A casi ocho años de la desaparición de los 43 normalistas de la Normal Rural de Ayotzinapa se dio a conocer un informe con las conclusiones preliminares del caso, en el documento se expone que una llamada anónima alertó a las autoridades sobre el paradero de los estudiantes.

El 30 de septiembre de 2014, mandos del Ejército mexicano registraron una llamada anónima que se recibió en el número de emergencia 089 que coordina el Centro de Control, Comando, Comunicación y Cómputo (C4), donde se informó acerca de la ubicación de un grupo de normalistas.

De acuerdo con el informe, en la llamada se informaba que los algunos jóvenes habían sido trasladados a una bodega ubicada en la colonia Pueblo Viejo, al poniente de la ciudad de Iguala.

“El mismo 30 de septiembre, a las 21:11 horas, la Sedena registró una denuncia ciudadana anónima a través del número 089, en la que se menciona: A los estudiantes de la normal los mantienen dentro de una bodega, la cual es grande de concreto techo laminado y cortina metálica, la cual se ubica en Pueblo Viejo, entrando a la colonia Guadalupe. Proporcionando las indicaciones de cómo llegar a ella”, señala el informe oficial del gobierno federal.

Sin embargo, fue hasta el 2 de octubre, dos días después de recibir la información, cuando se consideró como “urgente” por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

¿Qué se reveló en la llamada sobre los normalistas?

En la llamada anónima presuntamente se habían recibido los datos sobre la posible ubicación de seis normalistas que estaban con vida en ese momento, advierte el informe de la Comisión de la Verdad y el Acceso a la Justicia del Caso Ayotzinapa (CoVAJ).

El informe de la CoVAJ destacó que hasta el 2 de octubre de 2014, se emitió un reporte oficial en la Sedena con carácter de confidencial y “urgente”, marcado con el folio FCA GAOI/5321, donde se agrega:

“Indicando que para llegar a la bodega se sigue recto hasta llegar a una Y, doblando a mano izquierda y se sigue un camino de terracería, hasta llegar al cerro, describió que son poquitas casas las que se encuentran ahí, sugiriendo que para llegar al lugar, requieren de helicópteros ya que estos sujetos están en la parte alta”, refiere el documento de la Sedena.

Lee también: VIDEO: grabaciones evidencian al soldado López Patolzin como infiltrado en los 43 normalistas

El mismo informe del CoVAJ señala que la noche del 26 de septiembre y la madrugada del 27 de septiembre de 2014, el día que ocurrieron los hechos, al menos seis estudiantes permanecían vivos y estaban retenidos en el lugar denominado “la bodega vieja”.

Luego, refiere que el mismo 30 de septiembre, un personaje identificado como “El Coronel” comentó que “ellos se encargarían de limpiar todo”.

Finalmente, este personaje dijo que “ellos ya se habían encargado” de los seis normalistas que “habían quedado vivos”.

Encinas también señaló que no existe indicio alguno que apunte a que alguno de los 43 jóvenes continúe con vida, pues la evidencia apunta a que fueron asesinados arteramente y sus cuerpos desaparecidos.