Con las elecciones del 2023 y 2024 a la vuelta de la esquina, el Gobierno federal está haciendo todo lo posible para debilitar a los órganos autónomos y fortalecer los programas sociales en el presupuesto.

Con este objetivo en mente y argumentando que se está cumpliendo con la austeridad republicana, legisladores de Morena, el Partido del Trabajo (PT) y del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), aprobaron en la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, recortes a los Poderes Legislativo y Judicial, así como a algunos organismos autónomos por seis mil 437.5 millones de pesos.

El Instituto Nacional Electoral fue el más golpeado con una reducción de 4 mil 475 millones de pesos de su presupuesto original, el cual era de 24 mil 696 millones de pesos.

Asimismo, se proyecta un ajuste de mil 425.1 millones de pesos al Poder Judicial distribuido entre el Consejo de la Judicatura Federal, la Suprema Corte de Justicia y al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

En contraste, se asignaron recursos adicionales para la Secretaría del Bienestar que pasará de una solicitud presupuestal de 408.3 mil millones a 414.6 mil millones de pesos, es decir, 6 mil 342 millones de pesos más.

De esa cantidad, 3 mil 841.9 millones de pesos para el Programa de Pensión para Adultos Mayores y 2 mil 500.1 millones para el Programa de Pensión para Personas con Discapacidad Permanente.

Mientras a los órganos autónomos los legisladores de Morena les reducen los recursos, a los programas sociales les asignaron un aumento 6 mil 342 millones de pesos

De la narrativa a la realidad

Respecto a esta realidad política del país, Fernando Ojesto Martínez Manzur, Maestro en Derecho por la Universidad de Columbia y consultor internacional en materia electoral, dice que desde el 2006, con el discurso del fraude electoral, Andrés Manuel López Obrador se convirtió en el enemigo número uno del INE.

“Ahora como presidente, esta narrativa la está tratando de materializar con la búsqueda de una reforma a este y otros órganos autónomos, con recortes de presupuesto y con sus ataques desde la mañanera a los consejeros y consejeras diciendo que cuestan muy caras y que es una institución que no se apega a su plan de austeridad.

“Entonces con el control que su partido mantiene en la Cámara de Diputados, y sobre el cual tiene total control, ha conseguido llevar a la realidad su discurso en contra del Instituto Nacional Electoral, ahí tenemos el recorte de más de 4 mil millones de pesos que autorizaron. Eso es llevar la narrativa política al campo de la acción”
Fernando Ojesto Martínez ManzurMaestro en Derecho por la Universidad de Columbia y consultor internacional en materia electoral

El especialista en materia electoral comenta que con estos recortes el INE se verá limitado para cumplir sus funciones.

“El instituto electoral  será responsable de hacer los ajustes presupuestarios necesarios para garantizar que con menos recursos las elecciones sigan siendo un ejercicio confiable y no se vea afectado, sin embargo va a estar muy apretado.

“Están muy cerca los comicios del 2023 y 2024. Si bien es cierto que el próximo año solo se votará en el Estado de México y en Coahuila, el INE tiene muchas funciones que cumplir, como la fiscalización. Y bueno, las del siguiente año, donde se renovará la presidencia, serán de las más grandes de la historia”.

Recorte de presupuesto, estocada al sistema democrático 

Para Fernando Ojesto Martínez, a Morena le conviene la polarización para ganar elecciones, algo que han logrado al impulsar la reforma electoral y ahora el recorte presupuestal al INE, pues cuentan con una base dura muy fuerte entre la población, la cual, además están alimentando precisamente al dirigir más recursos para los programas sociales.

“Si se le da la estocada al sistema democrático mexicano no habrá reglas de equidad para que participen los partidos de oposición, y eso es lo que tenemos que evitar. A Morena no le conviene estrangular al INE, ya que es una institución que hizo realidad el que pudieran llegar al gobierno.

“Pero creo que los cálculos electorales los están haciendo y saben que la polarización les conviene. Sin embargo de aquí al 2024 todavía hay más de un año y mucha gente todavía no sabe por quién va a votar. Entonces este tipo de ataques contra instituciones como el INE también le podrían llevar a perder nuevos votantes que valoren la democracia y la vean como algo fundamental para el país. Al final de cuentas, el INE ha logrado que haya alternancia en todos los niveles de gobierno a lo largo de la última década”.

El Instituto Nacional Electoral ha logrado que haya alternancia en todos los niveles de gobierno a lo largo de la última década, garantizando la democracia en México

Oídos sordos

Ante las manifestaciones ciudadanas que se tienen planeadas para defender al INE en al menos 25 entidades del país, el presidente Andrés Manuel López Obrador, criticó a quienes no están de acuerdo con él.

“Pues que no se deje engañar la gente, que la gente que vaya que sepa que esa es una marcha, una manifestación en contra de nosotros por la política que estamos llevando a cabo en favor del pueblo.

“Todos esos, aunque vayan a misa los domingos, no le tienen amor al pueblo, y son racistas en su mayoría, clasistas y muy hipócritas. Que lo sepan, pues, que se sepa bien.

“Y que tampoco son demócratas, son los que han participado en los fraudes electorales y quisieran seguir teniendo ellos el control de los organismos electorales para seguir haciendo fraudes”, dijo durante la conferencia mañanera.

Sobre este discurso, Ojesto Martínez Manzur, opina que es “grave para la democracia, cuyos principios básicos son la tolerancia y la pluralidad”.

Te puede interesar:

Anuncian bloque opositor para defender al INE

El monstruo de los programas sociales