Después de la emisión del informe de la Comisión para la Verdad y Acceso a la Justicia del caso Ayotzinapa, presentado por el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (Segob), Alejandro Encinas, un nuevo video evidencia al soldado López Patolzin como infiltrado entre los 43 estudiantes normalistas.

De acuerdo con Encinas, el Ejército tenía infiltrado al soldado Julio César López Patolzin para conocer las acciones que realizaban los normalistas en el marco de la conmemoración de la marcha del 2 de octubre de 2014.

En ese sentido, en todo momento, las autoridades municipales, estatales y federales estaban al tanto de lo que ocurría en la Normal Isidro Burgos debido a este soldado infiltrado.

Sin embargo, fue en 2019, cuando el periodista Ciro Gómez Leyva ya había presentado grabaciones y un video que mostraba que entre los normalistas se encontra un militar activo infiltrado.

El periodista exhibió las imágenes que “probarían que Julio César López Patolzin, uno de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, era un elemento activo del Ejército y estaba infiltrado en la Escuela Normal Rural”.

Además, en las imágenes del video se aprecia a la madre del elemento castrense, Joaquina Patolzin de la Cruz, al interior del 50 batallón de Infantería en Chilpancingo, Guerrero.

De hecho, el 29 de septiembre de 2014, la mujer asistió a las instanlaciones militares, tres días después de la desaparición de su hijo, donde se encontró con el coronel Gregorio Espinosa Toledo, quien le explicó que continuaban con la búsqueda de su hijo desaparecido.

Puedes leer: ‘Desaparición y asesinato de normalistas de Ayotzinapa fue crimen de Estado’

“Nosotros la entendemos, hacemos todo lo posible para ecnontrales. Sabemos lo que se siente. Si cuando se raspan una rodilla, sufre uno…”, le dicen a la mamá del soldado desaparecido.

Aunado a ello, en la grabación se muestra cómo la señora Joaquina Patolzin recibe la quincena de su hijo de 5 miñ 667 pesos, además de un “apoyo provisional para este tipo de eventos”.

Finalmente, la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa fue un “crimen de Estado” en el que estuvieron involucrados autoridades de todos los niveles y no hay indicios de que estén vivos, concluyó de forma preliminar la Comisión para la Verdad y Acceso a la Justicia del caso.