La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) autorizó de manera condicionada y en tiempo récord la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), la obra del Tramo 5 del Tren Maya.

Tras un proceso de evaluación de 35 días, la Semarnat autorizó el tramo que va de Playa del Carmen a Tulum y que había sido suspendido meses atrás.

La MIA es un instrumento de la política ambiental que tiene el objetivo de prevenir, mitigar y restaurar los daños al ambiente, así como la regulación de obras o actividades para evitar o reducir sus efectos negativos en el ambiente y en la salud.

Cabe señalar que el resolutivo no se ha publicado, pese a tratarse de un procedimiento público, por lo que se desconoce hasta el momento las condicionantes ambientales.

El resolutivo forma parte de las pruebas que Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) presentó ante el Juzgado Primero de Distrito para el desahogo de la audiencia del próximo viernes 1 de julio.

Lee: Fonatur impugna suspensión de juez a las obras del tramo 5 del Tren Maya

Fue el pasado martes 21 de junio cuando la Semarnat entregó el resolutivo al Fonatur.

Además del Tramo 5, también fue aprobado el pasado 22 de junio la evaluación de impacto ambiental del Tramo 4 del Tren Maya que corre de Mérida a Cancún.

En contraste, el Tramo 4 del Tren Maya le llevó a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales más de nueve meses evaluarlo y aprobarlo.

Luego de diversos amparos de grupos ambientalistas, las obras del Tramo 5 Sur del Tren Maya se detuvieron desde el pasado 18 de mayo, por la afectación que causaría la construcción al sistema de cuevas, cenotes y cavernas de la zona.

Posteriormente, el 15 de junio, Fonatur impugnó esa decisión.