Este miércoles, las acciones de Grupo Carso, propiedad de Carlos Slim, mostraron una tendencia a la baja tras darse a conocer los peritajes realizados por el colapso de la Línea 12 del Metro, construida por esa empresa en consorcio con ICA y Alstom.

Según la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), los precios de los títulos de Carso se disminuyeron en 3.09 cuando el volumen de operaciones pasó de 66.6 pesos previo a la apertura del mercado a 63.51 pesos a las 15:00 horas de este día.

Y es que el hombre más rico de México podría enfrentar alguna responsabilidad por la tragedia que dejó un saldo de 27 personas fallecidas. En días pasados, el secretario de Obras y Servicios de la CDMX, Jesús Esteva, señaló a Carso Infraestructura y Construcción (Cicsa) como el responsable del tramo donde ocurrió el incidente.

“Hasta donde tenemos información, es Carso”, dijo el funcionario a Radio Fórmula. “Es la información que nos llegó por parte del Metro”. Funcionarios del Sistema de Transporte Colectivo (STC) filtraron documentos donde demuestran que Carso sí se hizo cargo del fragmento del Metro que se derrumbó.

Además, la agencia Reuters publicó un documento entregado por Ingenieros Civiles y Asociados (ICA), quien se deslindó de responsabilidades al señalar a Carso como responsable de la construcción de cinco estaciones de la Línea 12, incluyendo a la estación Olivos donde ocurrió el desplome.

ICA, Carso y Alstom ganaron la licitación para construir la infraestructura en 2008, con una inversión de 17.5 mil millones de pesos que incrementó hasta 28 por ciento al terminar las obras.

El fabricante Alstom también se deslindó del colapso y argumentó que no proporcionó ningún tipo de material rodante ni participó en la construcción de las obras; únicamente establecieron los sistemas de suministro de electricidad, señalización, monitoreo y control y algunos equipos de depósito.


“La participación de Alstom se limita a sistemas de suministro de energía, señalización, monitoreo y control y algunos equipos de depósito, así como pruebas y puesta en servicio de una parte de los subsistemas electromecánicos y de trabajo en vías”.

Según el peritaje preliminar realizado por la empresa DNV, el convoy colapsó posiblemente debido a una falla estructural asociada a deficiencias en el proceso de construcción de la obra.

Específicamente, determinó que el incidente fue provocado por una falla estructural asociada al proceso de soldadura de los pernos; la existencia de porosidad y falta de fusión en la construcción; falta de pernos en las trabes del puente; así como el hallazgo de distintos tipos de concreto. También soldaduras no concluidas o mal ejecutadas.

En un posicionamiento público, el canciller Marcelo Ebrard recordó que durante su gobierno en la capital las decisiones en torno a la obra fueron tomadas por las empresas ICA, Carso y Alstom; supervisados por ingenieros, expertos e incluso representantes de las mejores universidades del país.

Te puede interesar: Responde Ebrard por peritaje en L12; pide indagatoria que revise “todo el proceso de toma de decisiones”