Jalisco se ha posicionado entre los estados del país con las mayores superficies impactadas ambientalmente por hidrocarburos, derivado de los derrames continuos que deja a su paso la ordeña ilegal en ductos de Pemex, según lo advierte la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA).

La ASEA, cuyo nombre oficial es Agencia Nacional de Seguridad Industrial y de Protección al Medio Ambiente del Sector Hidrocarburos, ha identificado desde su creación, en marzo de 2015, y hasta mayo de 2017, 85 derrames de combustible en Jalisco que dañaron una superficie de al menos 37 mil 202.6 metros cuadrados (m2).

Mientras que en todo el país sumó 2 mil 416 de estas fugas y un área contaminada de 680 mil 195 m2 -más de 68 hectáreas-. Esto coloca a Jalisco en el sexto lugar nacional de esta problemática originada por el robo de combustibles, y cuyos efectos están haciendo mella tanto en el ambiente de las comunidades como en su seguridad.

Reporte Indigo ha dado cuenta de las acciones legales que emprendió un Municipio de Jalisco, Tlajomulco de Zúñiga, contra Pemex, tras diagnosticar que una sola de estas fugas de abril pasado acabó con los nutrientes de un campo de cultivo de más de 9 mil m2, con secuelas nocivas en un radio de 150 m.  

Según la ASEA, en este lapso 2015-2017 hay solo cinco estados donde las fugas por tomas clandestinas han dejado una huella contaminante más grande que en Jalisco, conforme a los avances en la caracterización de los daños –una tarea no concluida en todos los casos-:

En primer lugar, Guanajuato, con mil 581 derrames de combustible sobre una superficie impactada no menor a 140 mil 223.07 m2, que casi cuadruplica la identificada hasta ahora en Jalisco.

En segundo lugar, Tlaxcala, con 67 derrames sobre 138 mil 669.75 m2; en tercero, Tabasco, con 41 fugas sobre 134 mil 463.1 m2; en cuarto, el Estado de México, con 47 fugas sobre 80 mil 037 m2; y en quinto, Puebla y su “huachicoleo”, con 170 derrames y un área dañada de 42 mil 613 m2.


“En el supuesto que se le encuentre (a Pemex)responsable de la contaminación o bien se les acredite una responsabilidad objetiva de restaurar los daños”

ASEA

Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos

Crisis ignorada

La grave crisis que vivió Tlajomulco la noche del 11 de abril y madrugada del 12 de abril pasados, por una de estas fugas de hidrocarburo que obligó a la evacuación de 3 mil personas, y con serios daños ambientales, no está incluida entre los casos que son de conocimiento de la ASEA.

Por estos hechos el Ayuntamiento inclusive denunció a Pemex por negligencia ambiental, ante instancias como la Procuraduría General de la República (PGR), la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), y la propia ASEA, y pese a ello no figuran en los archivos de esta última.

El único derrame que la ASEA ubica en Tlajomulco por esas fechas es uno de gasolina Premium del 14 de abril de 2017 –dos días después-, sobre una superficie de solo dos m2.

De hecho, en todo este lapso 2015-2017 la ASEA sitúa 12 fugas en Tlajomulco, pero con un área dañada de apenas 244 m2, lo que contrasta con el diagnóstico municipal, que solo en el incidente del 11 y 12 de abril halló un campo contaminado de 9 mil 546.87 m2, con cerca de 147 mil litros de combustible. 

El Municipio concluyó que había “zonas de adsorción y escurrimiento e impregnación de hidrocarburo en el suelo en profundidades que van desde los 150 cm de infiltración del combustible, hasta los 20 cm, lo que conlleva una estela de muerte del medio microbiótico del suelo”.

Es llamativo que la ASEA haya omitido estos hechos, pues el Municipio se los denunció desde el 26 de abril pasado, mientras que estos archivos de la Agencia obtenidos por Reporte Indigo están actualizados al 23 de mayo (folio 1621100031517).

En dicha denuncia ante la ASEA Tlajomulco comparte su diagnóstico ambiental, y pide ““se finquen las responsabilidades correspondientes a la paraestatal Pemex (…) por su actuar negligente e irresponsable en perjuicio del medio ambiente dentro del municipio”.


La ASEA detalla que los derrames por fugas en tomas clandestinas están haciendo mella en el medio ambiente de las comunidades y en su seguridad

Los peores derrames

La ASEA tiene identificados los derrames de combustible que dejaron las mayores superficies con daños ecológicos a nivel nacional, en este periodo 2015-2017, producto de la ordeña del crimen organizado, y según los avances en la caracterización del impacto.

Entre los 10 peores hay dos de Jalisco: el del 7 de mayo de 2015, en Tototlán, que es el quinto más grave a nivel nacional, con una fuga de gasolina Magna esparcida sobre un área de 20 mil m2; y el del 5 de abril de 2016, en Tonalá, con un derrame de gasolina Premium que dañó un área de 12 mil 500 m2, siendo el décimo peor del país.      

La ASEA indica que: “El área de Pemex que está obligada legalmente a restaurar ambientalmente estas zonas afectadas por el robo de ductos, es Pemex Logística o Pemex Exploración y Producción, en el supuesto que se les encuentre responsable de la contaminación o bien se les acredite una responsabilidad objetiva de restaurar los daños causados”, según los artículos 68 y 69 de la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos.

En fuga

>> 1,581

Derrames en Guanajuato

>> 170

Derrames en Puebla

>> 67

Derrames en Tlaxcala

>> 47

Derrames en Edo. de México

>> 41

Derrames en Tabasco

[table id=6 /]

Impacto municipal

Hay al menos 15 municipios de Jalisco con impactos ambientales en este lapso 2015-2017, por los hidrocarburos que se fugan de las tomas clandestinas, según la ASEA, aunque solo Tlajomulco ha emprendido acciones contra Pemex.

Con los mayores daños están Tototlán, con cuatro fugas sobre 20 mil 007 m2; Tonalá, con cuatro fugas sobre 12 mil 729 m2; Tala, con 12 fugas sobre mil 858 m2; Atotonilco, con 21 derrames sobre 622 m2; y Degollado, con seis casos sobre 590 m2.

Seguidos por Lagos de Moreno, con seis fugas sobre 516.5 m2; Zapopan, con tres derrames sobre 406 m2; Tlajomulco con 12 derrames sobre 244 m2; Ayotlán, con un caso sobre 140 m2; y Unión de San Antonio, con otro caso de 25 m2.