La Norma Oficial Mexicana (NOM) 037 tiene como objetivo establecer condiciones de seguridad y salud en el trabajo en los lugares en donde las personas teletrabajadoras realicen sus actividades, a fin de prevenir accidentes y enfermedades, así como promover un medio ambiente seguro y saludable.

El proyecto de la NOM 037 aplica solo para el desarrollo de actividades con las tecnologías de la información y comunicación con más del 40 por ciento de la jornada laboral semanal en casa.

Esta norma considera accidente de trabajo toda lesión orgánica o perturbación funcional o la muerte producida repentinamente en ejercicio o con motivo del trabajo cualesquiera que sean el lugar y el tiempo en que se preste e incluye aquellos que se produzcan durante el traslado.

Asimismo, insiste en que el área de trabajo debe contar con condiciones de seguridad y salud, haciendo énfasis en el buen estado de las instalaciones eléctricas, iluminación, ventilación y condiciones ergonómicas (adaptadas a las condiciones del usuario), a través de una comprobación física que pudiera realizar el patrón de manera directa o indirecta y asegura que, en caso de no contar con las condiciones óptimas, no se podrá llevar a cabo la modalidad de teletrabajo.

Lo que dicta la ley no se ve reflejado en el estudio presentado por OCC Mundial, pues 48 por ciento de las personas que hace trabajo en casa “no cuenta con un protocolo o medidas de seguridad establecidas (por las empresas)”.

En contraste, solo 36 por ciento de las personas encuestadas aseguró que las empresas les brindaron todo lo necesario para realizar un buen trabajo: sillas ergonómicas, equipo de cómputo, algunas implementaron actividades físicas en línea y diferentes acciones para que el encierro no fuera tan abrumador y el desempeño se mantuviera.

En México, de acuerdo con cifras del Gobierno federal, alrededor de 13 millones de personas están en posibilidades de trabajar en esta modalidad.

Te puede interesar:

Nube pandémica, el trabajo se mueve al entorno digital

Conflictos por teletrabajo, faltan protocolos legales