Un día después del anuncio del aumento de las tarifas en el transporte público concesionado, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, señaló que su administración cuida la economía familiar e invierte para mejorar la movilidad en la capital.

En conferencia de prensa, la mandataria indicó que era inadmisible aumentar la tarifa en camiones, microbuses y vagonetas de tres a cinco pesos, por lo que se tuvo que establecer mesa de diálogo con los transportistas para que subiera sólo un peso.

“La relación entre el Gobierno de la ciudad y el transporte concesionado cambió desde que nosotros llegamos, antes había un acuerdo basado en la corrupción, en los beneficios para algunos concesionarios y castigo a otros, así que hay suficiente autoridad moral para poder hablar con los transportistas y con la ciudadanía.

“Y el objetivo de nosotros, primero y antes que nada, cuidar la economía familiar, y segundo mejorar el servicio del transporte público de la ciudad, por eso hemos hecho tantas inversiones”, señaló.

Lee también: ¿Qué transportes aumentarán un peso su tarifa y cuáles no? Aquí te decimos

Explicó que su Gobierno ha contemplado una inversión de 77 mil millones de pesos para mejorar los distintos medios de transporte público como la red RTP, Metro, Metrobús, Cablebús y Trolebús, entre otros.

Aumento debe frenar bloqueos

Por su parte, el secretario de Gobierno de la capital, Martí Batres, indicó que ya no hay motivo alguno para que los transportistas continúen con manifestaciones y bloqueos como los de la semana pasada.

Señaló que se pactó el aumento de un peso en la tarifa a cambio que los transportistas mejoren el servicio, no usen vidrios polarizados, vistan uniforme, no lleven acompañante, usen la cromática oficial, no manejen con exceso de velocidad y tengan sus papeles en orden.

Señaló que una vez que entre en vigor el aumento de las tarifas, el próximo 15 de junio, el Gobierno de la Ciudad de México realizará operativos todos los días para constatar que los conductores cumplan con dichas condiciones.

Añadió también que se intensificará el programa de reemplazo de unidades para desaparecer los microbuses que son viejos, inseguros y contaminantes, por lo que se darán apoyos de 300 mil a 450 mil pesos para que los transportistas cambien de vehículo.

Sheinbaum y Batres destacaron que el 80 por ciento de las organizaciones de transportistas estuvieron de acuerdo con el aumento y señalaron que la Ciudad de México seguirá teniendo el transporte público más barato de todo el país.

Cabe mencionar que el Frente Amplio de Transportistas ha dicho que el aumento de un peso es insuficiente, por lo que seguirán con las manifestaciones en la capital.