El lunes 16 de abril se realizó el tercer debate de plataformas electorales del INE, dedicado al tema del medio ambiente y el desarrollo sustentable.

Aunque el encuentro era para discutir la agenda legislativa para la LXV Legislatura del Congreso de la Unión, varios partidos optaron por recurrir a figuras locales o, incluso, a candidatos a gubernaturas.

Tal fue el caso del Partido Encuentro Solidario, el cual fue representado por su candidata en Querétaro, María de Jesús Ibarra.

Viridiana Lorelei Hernández, representante de Morena ante la Comisión Electoral de Nuevo León, y Benjamín Robles, diputado federal del PT, dedicaron la mayor parte de sus intervenciones a defender la efectividad de Sembrando Vida, planteando adecuar el marco normativo para que tanto este como otros “exitosísimos programas sociales” sigan llegando a la población. A la vez que criticaron los antecedentes ambientales de gobiernos emanados del PRI y del PAN.

En respuesta, Sylvia Guadalupe Garza Galván, diputada federal del PAN, el representante del PRD, Miguel Ángel Rojas, y la secretaria general priista, Carolona Viggiano, llamaron a incrementar el presupuesto enfocado al medio ambiente para el próximo año.

Además respondieron a los señalamientos de la coalición oficial con cuestionamientos respecto a las observaciones hechas a Sembrando Vida por organizaciones ambientalistas y la propia Auditoría Superior de la Federación.

Por su parte, los representantes del Partido Verde, Encuentro Solidario, Redes Sociales Progresistas y Fuerza Por México hicieron planteamientos en el sentido económico para fomentar la generación de energías renovables. Tales como otorgar créditos y otros incentivos fiscales, disminuir las cargas regulatorias y hasta establecer centros comunitarios de emprendimiento ambiental.


Esto viene con un cambio sistémico, un cambio de paradigma, porque ya tenemos el cambio climático encima. Se debería estar pensando y planeando una política mucho más contundente que busque avanzar hacia el cuidado del medio ambiente. Centrar todo en la economía no va a solucionar el problema de la crisis climática, al contrario, puede empeorarlo

Viridiana Lázaro

Especialista en cambio climático de Greenpeace México

En contraste, la organización plantea que la prioridad debería ser combatir el sobreconsumo y orientar a los grandes centros urbanos para disminuirlo.

“No todo tiene que ir a favor de la economía. Ahora que estamos teniendo esta crisis, debemos pensar en el apoyo local a las personas que tenemos cerca. Ahí estamos viendo un claro ejemplo, se pone al centro la vida, la justicia y el bienestar, por ende al mismo tiempo se recupera la economía”, dice Lázaro.

“Tenemos que erradicar el sobreconsumo para evitar que se sigan produciendo cosas que no necesitamos y que al final van a terminar en un vertedero de basura. Eso está trayendo consecuencias del cambio climático. Guiar a todas las ciudades a que disminuyan su sobreconsumo significa poner en el centro la vida”, insiste.

Por otro lado, los representantes de PVEM, PT y PRD hicieron énfasis en la necesidad de acompañar las políticas públicas con acciones de impartición de justicia y modificaciones al marco legal.

Por lo que Benjamín Robles, quien busca la reelección a la Cámara de Diputados, propuso la creación de una defensoría para la sustentabilidad del medio ambiente y la calidad de la vida, así como una reforma penal para elevar los castigos a quienes emitan altos contaminantes.

Pasar a la acción por el medio ambiente

Durante el encuentro de representantes ante el INE, la mayoría de los partidos, salvo Morena y PT, se posicionaron a favor de ordenar e incrementar el presupuesto federal destinado al sector ambiental, comenzando por el que recibe la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Desde el presupuesto de 2015, cuando la Semarnat y sus siete dependencias alcanzaron un máximo histórico de 67 mil 976 millones de pesos, anualmente se les han reducido recursos hasta llegar a los 31 mil 348 millones aprobados para este 2021. Siendo el monto mayor el destinado a la Comisión Nacional del Agua, que recibió 22 mil 151 millones, mientras que la secretaría misma apenas cuenta con mil 780 millones.

Los recortes al sector del medio ambiente han generado críticas constantes e, incluso, el martes 27 de abril, organizaciones como Greenpeace, Iniciativa Climática de México y Reforestemos México, entre otras, suscribieron un desplegado llamando a los tres niveles de gobierno a implementar una estrategia integral para contener los incendios forestales. Siendo que, en apenas el primer cuatrimestre de 2021, se han registrado tres mil 735 en 29 entidades de la República.

“Hoy en día no se cuenta con la capacidad ni con los recursos institucionales suficientes para atender la cantidad de incendios que en este momento están ocurriendo en el país, tampoco para identificar los polígonos de los terrenos incendiados y subirlos a las bases de datos de Semarnat, para que realmente no se autoricen cambios de uso de suelo”, dice el comunicado publicado en diversos medios nacionales.

Al respecto, Lázaro recalca la importancia de destinar partidas presupuestales para llevar a cabo los programas y políticas enfocadas al cuidado del medio ambiente.

“Ahí se va a definir qué solo es apalabrado y qué de verdad va a ser una acción. Muchas veces se menciona, a grandes rasgos, ‘se va a proteger el medio ambiente’, pero no se dice ni cómo ni cuánto se le va a invertir.”

También puedes leer: Crisis del medio ambiente: La agenda olvidada