Este viernes 17 de septiembre se cumplen 48 años de la muerte del empresario regiomontano Eugenio Garza Sada, quien por su exitosa trayectoria en los negocios y trágico final se volvió una figura icónica para la iniciativa privada de México, particularmente para la de Nuevo León. Esto siendo que varias de las iniciativas que comandó durante su carrera siguen estando entre las firmas más lucrativas del país.

Hijo del también empresario Issac Garza Garza e ingeniero civil por el Massachusetts Institute of Technology, Garza Sada constituyó el conglomerado Valores Industriales S.A. de C.V., VISA, para agrupar una docena de empresas, la mayoría heredadas de su padre, siguiendo el proyecto jurídico planteado por Manuel Gómez Morín, fundador del Partido Acción Nacional. A su muerte, el holding se componía por cerca de 90 firmas y empleaba a más de 30 mil trabajadores.

De este conglomerado surgió Fomento Económico Mexicano S.A de C.V, FEMSA, otro conglomerado que a finales de los años 90 terminó por absorber a VISA. Hoy se encarga de las operaciones de Coca-Cola en México, es la firma matriz de la cadena OXXO y es encabezada por José Antonio “El Diablo” Fernández. En tanto que la accionista mayoritaria es Eva Gonda Rivera, segunda mujer más rica de México y viuda de Eugenio Garza Lagüera, hijo de Garza Sada.


Durante la vida de Garza Sada, uno de los estandartes del conglomerado fue la Cervecería Cuauhtémoc, fundada por su padre en la última década del siglo XIX. Una década después de su fallecimiento, FEMSA también adquirió la firma Moctezuma, de Veracruz, para constituir la Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma. Marca que venderían a la multinacional holandesa Heineken en 2010 por más de 7.3 mil millones de dólares, volviéndose su operador en México.

En 1943, Garza Sada también fundó el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey, escuela privada que este 2021 superó a la Universidad Nacional Autónoma de México en el ranking de las mejores universidades latinoamericanas elaborado por Quacquarelli-Symonds. Además de que la avenida donde se localiza el Tec fue renombrada en su honor, Garza Sada también fue reconocido como “Benemérito de la Educación” por el Congreso de Nuevo León.

Lee también: Noroña presume foto con ex secuestrador de Garza Sada

El 17 de septiembre de 1973, el vehículo en el que se trasladaba Garza Sada fue emboscado por un grupo de la Liga Comunista 23 de Septiembre, que secuestraba a empresarios de alto perfil para financiar sus operaciones. Al intentar resistirse a la captura, el hombre de 81 años se defendió con una pistola escuadra, desatando una balacera con sus atacantes en la que morirían él, sus dos escoltas y dos de los guerrilleros.


El hecho fue condenado por la comunidad empresarial del país, que se encontraba confrontada con el entonces Presidente Luis Echeverría. Ante las políticas del sexenio y la retórica oficial que achacaba los problemas del país a “los riquillos”, los principales líderes de la iniciativa privada se agruparon en el nuevo Consejo Coordinador Empresarial, fundado en 1976 y que hoy es encabezado por Carlos Salazar Lomelín, exdirector general de FEMSA.

En septiembre de 2019, el asesinado de Garza Sada fue motivo de polémica cuando el historiador Pedro Salmerón, entonces titular del Instituto Nacional de Estudios de las Revoluciones de México, calificó como “jóvenes valientes” a los guerrilleros que intentaron secuestrarlo. El comentario fue condenado por el empresariado mexicano y hasta por Miguel Treviño, alcalde independiente de San Pedro Garza García, hasta que Salmerón fue removido del cargo dos días después.