A la par que avanza la conquista de territorios por parte de Morena en el país, también lo hace el crimen organizado dejando una estela de violencia y asesinatos.

De acuerdo con datos revelados ayer por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), durante el año pasado se registraron, pese a la pandemia de coronavirus, 36 mil 579 homicidios en México, es decir, una tasa nacional de 29 homicidios por cada 100 mil habitantes.


Si bien la tasa de homicidios no ha aumentado, sí se ha mantenido en los niveles más altos durante los últimos tres años desde que se inició el registro en 1990

Debido a esto, el reto para el Ejecutivo federal y para los 17 gobernadores del partido guinda que dirigirán una entidad será mayor.

De los ocho estados que superaron la tasa nacional de homicidios, seis serán gobernados por Morena y sus aliados; también lo harán en nueve de los 15 con mayor número de asesinatos del país.

La lista de entidades con mayor tasa de homicidios son Colima y Chihuahua con 92, Guanajuato con 87, Baja California con 78, Zacatecas con 76, Guerrero con 53 y Morelos y Michoacán con 50 homicidios por cada 100 mil habitantes cada uno.

De estas entidades, Colima será gobernada el próximo año por Indira Vizcaíno Silva, Baja California por Marina del Pilar Ávila Olmeda, Zacatecas por David Monreal Ávila, Guerrero por Evelyn Salgado Pineda y Michoacán por Alfredo Ramírez Bedolla, todos ellos emanados de Morena y ganadores de las elecciones del pasado 6 de junio.

Morelos, otra de las entidades que rebasó la media nacional en homicidios dolosos, es gobernada por Cuauhtémoc Blanco, aliado de Morena y del Gobierno federal.

Chihuahua que también estuvo en juego durante el pasado proceso electoral será gobernada por la opositora María Eugenia Campos Galván del PAN. Por su parte, Guanajuato es gobernado por el albiazul Diego Sinhue Rodríguez Vallejo.

La lista con mayor número de homicidios durante el año pasado está encabezada por el estado del Bajío con 5 mil 085 asesinatos, seguido por el Estado de México (gobernado por el PRI) con 3 mil 061 y Chihuahua con 3 mil 451 que repetirá gobierno panista.

Aunque no encabezan la lista de las entidades con mayor número de homicidios, el próximo año los gobernadores de Morena dirigirán estados que se encuentran entre los quince más violentos como Baja California que registró 2 mil 923 homicidios durante el 2020, Michoacán con 2 mil 375, Sonora con mil 564, Guerrero con mil 458, la Ciudad de México con mil 333, Zacatecas con mil 226, Veracruz con mil 142, Morelos con 986 y Puebla con 960.

El reto de la inseguridad también aplicará para los gobernadores emanados de Movimiento Ciudadano: Enrique Alfaro de Jalisco, cuya entidad registró 2 mil 162 homicidios el año pasado, y Samuel García en Nuevo León, en donde fueron asesinadas 920 personas durante el 2020.

Si la tendencia de homicidios se mantiene o incrementa podría haber un costo político para el partido en el poder y sus gobernadores como ocurrió con el Partido Revolucionario Institucional en 2018 luego de que la crisis de inseguridad aumentara en el país.

En aquel entonces, el PRI perdió la presidencia e inició su debacle hasta convertirse en una fuerza política menor.

La historia se podría repetir y la crisis de inseguridad cobrarle factura a Morena en los comicios del próximo año, de 2023 y sobre todo en 2024, periodo en el que se renovará la Presidencia de la República, el Congreso federal completo y 17 gubernaturas.

En 2022 se elegirán a los gobernadores de Oaxaca, Tamaulipas, Hidalgo, Durango, Aguascalientes y Quintana Roo; en 2023 Coahuila y el Estado de México; y en 2024 la Ciudad de México, Chiapas, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Puebla, Tabasco, Veracruz y Yucatán.

Inseguridad pese a pandemia

Pese a la pandemia de COVID-19, la tasa de homicidios se mantuvo en el país en 29 por cada 100 mil habitantes después de registrarse 36 mil 579 asesinatos.

Por sexo, el mayor número de homicidios correspondió a los hombres con 32 mil 147 (el 88 por ciento del total), mientras que 4 mil 432 mujeres fueron asesinadas en 2020.

Las principales causas de los homicidios, de acuerdo con los registros de defunción, fueron agresión con disparo de armas de fuego con 25 mil 178 casos (69 por ciento del total); seguido por las agresiones con objetos cortantes, 3 mil 645; y después agresión por ahorcamiento, estrangulamiento y sofocación, con 2 mil 847 decesos.

En dos años y medio de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador se han acumulado más de 91 mil homicidios.

De acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNP), desde diciembre del 2018 y hasta el 30 de junio, en el país se registraron 89 mil 064 homicidios dolosos y 2 mil 555 feminicidios, sumando un total de 91 mil 619 muertes violentas.

Tan solo el pasado 5 de julio fue el tercer día con más homicidios en el sexenio de López Obrador con 115 asesinatos registrados, en promedio cuatro por hora.

La lista de los días más violentos los encabeza el 1 de diciembre del 2019 con 127 homicidios y el 7 de junio del 2020 con 117 muertes.

Al respecto, el presidente Lopez Obrador admitió que su gobierno tiene dificultades para reducir la tasa de homicidios en México.

El mandatario señaló que en términos reales, se ha logrado reducir la tasa “un marginal tres por ciento” y argumentó que su administración heredó la violencia que generan los grupos del crimen organizado que presuntamente podían actuar con el amparo de las instituciones mexicanas.


“No es un asunto fácil, fue un fruto podrido que heredamos, no es echarle la culpa sin razón a los anteriores presidentes, el manejo de la seguridad estaba a cargo de la delincuencia y eso viene de tiempo atrás (…) Llegamos al gobierno y nos encontramos con todas estas bandas, todos los grupos, estamos haciendo un esfuerzo para garantizar la paz”

Andrés Manuel López Obrador

Presidente de México

También puedes leer:

Homicidios, Crisis heredada para todo el país

Mejores salarios para policías contra la violencia