http://www.youtube.com/watch?v=ATXOBA-fxho http://www.youtube.com/watch?v=ADozQXl9Nys http://www.youtube.com/watch?v=VkIsOw6tla0


"Sin embargo, desafortunadamente no se nos enseña que una de las áreas de la medicina es la medicina científica"

Roberto Trujillo

Médico mexicano

http://www.youtube.com/watch?v=0EdouQYL4tQ

"En unas cuantas horas el paciente se cura. Además es tan económica que casi todo mundo la puede pagar"

Roberto Trujillo

Médico mexicano

http://www.youtube.com/watch?v=JU1v2HAaa3M

Ahora solo es el 4 por ciento de las mujeres norteamericanas que están afectadas por esta enfermedad

http://www.youtube.com/watch?v=b7vNjpexfCg

"En 15 minutos nosotros podemos inducir la muerte de las células de cáncer"

Roberto Trujollo

Médico mexicano

http://www.youtube.com/watch?v=AgKHu859KlY

Un médico mexicano que vive en los Estados Unidos inventó una terapia que podría erradicar la enfermedad que es la segunda causa de muerte de la mujer mexicana. 

El inventor es Roberto Trujillo. Un mexiquense que creció en San Pedro Zicatepec y a quien las limitaciones económicas no le impidieron realizar sus sueños: ser doctor para ayudar a su gente.

Y sí. Roberto Trujillo es ahora un doctor, pero no cualquier doctor. 

Y es que además de haber estudiado en la Universidad de Toluca, también lo hizo en Houston, en la universidad de Baylor, y después en Boston, en la universidad de Harvard.

Hoy es profesor de la universidad Johns Hopkins, en Baltimore.

 Roberto Trujillo es el primer doctor en neurovirología molecular por la Universidad de Harvard, así como el primer mexicano en la historia de Harvard en obtener el doctorado en Ciencia y Ciencias Médicas.

El doctor Trujillo logró su objetivo íntegramente. Ahora es un afamado médico cuyos conocimientos están sirviendo para ayudar a su gente. 

Y tan es así, que la labor del doctor Roberto Trujillo ya está siendo reconocida por el gobierno mexicano. 

El próximo miércoles 9 de octubre el embajador de México ante los Estados Unidos, Eduardo Medina Mora, le otorgara al doctor Trujillo el premio Ohtli en el Instituto Cultural Mexicano de Washington. 

Su principal reconocimiento viene de la cura que descubrió contra el cáncer, ¿en qué consiste esta terapia? ¿Cómo fue que la descubrió? ¿Qué se puede esperar de su aplicación generalizada en México?

En entrevista exclusiva el doctor Trujillo lo explica para Reporte Indigo:

Erradica el cáncer en solo 15 minutos

El invento de Trujillo no quema el cuerpo humano, como lo hacen la quimioterapia y la radiación. 

Tampoco mutila ninguna parte del cuerpo para tratar erradicar el cáncer. 

Y quizá lo más fascinante es que una mujer afectada de cáncer cervicouterino, en una fase inicial, puede ser curada en 15 minutos. 

“La terapia que tenemos es muy sencilla”, explica el doctor Trujillo.

“Se basa en dos componentes: uno es la luz, y el otro es una crema que contiene una sustancia natural de nuestro cuerpo que se llama porfirina”. 

“Así como las plantas tienen la clorofila y con la luz se da un proceso que conocemos como fotosíntesis, en los seres humanos no tenemos clorina, que es la proteína de la clorofila, sino porfirina, y también se produce un proceso semejante cuando la luz actúa con la porfirina”. 

“Si una persona tiene células con cáncer o con el inicio de  cáncer, al colocarle esta crema la absorberá su cuerpo y en una hora se va eliminar”. 

Sin embargo, si las células tienen cáncer, la crema se va a retener aproximadamente por dos días. 

“Entonces el contacto de la luz con la crema que contiene la porfirina, se desarrolla un oxigeno reactivo que es una molécula de oxigeno que le llamamos singleton y esto induce o produce que las células que tienen cáncer se mueran”,  dice Trujillo.

“Es decir, de lo que estamos hablando de una reacción foto química”.

 “En 15 minutos nosotros podemos inducir la muerte de las células de cáncer”.

 “Si alquilen tiene un cáncer en la piel, le colocas la cremita, te esperas unas horas. Las células normales no se van a afectar porque elimina la cremita, y las células que tienen cáncer selectivamente con la luz, en 15 minutos vamos a matarlas”.

Una historia de lucha 

Cuando apenas tenía 16 años el joven Trujillo ingresó a la facultad de medicina de la Universidad de Toluca. 

Como no había un transporte adecuado para ir y venir todos los días a su pueblo, se las ingenió para quedarse a vivir en Toluca, sin tener dinero. 

¿Qué hizo? Convenció a los residentes que hacían sus prácticas en el hospital para que lo dejaran vivir en las instalaciones. A cambio, Trujillo los auxiliaba en muchas tareas. 

Su vida en el hospital le enseñó tanto y su aprendizaje fue tan rápido, que a los 17 años atendió su primer parto. 

Durante su primer año Trujillo recibió un regalo que le cambiaría su vida: pudo comprar a un precio simbólico 25 libros de medicina en inglés. 

Esto le dio el conocimiento para participar en un programa de intercambio en la Universidad de Baylor.

Sin embargo, a pesar de que había sido admitido en Baylor, Trujillo no tenía dinero para su manutención y consiguió que entonces secretario de Educación del Estado de México, Emilio Chuayffet, le apoyara con una beca

“Como parte de mi educación fue que a través de una beca del Estado de México, me vine a los Estados Unidos. Hay un gran amigo de mucho tiempo que en ese entonces era el secretario de educación del Estado de México y, el licenciado Emilio Chuayffet, que ahora es secretario de Educación a nivel federal”, relata Trujillo. 

Medicina del primer mundo

Cuando llegó a estudiar a Estados  Unidos se enfrentó con una medicina muy diferente a la que practicaba en México

Cuando llego a Baylor el mexiquense percibió inmediatamente el cambio y comprendió lo que significa la innovación en la medicina.

“Me fui a Baylor en una primera instancia, y ahí conocí la medicina del primer mundo, que es una medicina científica más adelantada en muchos aspectos”.

“En conocimiento alguna fórmula que dice que uno más uno es igual a dos, pero en innovación no es así”.

“La fórmula en innovación es que uno más uno es igual a tres. Porque una persona y otra persona puede pensar de una manera muy buena de acuerdo con su entrenamiento, pero cuando se unen más de dos personas en diferentes campos creas una cosa mucho mejor que si esas personas lo hicieran cada cual por su lado”.

La pobreza, causante de muertes 

“Cada dos horas se nos muere una mujer mexicana por este cáncer. Es la segunda causa de muerte en México. Sin embargo, en el rango de las mujeres que tienen entre 25 45 años de edad, el cáncer cervicouterino es la primera causa de muerte”. Explica Trujillo. 

“A pesar de que el cáncer cérvicouterino es un cáncer que se puede prevenir, en la realidad mexicana no sucede así”. En primer lugar, por la falta de recursos económicos”.

Sin embargo, también hay otras razones para que esto suceda. 

Una de ellas es que a “los médicos generales de nuestro país no se les entrena de una manera adecuada para que ellos mismos, en su clínica pequeñita, analicen si la persona esta desarrollando la enfermedad o no, y tampoco tienen al alcance la terapia”.

“La realidad es que más del 80 por ciento de nuestras mujeres mexicanas son vistas por el médico general familiar”

“A muy pocas las ve el especialista. Por eso en México tenemos una mortalidad de más de 6 mil personas al año”.

“Y como este cáncer al iniciar o en la etapa pre cancerígena no le provoca ningún dolor, la mayoría de las mujeres mexicanas no van a visitar al médico”.

En la mayoría de los países pobres y emergentes el patrón se repite. 

“Por eso se nos mueren casi medio millón de mujeres al año, y lo más triste es que muchas de ellas tienen tres hijos. Esos tres niños se quedan huérfanos”, comenta el doctor Trujillo.

El médico científico está seguro que si utilizamos esta terapia en todo México, en promedio en siete años podríamos erradicar este cáncer y eso sería increíble.

Hace falta educación

Pero hay otro problema más. Y es la forma en que en México se educa a los médicos.

“Desgraciadamente en nuestro país, México, o en Latinoamérica, uno de los grandes problemas que tenemos en la medicina es que no tenemos la parte de innovación”, señala el científico. 

“La razón es porque no existen muchos programas de ciencia aplicados con la medicina”.

“A nosotros los médicos nos enseñan la carrera de medicina, nos dan un paso que su especialidad, pero hasta ahí.

“El concepto nuestra medicina es una medicina asistencial y tenemos médicos increíbles en el país.

“Sin embargo, desafortunadamente no se nos enseña que una de las áreas de la medicina es la medicina científica, y una vez que tenemos la medicina científica, viene la parte de cómo realizar la innovación.

“Entonces, como no tenemos en nuestra educación mexicana ese concepto de “ciencia médica”, no vamos a tener innovación.

 “Solamente vamos a estar trayendo soluciones de otros países como Estados Unidos, a quienes les compramos los medicamentos y equipos médicos que no son producidos en México. 

“El problema es que cuando nosotros los mexicanos tenemos nuestros propios problemas como el cáncer cervicouterino o como el virus del dengue, –la epidemia que mata a 800 mexicanos todos los años-, nos vamos a encontrar esos problemas no existen en los Estados Unidos. 

“Y por lo tanto los Estados Unidos no van a desarrollar tecnologías para llegar a México.

“Yo nací en la ciudad de México, crecí en el estado de México, estudie medicina en Toluca. Frecuentemente preguntaba por qué esta enfermedad no se puede curar.

“Y siempre me daban como respuesta que no había tratamiento, o que no se sabía el origen de la enfermedad.

“Y esa parte de que no se sabe o de que no hay tratamiento, me frustraba mucho.

“Y entonces yo decía, ok. Esa enfermedad no existe pero podemos encontrar soluciones. Siempre tuve la exactitud de buscar soluciones a problemas. 

“En mi caso personal, siempre he tenido pasión por la innovación en la medicina yo siempre le digo a quien me pregunta que no escogí la medicina, sino que la medicina me escogió a mí”.

La influencia de la familia

“Una cosa que influye mucho en educación es la familia. En mi caso particular mi madre influyó en los primeros años en una forma muy importante para que yo entendiera que la educación te va a dar la libertad y que no importa el medio del que tú vengas. 

“No importa en la situación económica en la que te encuentres, lo primero es que tienes que tener mucha pasión por querer aprender.

“Lo que veo ahora es una gran oportunidad para hacer cambios dentro de la educación. Especialmente en la parte de la salud y de la innovación”.

Pero también alguien que inspiró a Roberto Trujillo fue lo que solía decir Tomas Jefferson sobre el derecho a ser felices. 

“Y es que en el derecho a ser feliz encuentras tu libertad. Y con esa libertad nosotros podemos estar siempre alertas a los cambios”.

“No podemos quedarnos con los “status quo”. Es una responsabilidad de todos cambiar. Hay que arriesgarnos a innovar”.

Mejor que el Papanicolau

El cáncer cervicouterino es uno de los cánceres que se pueden prevenir, a diferencia de otros tipos de cáncer. 

“En el cáncer cervicouterino cuando empiezan las lesiones en el cuello (del útero) de la mujer, si el médico no lo diagnostica en el primer año en el tercero y hasta en el séptimo, puede ser que no haya problema”.

 Sin embargo cuando no se detecta a tiempo ya es muy difícil salvar a las personas. 

“La mitad fallece y el gasto es muy grande”.

En Estados Unidos el problema se previene con la prueba del Papanicolau, “que es muy conocida por la comunidad y que consiste en una técnica muy simple de tomar una de muestra células y mirarlas por el microscopio”.

Sin embargo, a los Estados Unidos le llevó 70 años controlar este problema, porque allá al igual que en México,  este tipo de cáncer era una de las primeras causas de muerte.

Ahora sólo es el 4 por ciento de las mujeres norteamericanas están afectadas por esta enfermedad. 

Sin embargo, ese 4 por ciento en los Estados Unidos corresponde a mujeres hispanas o afroamericanas, porque en ese segmento corresponde a personas con menos educación.

¿Por qué la mayoría de las mujeres estadounidenses no tiene este problema? 

El doctor Trujillo responde: “Porque el 78 por ciento de las mujeres van y se checan con el médico por lo menos cada año. Cada año en los Estados Unidos todo mundo va al médico a darse un chequeo general”.

En México solo un 15 por ciento acuden regularmente con un especialista. 

Para ese grupo de mexicanas, el riesgo de tener cáncer cervicouterino es prácticamente nulo, como en los Estados Unidos. 

 Y toda vez que “la primera línea de defensa contra el cáncer cervicouterino son médicos generales y enfermeras que no cuentan con los instrumentos y el conocimiento para hacer la terapia del Papanicolau y el problema no se resuelve. 

 “Cuando estaba discutiendo con los amigos científicos cuál sería la mejor manera de resolver el problema en México, llegamos a la conclusión de que había que hacer algo no para mejorar y hacer una prueba más rápida en los laboratorios, o una terapia mejor que la que se hace.

“Se tendría que hacer algo que fuera simple, sencillo y barato, y que se pudiera aplicar en una clínica pequeña como las que existen en cualquier pueblito de México”, argumenta Trujillo.

Pero hay otras razones más por las que la prueba del Papanicolau no logra la eficacia que se quisiera. 

Y es que cuando una mujer va hacerse un Papanicolaou y le dicen que regrese en semanas, si regresa iría a hacerse un estudio diferente.

Consecuentemente, el 70 por ciento de las mujeres mexicanas a las que les sucede eso ya no regresan, dice el doctor Trujillo. 

 Por lo tanto hay que tener una solución rápida.

“Y esto es lo que hace nuestra terapia.

“En unas cuantas horas la paciente se cura. Además es tan económica que casi todo mundo la puede pagar. Porque aunque se tenga la terapia, si no es accesible, ¿de qué sirve?”.