municipio”
Luis Ernesto SalomónSíndico GDL
Junto con ‘Los Güeros’, suman ya cuatro familias asentadas en Jalisco con operaciones en Guadalajara que son señaladas en Estados Unidos por actividades de lavado de dinero
http://www.youtube.com/watch?v=iGzb4lW54qY

El lavado de dinero en Jalisco sigue en activo sin que las autoridades nacionales hagan algo al respecto. 

Nuevas pistas sobre dicha actividad ilícita en la entidad aparecen luego de que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos lanzara otra alerta sobre negocios turbios que involucran al Cártel de Sinaloa.

La autoridad estadounidense boletinó los bienes y negocios de la familia Rodríguez Olivera, cuyos hijos Esteban, Luis, Daniel y Miguel conforman el cártel de “Los Güeros”.

Un ala del Cártel de Sinaloa que además del trasiego de droga a Estados Unidos y el lavado de dinero en Jalisco, es considera como el brazo armado del Cártel de “El Chapo” Guzmán en estados como Quintana Roo.

De hecho Miguel, uno de los hermanos Rodríguez Olivera, fue asesinado en agosto del 2011 en el centro comercial Solare de Cancún.

Con esta suman ya cuatro familias asentadas en Jalisco con operaciones en la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG), que son señaladas en Estados Unidos por actividades de lavado de dinero.

Entre ellas las familias de Rafael Caro Quintero, Juan José Esparragoza Moreno “El Azul”, y los hermanos Sánchez Barba, estos últimos desde el 2010  han enfrentado señalamientos de autoridades estadounidenses por actividades de blanqueo tanto en México como en Estados Unidos.

Narcos y lavadores

Originarios del municipio de Tecalitlán, Jalisco, Daniel, Esteban, Luis y Miguel (finado) son considerados los líderes de la banda “Los Güeros”, quienes por largo tiempo permanecieron en la lista negra de criminales ligados al narco.

Esteban y Luis fueron detenidos por autoridades mexicanas en el 2011 y extraditados a Estados Unidos, en donde enfrentan cargos por trasiego de droga y lavado de dinero. 

La Oficina para el Control de Bienes Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro determinó que “Los Güeros” habrían ingresado más de 100 mil kilogramos de cocaína a Estados Unidos de 1996 a 2008.

Y pese a que los líderes ya fueron capturados o muertos, la red criminal sigue su operación, según denuncia el Departamento del Tesoro.

El pasado 24 de septiembre la dependencia estadounidense señaló a cinco empresas de lavado operadas por familiares y aliados de “Los Güeros”, la mayoría asentadas en la ZMG. 

La OFAC consideró que “Los Güeros” es un grupo criminal que por años supo esconder sus actividades de blanqueo en diversas empresas comerciales y propiedades. La marca de tequila “El Viejo Luis”, es una de sus empresas.

Aunque no hay un registro formal, información de un sitio web especializado en pequeñas y medianas empresas refiere que sus oficinas se localizan en Ciudad Granja, en Zapopan.

Otras de las empresas de “Los Güeros” son el Centro Comercial Rool y La Operadora y Administradora de Restaurantes y Bares Rudu.

Destaca la marca Rool Europe, AG, con sede en Hamburgo, Alemania.

Rancho El Nuevo Pachón y la compañía Asesoría y Servicios Administrativos, Técnicos y Operativos Durel son otras de las empresas señaladas por la OFAC.

Los personajes señalados por el Departamento del Tesoro son Andrés Martín Elizondo Castañeda, Juan Carlos Durán Núñez, Rosalina Rodríguez Olvera (Hermana), Juana Olivera Jiménez (madre) y Felipe Reyes Magaña. 

Con los señalamientos de la OFAC, todos los bienes y comercios a nombre de los antes mencionados quedan cancelados en Estados Unidos, refiere la autoridad en su boletín.

Estirpe del blanqueo

En julio pasado la familia del capo del extinto Cártel de Guadalajara, Rafael Caro Quintero, fue señalada por actividades de lavado de dinero en Jalisco. 

El Departamento del Tesoro detalló que sus tres hijos, esposa y nuera, así como otras 12 personas más, operaban una red de empresas y negocios de servicios a fin de blanquear fondos.

Entre ellas la empresa de Zapatos CX, la marca de cremas corporales El Baño de María y el hotel spa Hacienda Las Limas. Entre los aliados de Caro Quintero está la familia Sánchez Garza, dueños del restaurante, El Barbaresco y el salón de fiestas Hacienda La Benazuza.

Además de una serie de negocios más que incluyen los fraccionamientos Pontevedra, Zotogrande, empresas constructoras y una decena de terrenos ejidales.

Diego, José de Jesús, Mauricio y Alejandro Sánchez Garza son acusados de diversos delitos en Estados Unidos.

En 2012, Alejandro Sánchez Garza se entregó a las autoridades de Texas acusado de lavado de dinero a través de la operación de varios restaurantes, entre otros, Barbaresco y Enoteca bar.

Por su parte Diego Sánchez Garza y su hermano José de Jesús son considerados como los eslabones clave de la red de lavado, pues además de formar parte de la élite tapatía, hicieron negocios con la familia del capo Juan José Esparragoza “El Azul” y lograron la construcción de un fraccionamiento.

Se trata de Provenza, ubicado en la avenida López Mateos Sur 555. A un costado del desarrollo se ubica el centro comercial de mismo nombre, en donde está instalada la empresa de insumos para alberca Piscilinea, que la misma autoridad estadounidense catalogó de lavadora de dinero.

Pero los Sánchez Garza también hicieron negocios con familiares del extinto secretario de Turismo, Jesús Gallegos Álvarez, asesinado el pasado 9 de marzo del 2013.

La Fiscalía General del Estado atribuyó actividades de lavado de dinero de un cártel contrario. 

Los Sánchez Garza se asociaron con el suegro de Gallegos Álvarez, Agustín Espinoza Ron, quien aparece como apoderado legal de una de las empresas de los Sánchez Garza encargada de edificar el fraccionamiento Pontevedra en la exclusiva zona de Andares, en el municipio de Zapopan.

Ayuntamiento contra lavado

La Comisión Federal de Competencia es como un perro con dientes pequeños, con poca fuerza para morder.

TEl Ayuntamiento de Guadalajara buscará firmar un “convenio de colaboración” con la Procuraduría General de la República (PGR) y la Fiscalía General del Estado (FGE) a fin de facilitar las labores de investigación sobre lavado de dinero en el municipio. 

El síndico Luis Ernesto Salomón Delgado presentó en días pasados una iniciativa al respecto en la que se expone que, a fin de hacer prevalecer la legalidad, el Municipio pone a disposición de las autoridades la información requerida por estas.

“Es un planteamiento de intercambio de información y datos que en su momento pudiera legalmente compartirse (…) sobre algunas de las actividades que regula el Ayuntamiento”, dijo Salomón Delgado.

El Ayuntamiento, al ser autoridad, emite permisos, licencias y lleva registro de bienes, por lo que cuenta con gran cantidad de archivos que pueden ser de uso de las autoridades estatales y federales.

Cuestionado sobre el interés que tiene el Municipio de combatir el delito de lavado de dinero en territorio tapatío, el abogado del Ayuntamiento señaló –sin abundar en detalles- que es un “tema importante”.

Sin embargo, pese a los insistentes reclamos de autoridades estadounidenses sobre actividades de lavado de dinero en Guadalajara, el síndico explicó que no puede colaborar en las indagatorias, pues no es un tema de su competencia: 

“Estamos preocupados por el cuidado de la legalidad y el apego a la Ley de todas las actividades que se dan en el municipio”, expresó el síndico.

La iniciativa fue turnada a la Comisión de Gobernación, en donde se evaluará su viabilidad y luego será sometida a votación.

El emporio de ‘Los Güeros’

>Grupo Comercial Rool

>Casa El Viejo Luis Distribuidora, también conocida como Tequila  el Viejo Luis

>Operadora y administradora de restaurantes y bares Rudu S.A. de C.V.

>Rancho El Nuevo Pachón, también conocido como Frescos El Pachón

>Asesoría y Servicios Administrativos, Técnicos y Operativos Durel

>Rool Europe AG, empresa asentada en Hamburgo, Alemania.