Tras darse a conocer que el colapso de la Línea 12 de Metro ocurrió por fallas estructurales asociadas a deficiencias en la construcción, el canciller Marcelo Ebrard señaló que, además de ese primer informe, será necesario realizar una indagatoria que revise todo el proceso de toma de decisiones “en el diseño, trazo, supervisión y mantenimiento de la obra”.

En un posicionamiento público, añadió que durante su gobierno en la capital las decisiones en torno a la obra fueron tomadas por las empresas ICA, Carso y Alstom; consorcios que ganaron la licitación pública para la construcción de la Línea.

Asimismo, participaron la entidad desconcentrada “Proyecto Metro” con más de 300 ingenieros; un Comité Central de Obras integrado por 30 funcionarios y expertos y un Subcomité Técnico con 74 ingenieros.


“Todas las decisiones sobre trazo, diseño, construcción y supervisión de la Línea fueron tomadas bajo criterios de eficiencia y conveniencia técnica, de manera colegiada, por las entidades referidas. Todas estas decisiones están documentadas por las actas e informes correspondientes”.

Apuntó que el proceso estuvo acompañado por “lo mejor de la ingeniería mexicana”, refiriéndose a la asesoría recibida por expertos del Instituto de Ingeniería de la UNAM, el IPN y el Colegio de Ingenieros Civiles de México e Integración de Procesos de Ingeniería (Ipisa).

Aunado a ello, constituyeron un “consorcio certificador” avalado por las empresas DB International, IFL, Tuv-Sud, Rail GmbH y Hamburg Consult Gmbh y añadió que “la obra fue recibida de conformidad y de manera definitiva por la administración capitalina con fecha del 8 de julio de 2013”.

Finalizó argumentando que continuará al pendiente de los avances de investigación; “particularmente a las respuestas a las líneas de investigación planteadas en las cuatro preguntas al final del informe dado a conocer hoy, y sobre las cuales se indagará en los próximos meses”.

Te puede interesar: Mis “respuestas fueron ignoradas”: Ebrard contesta a NYT sobre desplome de la L12