El secretario de Seguridad Pública capitalino, Omar García Harfuch, alertó por la presencia de los “montadeudas“, una nueva modalidad del crimen organizado en México que opera por medio de aplicaciones móviles como WhatsApp y que incluso tiene su origen desde China.

De acuerdo con las autoridades, los “montadeudas” se especializan en la extorsión, fraude y robo contra usuarios que les solicitan un préstamo exprés por medio de las aplicaciones móviles.

Sin embargo, el préstamo se vuelve impagable ya que los defraudadores aumentan de forma desmedida los intereses y llevan a sus víctimas a la desesperación por medio de amenazas de muerte.

A su vez, debido a que cuentan con aplicaciones que son compartidas por medio de WhatsApp, consiguen apoderarse de las fotos de sus contactos y de esa manera tratan de exhibir a sus víctimas por no pagar.

Para lo anterior, estos grupos operan varios call center, mejor llamados “montadeudas”, los cuales eran coordinados para extorsionar a las personas desde China.

Montadeudas desde China

Sin embargo, García Harfuch explicó que en estos centros de telefonía se realizaban extorsiones después de que usuarios, en particular mujeres, solicitaran un préstamo a través de aplicaciones digitales.

No obstante, al no pagar los intereses que eran de 40 o 50 por ciento más, las víctimas recibían amenazas e intimidaciones. Incluso, sus contactos eran hostigados por los “montadeudas”.

Por esta razón, las autoridades capitalinas montaron un operativo este miércoles 17 de agosto en cuatro alcaldías, donde se realizaron 12 cateos. En la revisión, detectaron que extorsionaban a personas de México y Colombia.

Puedes leer: Operaban desde China call centers “montadeudas” que extorsionaban en CDMX: Harfuch

“Es importante destacar que estos centros, call center, aún cuando están ubicados en la Ciudad de México, algunos eran coordinados también en China y operaban en diversos estados de la República, entre los que destacan: Estado de México, Sinaloa, Puebla, Jalisco, Baja California, Nuevo León -particularmente Monterrey, Hidalgo y Querétaro, así como en Colombia”, mencionó Harfuch.

Finalmente, agregó que más de 900 personas laborando en los call center y fueron desactivadas más de 90 aplicaciones de este tipo. Incluso, había más de 15 mil chips y 400 computadoras en los inmuebles cateados.