El Hospital Veterinario de la Ciudad de México renació con la actual administración gubernamental, afirman sus autoridades.

Actualmente, el lugar ofrece un servicio de primer nivel y atención integral a bajo costo para los tutores o dueños de animales de compañía como perros y gatos de la metrópoli.

El recinto médico está localizado en las inmediaciones de la Unidad Vicente Guerrero y la colonia Santa Cruz, a la orilla del Parque Santa Cruz Meyehualco, en la alcaldía Iztapalapa.

Carlos Esquivel Lacroix, director de la Agencia de Atención Animal (Agatan), órgano de la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema) que opera el hospital, relata que a finales de 2019 el Congreso local realizó una reforma para que se hicieran cargo del lugar.

Desde entonces, informa, comenzó un proceso de transición que en 2020 se vio interrumpido por la pandemia de COVID-19: el hospital tuvo que cerrar para evitar contagios.

“Aquí no vamos por perros en situación de calle o maltratados, si alguien quiere adoptar a uno en situación vulnerable aquí los apoyamos con una atención médica de bajo costo”
Carlos Esquivel LacroixDirector de la Agencia de Atención Animal

Esquivel señala que el hospital volvió a reabrir sus puertas en octubre de 2021 con un nuevo formato y protocolos que lo hacen superior a cualquier institución privada de atención veterinaria y mucho más accesible para la economía de los capitalinos.

“Se ofertan servicios médicos con calidad y calidez en apoyo a la población de la Ciudad de México”, declara en entrevista.

Entre los cambios más importantes, el funcionario destaca que a diferencia de cuando fue inaugurado en 2016, actualmente cuenta con un área de etología y de fauna silvestre que ha atendido a conejos, cabras y hurones.

“No está permitido en la ciudad la tenencia de animales silvestres; sin embargo, las personas que las tienen como mascotas, ya las tienen, entonces también debemos ayudar a garantizar su cuidado”, comenta el especialista en atención veterinaria.

Según el funcionario, el nosocomio ofrece los servicios de curación, desparasitación, eutanasia, hospitalización, hospitalización en terapia intensiva, oxigenoterapia, rehabilitación, análisis de cortisol, análisis de electrolitos, cultivo micológico, gasometría, hemograma, perfil hepático, perfil quirúrgico, perfil renal, radiografía, ultrasonido y toma de biopsia.

Próximamente, contará con profilaxis dental, estética e higiene, cirugía de tejidos blandos, cirugía de ortopedia, electrocardiograma, ecocardiograma, endoscopia y prueba de SNAP de enfermedades virales.

Por otra parte, señala que el hospital cumple con protocolos médicos y de higiene que permiten instalaciones limpias y en buen estado.

“Cuando alguien entra, inmediatamente se percata de que no huele a perro como otros consultorios privados y aquí hablamos de un hospital público con diferentes circunstancias y mayor afluencia”, explica.

Igualmente, informa que el modelo de atención permite un seguimiento diagnóstico y aprovechar al máximo los recursos.

“El detalle es que tenemos es la tecnología nos permite diagnosticar y ver las necesidades de los pacientes así como de los materiales (…) No se trata de de ‘que ahorita vengo me voy de compras´, todas las adquisiciones son planeadas y se realizan por parte del Gobierno central”, afirma.

Esquivel Lacroix informa que desde su reapertura, las instalaciones reciben a 50 pacientes diarios en promedio que son canalizados al área de atención general o de infecto-contagiosos.

Y en total, de octubre de 2021, cuando el hospital reabrió, al 23 de mayo de 2022 (última fecha de actualización de la información), ha recibido a 8 mil mascotas entre perros, gatos y fauna silvestre. 

Los costos en el hospital veterinario

El Hospital Veterinario es público, pero no gratuito, dice el director de la Agatan.

Ahonda que su modelo de operaciones es híbrido porque atenciones de nivel básico se brindan sin costo: la vacunación, desparasitación y la esterilización.

Sin embargo, los demás servicios tienen un costo de recuperación que va de los 74 pesos (una consulta de seguimiento de fauna silvestre) hasta los 893 (estudio de perfil quirúrgico).

El funcionario menciona que dichos costos están por debajo del costo de los privados y se establecieron a través de un estudio de mercado.

“Evaluamos los costos de los materiales y de los servicios en el centro, sur, norte, oriente y occidente de la ciudad y, de ahí, sacamos una media. A partir de ahí, es como fijamos las cuotas de recuperación”, recalca.

Por ello considera que el hospital ofrece servicios de alta calidad con un precio competitivo, por debajo del promedio.  

Responsabilidad de las personas

Por último, Esquivel Lacroix aclara que el hospital no es un albergue y tampoco su personal hace labor de rescate, por lo que llama a la población a hacerse responsable de los animales domésticos y de compañía de la capital.

“Aquí no vamos por perros en situación de calle o maltratados, si alguien quiere adoptar a uno en situación vulnerable aquí los apoyamos con una atención médica de bajo costo, como es su derecho, pero no somos un albergue”, afirma.

Por lo cual, señala, el hospital veterinario es un apoyo integral para las personas que de manera voluntaria decidieron hacerse responsable de un animal de compañía.

“Nosotros los apoyamos a que los vacunen, los esterilicen y cuiden su salud pero lo demás, es por parte del tutor o dueño”, afirma.

También puedes leer: El saldo del desfalco al hospital veterinario